domingo, 2 de noviembre de 2014

Villa - Rosa. Tablao Flamenco


Villa - Rosa
Calle Nuñez de Arce, 17
(Frente a la Plaza de Santa Ana)





Madrid ha sido y es la capital del flamenco desde principios del siglo XX. Artistas de toda índole y condición llegan para alcanzar fama y prestigio. Aquí se forman las primeras compañías, se estrenan los mejores espectáculos y se consagra el género flamenco tal como hoy lo entendemos.

 
Córdoba

Si preguntásemos a un aficionado por los lugares flamencos más emblemáticos del Madrid de los años 20, muy posiblemente el primer nombre que daría seria el de Villa-Rosa. 
Villa-Rosa se fundó por el 1911, en el lugar donde estaba un viejo molino de chocolate. Sus primeros dueños fueron los picadores Farfán y Céntimo junto con el banderillero Alvaradito y estuvo funcionando como freiduria andaluza y bar de tapas y chatos hasta 1918.
 
Fuente de la Diosa Cibeles. Madrid



En 1918 se traspasó al valenciano Rafael Marcos Colombí, que lo utilizó como restaurante año y medio aproximadamente.
En 1919 el local pasó a manos de dos camareros del cercano bar Viña P; Antonio Torres y Tomás Pajares quienes lo transformaron totalmente. Instalaron un hermoso mostrador de madera y un artístico artesonado sostenido por columnas sobre las que cabalgan arcos apuntados lobulados que rememoran a la misma Alhambra de granada y unas paredes policromadas de azulejos, todo a estilo arábigo andaluz.

  
Azulejos obra de Alfonso Romero 
 

Todas las escenas interiores pintadas sobre azulejos son de temática flamenca y taurina y fueron realizadas por los mejores ceramistas de Madrid, Antonio Ruiz de Luna y Julián Santacruz, que dicho sea de paso, el primero también fue el autor creador de todas las cerámicas que indican los nombres de todas las calles de la zona centro de Madrid.

 
Alfonso Romero
Palacio de cristal del Buen Retiro. Madrid



Alfonso Romero Mesa, autor de estas famosas cerámicas realizadas en 1928,  nació en Montellano, Sevilla, y en el barrio de Triana de esta ciudad aprendió el oficio de la cerámica de la mano de su maestro Antonio Romero. En 1906 se trasladó a Madrid. Primero trabajó en la fábrica de Carabanchel de Enrique Guijo, a quien ya había conocido en Sevilla y, en 1915 entró a trabajar en su famoso taller de la calle Mayor. Alfonso Romero falleció en Madrid en 1941.



Málaga desde el Monte Sancha


Detalle de la belleza de estos azulejos. 

 

La plaza lleva este nombre en recuerdo del político y orador José Canalejas (1854-1912), que murió asesinado por un anarquista mientras miraba el escaparate de la famosa Librería San Martín, de la Puerta del Sol.

 











El tentador escaparate de la Violeta








No hay comentarios:

Publicar un comentario