sábado, 1 de noviembre de 2014

Nata Lisboa. (Pastéis de Belém)


Calle Toledo, Madrid


 
Nata I Madrid
Calle Imperial, 18. Madrid




Heredera de una de las más deliciosas recetas de confitería del mundo, con casi dos siglos de historia, la pastelería Nata nació para llevar a los cuatro rincones del planeta el más delicioso dulce de Lisboa, pues el mundo necesita paladear el sabor voluptuoso y reconfortante de nuestro pastel de crema Nata recién salido del horno.
                                                                                                          (Nata Lisboa)



En el inicio del siglo XIX, en Belém, cerca del Mosteiro dos Jerónimos funcionaba una refinería de caña de caña de azúcar asociada a una pequeña tienda de comercio variado.
Como consecuencia de la Revolución Liberal ocurrida en 1820, todos los conventos de Portugal se cerraron en 1834, expulsando a todos los trabajadores y el Clero.

En una tentativa de supervivencia, alguien del Monasterio puso a la venta, en aquella pequeña tienda de comercio, unos pasteles llamados "Pastéis de Belém".



En aquella época, la zona de Belém, quedaba lejos de la ciudad de Lisboa y el recorrido era asegurado por los barcos a vapor que llegaban a esa zona. Aún así, la importancia del Monasterio de los Jerónimos y de la Torre de Belém atraían a los visitantes, que enseguida se acostumbraban a saborear los deliciosos pasteles.

En 1837 se dio inicio a la fabricación  de los "Pastéis de Belém" en las instalaciones anexas a la refinería según la antigua "receta secreta" originaría del convento. Desde entonces, esta receta es transmitida y conocida exclusivamente por los maestros pasteleros que los fabrican de modo artesanal. Esta receta se mantiene inalterable hasta hoy día.
 

Deliciosos, lo mejor de esta tentación es caer en ella.









Halloween


Dulces en estos días Festividad de Todos los Santos



Pastelería La Mallorquina
(Fundada en 1894)
Calle Mayor, 2



Bollería dulce, bollería salada, hojaldres, tartas...




Buñuelos de viento, los judíos sefardies elaboran desde el siglo X para celebrar Janucá unos bollos fritos con harina de trigo que denominan bimuelos. La introducción de estos bollos en la celebración de Todos los Santos es una modificación cristiana, por la cercanía con la Janucá judía. Posteriormente se hicieron muy famosos en Madrid, donde llegaron a ser tan populares como los churros.

Huesos de Santo, la elaboración de estos dulces se remonta a comienzos del siglo XVII, aunque el empleo de mazapán es de la época andalusí. Posiblemente su origen se encuentre en Madrid (aparecen citados ya en el Arte de cocina de francisco Martínez Montiño, de 1611). Se elaboran principalmente para la celebración del día  de Todos los Santos coincidiendo con la recolección de la almendra "marcona".

 
Y como no, Cupcake


Tartas muy "terroríficas".





La reina de Halloween
 


Y un donante de sangre con antifaz


Creed ha estado enfermo le han operado y está convaleciente, nuestro pequeño dormilón.


Pobrecito, tres medicamentos diferentes y, ninguno le gusta.



 

No hay comentarios:

Publicar un comentario