martes, 7 de octubre de 2014

Del Humor, del Amor y de la Ira. Alfonso Ussía

                               

           
Mi humor, muertos Cervantes, Quevedo,
Chesterton, Wodehouse y Guareschi, para
mis Antonio Mingote, Jaime Campmany,
Antonio Burgos, Luis Sánchez Polack,
Pierre Daninos y Francisco Umbral.
Mi amor para los míos, mi familia, mis
amigos, los amigos de los míos y la gente
de mi gente.                                           
Mi ira, para quienes no merecen, por
imbéciles mi desprecio.                      
                                                         Alfonso Ussía

 
Posada de la Villa
Cava Baja, 9. Madrid

Prólogo

(...) Ira por el terrorismo, ira por la corrupción, ira por el abuso de los poderosos, ira por la cobardía de una sociedad aborregada, ira por la estupidez común. Buena y bienvenida ira....(Pág.15)

 
 El restaurante Posada de la Villa. 
En el siglo XVIII fue primero un molino de harina para convertirse después en una posada para viajeros.


Pero sobre todo, humor y amor. Sin humor, la vida es un ennegrecido panorama de tedio. El humor es el escape, la salida hacia la luz, el mejor consuelo del desconsuelo. Humor sin apellido, aunque brote satírico o dulce, exagerado o entristecido. En el guiñol diario de la cosa pública, de la política, de la economía o de la misma costumbre, surgen hechos y personajes que no pueden ser tratados sino mediante la distancia del humor. El humor es la esencia de la sensibilidad, y por ello la mejor arma, nunca destinada a hacer sangre, contra los insensibles. Lo cuenta Dickens.(...) (Pág. 15)

 
Presa de la ruina en 1980, la Posada de la Villa, fue restaurada y convertida en uno de los más conocidos
restaurantes de Madrid 

El lenguaje de las cartas

Las cartas de los restaurantes españoles están adquiriendo un nivel de cursilería de difícil superación. El objetivo no es otro que el de meter un sablazo al cándido cliente mediante el exceso de literatura (...) Se empieza con el pimiento del piquillo, relleno o sin rellenar, y se termina invariablemente con el helado de arándanos, que puede ser carisimo si se especifica su origen.Un "helado de arándanos del bosque de Iturrioz" es lógicamente más caro que un helado de arándanos a secas... En el fondo, como la sociedad, todo es escaparate innecesariedad y disfraz... (Pág.113-114)
 


Entre las plazas de Puerta Cerrada y del Humilladero se encuentra la Cava Baja. La salida de esta cava la tenía por debajo de la Puerta de Moros, más baja que la Cava Alta, de ahí su nombre. Por ella escaparon los árabes cuando las tropas de Ramiro II y posteriormente las de Alfonso VI tomaron Madrid. También se dice que cuando entró el moro Alit en la Villa, San Isidro salió de la ciudad por esta salida. Al igual que la Cava Alta, cuando el foso fue rellenado se denominó Cava Baja de San Francisco hasta que en 1835 se llamó Cava Baja a secas. Esta es la auténtica y tradicional Cava, la de las tabernas y casas de comidas (Viuda de Vacas, Casa Lucio) y de las posadas legendarias (de la Villa, San Isidro, del León de Oro, del Dragón y de San Pedro, luego Mesón del Segoviano) y de la única tonelería que queda en Madrid (Muñoz). Aquí paraban las diligencias de viajeros procedentes del sur, de ahí las casas de comida y las posadas. Pero también era una calle muy comercial a donde acudían a reponer semillas, cedazos cuerdas, esparto...los que traían productos para vender en el mercado de la Cebada.


  
(...) Se sintió lejos y exigió claridad. Se llamaba León Felipe, y hoy tiene desordenadas las nubes con su carácter. pero supo ordenar árboles y maderas...(Pág.158)

Más sencilla...más sencilla
Sin barroquismos,
sin añadidos ni ornamentos.
Que se vean desnudos los maderos
desnudos, y decididamente muertos.
Los brazos en brazo hacia la tierra,
y el astil disparándose a los cielos.
Que no haya un solo adorno
que distraiga este gesto...
este equilibrio humano
de los dos mandamientos,
Más sencilla...más sencilla...
Hazle una Cruz sencilla, carpintero.
                                                                                   31 de marzo de 1991



 
La Antoñita Jabones y la Posada del Dragón
Cava Baja, 14-16. Barrio La Latina

El pájaro Solitario

El Pájaro Solitario nos ha dejado su testamento. Cinco son las condiciones y características del pájaro Solitario, según San Juan de la Cruz: que va a lo más alto; que no sufre compañía, aunque sea de su naturaleza; que pone el pico al aire; que no tiene determinado color, y que canta suavemente. Así quiso volar por la vida el Pájaro Solitario, que se nos ha muerto trasanteayer para gozar "la noche-luz tras tanta noche oscura". (...) (Pág.159)


Dijeron que sonaba una campana
y que él, desde la muerte, todavía
la quería escuchar y que tendía
las muertas manos a la voz lejana.


Y entonces vio la luz. La luz que entraba
por todas las ventanas de su vida.
Vio que el dolor precipitó su huida
y entendió que la muerte ya no estaba.



La Posada del Dragón debe su nombre al mítico dragón que estaba esculpido en piedra sobre la Puerta de Moros. De posada del siglo XIX a hotel urbano del siglo XXI, un espacio singular por decisión de la empresa propietaria del inmueble. Construida en 1868, por el arquitecto Francisco de Cubas, Marqués de Cubas la posada fue alojamiento de comerciantes del Rastro y proveedores del mercado de la Cebada. Esconde en su interior elementos históricos protegidos:una corrala del siglo XIX, restos de la muralla árabe, un pilón-abrevadero, una escalera de madera...El local contiguo es una antigua jabonería que aloja el restaurante.
 

La Cava Baja en 1950. La Posada del Dragón y la jabonería La Antoñita



El interiorismo de La Posada del Dragón ha sido diseñado por el Estudio Lanea
En los 1.140 metros cuadrados de las tres plantas hay 29 habitaciones, unas dando a la corrala y otras con balcón "cada una con su personalidad". Los restos de la muralla árabe han sido musealizados (cubiertos con cristal para que sean de vista pública).
 

Algunos elementos del edificio se encuentran protegidos como la fachada, la corrala, la escalera interior etc. Todo ello se ha tratado con el máximo respeto, dejando más libertad creativa a las habitaciones y al resto de las zonas no protegidas. Para las habitaciones, se partió de un concepto basado en un recorrido por épocas históricas significativas de Madrid, empezando en sus orígenes medievales y árabes, en las plantas baja y primera, para terminar en el siglo XX con referencias al Madrid de La Movida y una decoración más contemporánea en la tercera, además del Madrid palaciego inspirado en la decoración de la Corte, en la segunda planta. (Estudio Lanea)

 

    














Las riquísimas crocretas de jamón, caseras.




Dicen que cuando los crepúsculos se iluminan de tristezas anaranjadas, el más allá del horizonte, el pasado de los tiempos, se apodera de la ilusión de los locos. Dicen que los atardeceres de ponientes calmos devuelven a los paisajes los sentimientos de los perfiles muertos. Que los cráneos desnudos de siglos callados despiertan y ordenan músicas y tributos. Dicen que en la agonía de los veranos de sol indomable, los amores doloridos de otras épocas se vengan de la belleza perdida, adueñándose de la voluntad de los débiles...(Pág.165)

 
 Tabernas y Bodegas Galiana. Cava Baja,8.
(El apellido Galiana es de origen italiano) 



 





Autor: Alfonso Ussía
Título: Del humor, del amor y de la ira

Editorial: Espasa Calpe, S.A.
Textos escogidos: Javier de Juan
Nº de Páginas: 240





 

No hay comentarios:

Publicar un comentario