martes, 28 de octubre de 2014

Barrio de las Letras o de las Musas. Madrid


Literatos. Barrio de las letras.
¡Aquel Madrid del eximio escritor y extravagante ciudadano don Ramón María del Valle Inclán, de las greguerias de Ramón, de los dibujos picarescos de Ribas y de Penagos, de las sátiras de Benavente y de los paseos silenciosos, con periódicos bajo el brazo, de don Santiago Ramón y Cajal!...(F. Torres Yagües)

 
Taberna España Cañí. Plaza del Ángel, 14. Madrid

En el Barrio de las Letras, se encuentra esta taberna, con azulejos de cerámica, típicos en esta zona de Madrid. Llama la atención los llamativos colores y el impactante tema elegido, la representación del cuadro de Julio Romero de Torres, titulado Cante hondo de 1922-24. Obra de Juan Alcor.


Cerámica Montalván. Triana, Sevilla


Julio Romero de Torres (1874 - 1930)
Cante Hondo (El original que inspiro la obra de Alcor)
Museo Julio Romero de Torres. Córdoba.




El perímetro del Barrio de las Letras lo forman la Plaza de la Provincia, la calle de la Bolsa, la Plaza del Ángel, la Plaza de Santa Ana, la calle del Prado, la Plaza de Cánovas, el Paseo del Prado hasta la Glorieta del Emperador Carlos V, la calle de Atocha, hasta encontrarnos con las plazas de santa Cruz y de la Provincia. Dentro del perímetro, calles de verdadero abolengo literario, que nos recuerdan a Rojas, a Cervantes, a Lope, a Quevedo, a Moratín...(F. Torres Yagües)

Paseando por las callecitas del barrio de las Musas, cruzamos por calles de nombre evocadores, calle de Álvarez Gato, del Infante, del Príncipe, de Echegaray, de Ventura de la Vega, de Zorrilla, de los Madrazo, de Cervantes...Perdernos una y otra vez por estas calles, estrechas, tan vinculadas a la historia literaria del viejo Madrid...En ellas vivieron los ingenios más celebrados; y en ellas también no pocos murieron: Cervantes, con su cortejo de escritores; Lope de Vega, parándose el entierro para que Sor Marcela se despidiera desde una ventana de su convento de su inmortal padre...De esas calles surgieron los mejores autores de comedias de España, desde el gran Lope de Vega hasta Benavente, que vivió y murió en la calle de Atocha...El barrio museo de las glorias literarias madrileñas. (F.Torres)














El famoso Café Central, inaugurado en 1910





Monumento a Calderón de la Barca. (Joan Figueras Vila, 1878)

 



Plaza de Santa Ana, al fondo el Hotel Reina Cristina

Hasta el tiempo de la dominación francesa, existió formando la mayor parte de la manzana 215 y prolongando las calles del Prado, de la Gorguera y de la Lechuga, el convento e iglesia de religiosas carmelitas descalzas de Santa Ana, fundado por San Juan de la Cruz en 1586, en cuyo solar se formó en 1810 la Plazuela de Santa Ana, con árboles y una fuente en medio, en que fue colocada la estatua en bronce de Carlos V, que se encuentra actualmente en el Museo del Prado.
Por ese mismo tiempo se cree que se construyó, bajo la dirección del arquitecto Silvestre Pérez, la casa-palacio de los condes de Montijo y de Teba, esquina a dicha plazuela y a la del Ángel...

 
Escultura homenaje a Federico García Lorca

 

Subimos a la terraza "The Roof" del impresionante Hotel Reina Cristina para contemplar la panorámica espectacular del entorno de la plaza.



Plaza de Santa Ana, al fondo se encuentra el Teatro Español, en sus comienzos se llamó Corral de la Pacheca, porque perteneció a Isabel Pacheco. La historia de este teatro es muy dilatada y se vincula a los otros corrales de la época.

 

Construido sobre un solar trapezoidal, se caracteriza por sus miradores acristalados, su fachada blanca y su peculiar e inmenso pináculo (siendo un recuerdo medieval de torreón-esquina) con final redondo. Los grandes ventanales que dan a las calles adyacentes eran en su tiempo escaparates de unos grandes almacenes.



El edifico se encuentra organizado entorno a un patio octogonal cubierto.



El solar albergó el palacio de los duques de Montijo y Teba, construido en 1811, por el arquitecto Silvestre Pérez. Este palacio fue muy concurrido por la alta sociedad de la época.

 

Antes de construirse el edificio del actual hotel, el palacio se convirtió en las dependencias del Casino Militar y fue derribado en 1919 para construir en su lugar el Edificio Simeón.

 

El edificio proyectado por el arquitecto Jesús Carrasco-Muñoz y Encina mediante el apoyo de la sociedad Castañer (propietaria de los almacenes Simón) combina el empleo de estructuras de hierro con el hormigón armado, inspirándose en los diseños de Antonio Palacios para otros locales de grandes almacenes madrileños.

La construcción sufrió numerosos retrasos administrativos y es esta la razón por la que se demoró a lo largo del período 1919 a 1923. El edificio tuvo en sus inicios instalados los Almacenes Simeón. Combinó durante siete décadas la función de almacén junto con la de posada.






Durante un tiempo fue denominado popularmente como el "Hotel de los toreros" debido a la costumbre que tenían los toreros durante la feria de San Isidro de vestirse en las dependencias del hotel antes de acudir a la Monumental de las Ventas. El torero Manolete reservaba la misma habitación del hotel: 220. Al clausurarse los almacenes en 1986 las plantas bajas se ocuparon como hotel.



Las importantes obras de remodelación del Hotel ME Reina Victoria, respetaron la fachada del edificio, representativa de la arquitectura urbana de la ciudad y de gran valor histórico.  
Keith Hobbs y su equipo de United Designers renovó y transformó el interior del hotel. Cuenta con 192 habitaciones de diseño y fabricación exclusivas.






No hay comentarios:

Publicar un comentario