lunes, 29 de septiembre de 2014

Plaza de Puerta Cerrada. Madrid



La Plaza de Puerta Cerrada toma el nombre de la puerta del segundo recinto que estuvo aquí. Fue construida en la primera mitad del siglo XII y la mayor parte del tiempo permanecía cerrada, porque era peligrosa, ya que al ser muy angosta y estar construida con recodos era aprovechada por los ladrones para asaltar a los que entraban y salían. Fue derribada en 1569.


 "Como está Madrid sin cerca
á todo gusto da entrada;
nombre hay de Puerta Cerrada,
más pásala quien se acerca".







La entrad de Madrid por este lado (según el maestro López de Hoyos, que la conoció, pues fue derribada en el siglo XVI) era angosta y recta al principio, haciendo luego dos revueltas, de suerte que ni los que salían podían ver a los que entraban, ni estos a los de afuera. Llamáronla en lo antiguo la Puerta de la culebra, por tener esculpida encima de ella aquella célebre culebra ó Dragón, que ha tantos comentarios ha dado lugar sobre su origen, atribuyéndole algunos de los analistas madrileños, nada menos que a los griegos, fundadores, según ellos, de la Villa, a quién dejaron como blasón este emblema que solían llevar en sus banderas. Así lo afirma con la mayor seriedad el mismo honrado madrileño maestro López de Hoyos, en cuya casa de los Estudios de la Villa se conservó, al derribo de la puerta, la piedra en que estaba esculpida la dicha culebra, que copió después en su obra del Recibimiento de doña Ana de Austria.

 

Después del de la Culebra, el nombre con que fue conocida esta entrada fue de Puerta Cerrada, por haberlo estado largo tiempo, para evitar las fechorías de la gente facinerosa, que según Quintana "escondíanse allí y robaban y capeaban a los que entraban y salían por ella, sucediendo muchas desgracias con ocasión de un peligroso paso que había a la salida de ella en una puentecilla para pasar a la cava, que era muy honda; pero poblándose después el arrabal hacia lo que es hoy calles de Toledo y de Atocha, hubo necesidad de volver a abrir la puerta para la más fácil comunicación, hasta que fue demolida en 1569.


 "Fui sobre agua edificada
mis muros de fuego son,
 esta es mi insignia y blasón".

                                                           Lema de la Villa de Madrid en sus origenes.

 
 





Tres cosas hacen a los hombres discretos:
letras, edad y camino. 
                                                                                   Miguel de Cervantes         




Calle Nuncio, 2



Taberna "El Madroño".
 Puerta Cerrada,7 (Esquina a Calle Nuncio, 2)


Taberna, Restaurante, Pastelería.



Cuando llegues a Madrid, chulona mía
voy a hacerte Emperatriz de Lavapiés;
y alfombrarte con claveles la gran Vía...


Estos azulejos son obra del ceramista Julián Santacruz.

 
Estampas costumbristas del Madrid más castizo.


Diego de Silva y Velázquez (1599-1660)
Vieja friendo huevos, 1618.

 
El triunfo de Baco, conocida popularmente como Los borrachos (1626-28)
Diego Velázquez. Museo de El Prado. Madrid


Magnifico el colorido y la composición en las obras de este artista 
Julián Santacruz


Julián Santacruz (Año 2000) 









No hay comentarios:

Publicar un comentario