miércoles, 24 de septiembre de 2014

Mercado Puerta de Toledo. Madrid


La Fuentecilla, construido en 1816 por Alfonso Rodríguez.
Calle Toledo, Madrid. 









Un agradable paseo por la calle Toledo, una calle muy bulliciosa con mucho ambiente, muchos comercios y también muchos sitios para disfrutar de un buen desayuno o un rico aperitivo.


Hay está, la Puerta de Toledo.



Debe su nombre a la puerta que se comenzó a construir en 1813 para conmemorar el advenimiento de José Bonaparte y se terminó en 1827, siendo, paradójicamente, la conmemoración de la victoria sobre él.



Esta placa del Ayuntamiento de Madrid, nos recuerda que en este lugar el 2 de mayo de 1808 combatieron mujeres y hombres de Lavapiés, el Rastro y La Paloma contra los coraceros franceses de Napoleón.

La Puerta de Toledo, da salida al camino real de Andalucía, sustituyó a la mezquita y antigua que había un poco más arriba. Tuvo origen en tiempo de la dominación francesa, en que se asentó la primera piedra, teniendo muy buen cuidado de encerrar bajo ella, con la debida pompa, la correspondiente caja de monedas de José Napoleón, los Calendarios, Guías y Constituciones a la sazón vigentes.

Pero salieron los franceses y su intruso gobierno, y en 1813, el Ayuntamiento constitucional de Madrid acordó continuar la obra, dedicándola a la memoria del triunfo obtenido contra aquellos mismos que la empezaron.

La operación primera fue la de extraer, la intrusa cajita con sus intrusas guías, monedas y calendarios, y colocar en su lugar otra flamante con la Constitución de Cádiz, y las medallas con la efigie de Fernando VII, "El Deseado".



Regresó Fernando VII al año siguiente de su cautiverio, y anuló con una plumada y borró de la serie del tiempo, como si no hubiesen existido jamás.

La Puerta de Toledo es una de las cinco puertas reales de Madrid, junto a las de Alcalá, Atocha, Segovia y San Fernando. La ciudad tenía una muralla y los accesos a la misma eran controlados a través de quince puertas y portillos que permanecían abiertos durante el día y cerrados durante la noche.




Ha habido cuatro puertas con esta denominación a lo largo de la historia de Madrid, siendo la actual la más reciente y la única que se conserva.

Su arquitecto fue don Antonio López Aguado, discípulo de Juan de Villanueva y autor de otros importantes monumentos de Madrid como el Teatro Real, el Casino de la reina, o el Palacio del duque de Villahermosa (sede del Museo Thyssen-Bornemisza).

La Puerta de Toledo es de estilo neoclásico, tiene tres aberturas: dos rectangulares y una en forma de arco. Esta construida en granito con apliques de piedra caliza como elementos ornamentales, coronada con un grupo escultórico de piedra.

Estos pesados materiales, suscitaron canciones cómicas entre el pueblo madrileño, muy dado a las chanzas, en las que se referían a la Puerta de Toledo como "Un elefante de piedra / cebado con adoquines".


Metro Puerta de Toledo


Mercado Puerta de Toledo


El Ayuntamiento de Madrid cede el Mercado Puerta de Toledo a la Universidad Carlos III.


Tiendas de Antigüedades 

 
Más de 60 tiendas de las que apenas ocho o diez están abiertas.












No hay comentarios:

Publicar un comentario