lunes, 15 de septiembre de 2014

Karamzín, Sómov, Baratynski, Lérmontov, Zagoskin, Pogorelski.


Complejo residencial de los Zares
 

Rusia Gótica
 

Tsársskoye Seló

Yevgeni Baratynski

        El anillo


Yevgeni Baratynski (1800 - 1844) es conocido sobre todo por su amistad con Alexander Pushkin. Sin embargo, el premio Nobel ruso Joseph Brodsky consideraba su poesía "a menudo superior a la de su amigo y contemporáneo". Aunque nació en una familia noble, Baratynski fue expulsado del colegio a los dieciséis años por robo, y tuvo que unirse al ejército como soldado y servir durante seis años antes de volver a disfrutar de su estatus.
Este drama juvenil marcó su trabajo, y sus poemas e historias muestran un cierto cinismo sobre la condición humana. Los sufrimientos de los protagonistas de su cuento "El anillo" son un claro ejemplo de ello. Con su estructura narrativa clásica y su trama llena de revelaciones asombrosas, "El anillo" demuestra el interés de Baratynski por alcanzar la armonía en un mundo lleno de discordia.



La Villa de los Zares

Orest Sómov

 El hombre lobo
(Cuento Popular)

Orest Mijáilovich Sómov (1793 - 1833) fue un escritor ucraniano pero,  al igual que su contemporáneo Nikolái Gogol, escribió todas sus historias en ruso. Se mudó a San Petersburgo en 1817, y allí fue influido de forma notable por el movimiento Romántico, convirtiéndose en uno de sus más fervientes difusores. Sin embargo, no estaba convencido de los aspectos místicos y religiosos de la visión romántica del mundo. Por ello sus cuento "El hombre lobo" es un guiño a las convenciones del género.
 

 
Palacio de Catalina
Tsárskoye Seló 


Mijail Zagoskin

Los invitados inesperados

Mijail Nikoláievich Zagoskin (1789-1852), conocido en su vida principalmente como dramaturgo, escribió en varios géneros literarios, y fue el autor de la primera novela histórica rusa, Yuri Miloslávsky (1829). El interés de Zagoskin sobre las posibles maneras en las cuales un artista podía reflejar una sociedad al completo, le llevo a poner gran parte de sus energías en la investigación de los cuentos tradicionales y la cultura popular de los campesinos. Esto a su vez le condujo a la escritura de varias historias sobrenaturales o inspiradas en sus hallazgos.. Entre ellas se incluye "Los invitados inesperados", un cuento que combina el estilo de Walter Scott en su retrato de un terrateniente rural con un relato de virtud tentada que no desmerece a las vidas de los santos populares en Rusia en aquella época.



Tsárskoye Seló


Antoni Pogorelski

La vendedora de pasteles

Antoni Pogorelski (seudónimo de Alexei Alexéievich Perovski, 1787-1836) nació fuera del matrimonio y se le dio el nombre de la hacienda de su madre. Cuando más tarde tuvo que adoptar un seudónimo, escogió el nombre de su propia finca en Pogorelski. No es extraño que Pogorelski, sometido a tales cambios de identidad, demostrase un interés en el tema gótico de los dobles, las herencias robadas y los inesperados cambios de fortuna. Su colección de cuentos El doble, que incluye la presente historia, se encuentra repleto de tales ideas. "La vendedora de pasteles" es el primer cuento ruso explícitamente influenciado por E.T.A. Hoffmann, aunque el escenario en el que se desarrolla y las situaciones de las que se sirve sean enteramente rusas.
 


Tsárskoye Seló
Villa de los zares

Mijail Lérmontov

Stuss

Mijail Lérmontov (1814-1841) nació en Moscú y descendía de inmigrantes escoceses. Mostró un enorme talento como escritor en la escuela primaria, pero se unió a la academia de cadetes en 1830. Sus primeros poemas fueron altamente pornográficos, aunque pronto se dedicó a la poesía romántica sobre todo durante su exilio en el Cáucaso. En 1839 terminó su primera novela, Un héroe de nuestro tiempo, y con ella anticipó muchos de los movimientos literarios del siglo veinte. Lérmontov convocó a los miembros de su tertulia literaria a una hora inusualmente temprana, con la intención de leerles su nueva novela. Entro en la sala con un cuaderno de notas de grandes dimensiones, lo puso sobre la mesa y comenzó a leer. Unos veinte minutos después se detuvo. Había terminado de leer lo que tenía escrito, y el resto de las páginas se encontraban en blanco. Dos meses más tarde fue asesinado en un duelo por un oficial de su ejército a quien había ofendido con una broma. Si la propia historia que nos ocupa se trató así mismo de una broma literaria por parte de su autor es algo que no sabremos nunca.


 
Tsárskoye Seló
Sala de baile, Palacio de Catalina


Nikolai Karamzín

La Isla de Bornholm

Nikolai Karamzín (1766 - 1826), una de las mayores figuras en la evolución del ruso como lenguaje literario, nació en Mijailovka, un pueblo de la región del Volga. Sus padres lo enviaron a estudiar a Moscú, donde comenzó a traducir ensayos en ruso. En el año revolucionario de 1789 viajó por Francia y Alemania, y a su regreso escribió las populares Cartas de un viajero ruso. Su cosmopolitarismo y su interés en la literatura extranjera lo animaron a escribir una serie de obras basadas en modelos alemanes y franceses, que abrieron nuevos caminos a través de los cuales podrían forjarse modelos rusos. "Pobre Liza" (1792) fue el primer relato de corte sentimental escrito en ruso. Karamzín era así mismo un ferviente partidario del régimen zarista, y a menudo es considerado el padre del conservadurismo ruso. Su voluminosa Historia del estado ruso se ha llamado una "épica del despotismo".


  

  
   

Título: Rusia Gótica 
Autores: Karamzín, Sómov, Baratynski, Lérmontov,
                                           Zagoskin, Pogorelski.                                                              
   
Prólogo: Espido Freire
Traducción: James y Marian Womack

Editorial: Nevsky Prospects
Nº de Páginas: 189

 
       
             
  "El primer gran mandamiento es no permitirles que te sausten".
                                                                                             Elmer David



  
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario