domingo, 7 de septiembre de 2014

Felipe II. Bosquejo de una vida y de una época. Ludwig Pfandl.


Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial


(...) Queremos diseñar aquellas figuras de su mundo: sus esposas, sus hijos e hijas, sus consejeros y ministros, sus servidores fieles. Y , actuando y agitándose en contra, hemos de ver también a sus enemigos políticos, ideológicos y personales. Quisiéramos interpretar en su justo sentido su humilde sencillez en los éxitos y aquella su grandeza de alma en los  fracasos, su magnífica ecuanimidad en las felices y en las tristes jornadas, el victorioso paso de su muerte. Todo ello sin desconocer ni paliar sus faltas, sus debilidades, los límites de su capacidad. En una palabra: comprenderlo en todo su ser, y hacerle justicia en cada uno de sus aspectos. (...) (Pág. 12)

  

Autor: Ludwig Pfandl 

Título: Felipe II. Bosquejo de una vida de una época
Traducción del alemán: José Corts Grau                

Editorial: Cultura Española, S. L.                  
Nº de Páginas: 586 

 

Capitulo XXVVIII
 
Resumen y despedida

Un juicio conjunto de Felipe II tiene que apuntar ante todo dos negaciones capitales. Primera: este rey no fue la encarnación del absolutismo. Segunda: tampoco fue el paladín de aquella Monarquía universal católica, tan anhelada por los unos como temida por los otros...(Pág. 567)
 

Palacio de la Aljafería de Zaragoza.
 
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario