miércoles, 17 de septiembre de 2014

Como el mar. Saruca Miranda de Navarro



Océano Pacifíco

 


Como el mar

Como el mar, mi alma una queja constante
-porque en lo profundo fui bautizada-,
entre las aguas yo vivo hechizada,
clamo en las claridades de un instante.

Soy poderío de mi viejo Atlante
él, la atadura de mi guanche raza,
el Teide arriba en la valiente lanza,
corona del mar, su mole gigante.

Me es imposible borrar su recuerdo.
De la ola impetuosa soy el estruendo,
impreso para siempre en mi sentido.

Y como la ola, sin el mar yo me muero.
Al viento y a las tierras lo prefiero,
¡soy parte de su sentir embravecido!
                                                                         S.M N.

 
 Islas Galápagos (Ecuador)


 


Mis Pisadas

 Los caminos son estelas, las estelas son señales,
las señales se hacen luces en las calles, ¡en las calles!;
y sobre el rayo de luna que del parque va vagando,
se sube mi cuerpo ingrávido y con él me voy soñando.

Los luceros dormilones su brillo apagan errantes.
Las visiones soñadoras nunca de nada me valen.
Me dejan el alma triste. Y más solitaria...yo marcho
resonando mis pisadas en las aceras de asfalto.
                                                                                                S.M.N.

 
Galápagos, iguana.


 


Mis ojos

Son mis ojos dos almenas
que al mirar me dejan ver,  
cavilan al retener
sus vuelos por las arenas.
Caprichos de aves serenas
quedarse siempre abrazadas...
¿Embrujos?, son balconadas
que cierran los ojos míos.
¿Misterios?, son desafíos
en las almenas calladas.
                                                S.M.N.

 
Galápagos, Sierra Negra.  


Fanfarria

trapero del tiempo, dame
mi corona de laureles,
y que vuelen los papeles
que en ellos he de quedarme.
Que ya penas no han de darme
mis viajeros sin Pegaso.
¿Mi corazón doy acaso
en la décima espinela?
Pues yo soy la pimpinela
que escribiendo...¡soy un caso!
                                                         S.M.N.

 

Galápagos, Muro de las Lágrimas.

    






Por no soñar

Por no soñar, estoy soñando,
y por soñar,, estoy despierta,
y por esta despierta, estoy pensando,
y por estar pensando, estoy inquieta,
y por estar inquieta miraré llorando
el cielo tan azul que estoy mirando.
                                                              S.M.N.

 
Archipiélago de las Galápagos 


La mosca y la rosa
                                                A mi hijo Eduardo José.

No la toquéis, mosca, ¡no la toquéis!
Que esta rosa me la regaló un rey.

Este rey es mi hijo,
nació de mi ser,
él viene del cielo
la rosa también.

No la toquéis, mosca, ¡no la toquéis!
                                                                                         S.M.N.

 
 Océano Pacífico. Archipiélago de las Galápagos.


¡Me niego a ser lanza rota!

Señor, busco tu consuelo.
¡Me siento desesperada!
Estoy clavada en el suelo
ansiosa en Ti la mirada.

En seguirte presurosa
la verdad...¡que estoy incierta!...
Tu Morada que adivino...
¡Me arrebata!..., ¡me atormenta!

Y yo me alzo poderosa
en mi lucha con mi destino.
¡Me niego a ser lanza rota!
¡¡Solo quiero ir contigo!!
                                                           S.M.N.


Islas Galápagos.      








Mis poetas...

A Visita Oltra, viuda de Valero
con cariño.                               

Sigamos con la prosa de la vida
mis poetas...
Llorando se ahogarían nuestras fuentes,
riquezas que tenemos en las manos
escondidas, sonríen, nos prometen.

Sigamos con la prosa de la vida
mis poetas...
Arco iris alumbramos en la noche,
resquicios de otros mundos que perdimos
fueron sueños que ansiaron nuestros nombres.

Sigamos con la prosa de la vida
mis poetas...
Es nuestro hogar  arroyo de gorriones, 
es río que discurre en los jardines
el abrigo en el verde de las flores.

Sigamos con la prosa de la vida
mis poetas...
Hagamos del hogar aquella fuente
que el arroyo palpita en nuestras venas,
besamos en los nuestros en la frente.

Sigamos con la prosa de la vida
mis poetas...
escribamos alegre poesías,
aguas claras salpican nuestras manos,
beberán las curiosas golondrinas.

Sigamos con la prosa de la vida
mis poetas...
Id tejiendolos nidos de colores
y con mimo en el aire demos vida,
somos surcos de eternos labradores...
                                                          S.M.N.

 
Archipiélago de las islas Galápagos. Ecuador.  










Saruca Miranda de Navarro nos presenta su libro de poesías ,Como el mar. Conocida en Valencia, por los recitales que ha dado de sus propias poesías, de cuyas críticas recogemos unos trozos que reseñamos:

De Carlos Sentí, en un recital en la Lonja: "...son unos versos directos, surgidos espontáneamente del encuentro con las cosas, sinceros, vivos, honrados,  partidos de claridades y fórmulas de esperanza"; "...la interprete de su propia obra consiguió no sólo retener la atención del público, sino también llevar al ánimo del mismo la contagiosa emoción lírica de sus versos".

Y en su presentación en el Aula de Cultura, en el Palacio de Benicarló, de esta capital, representando a la Comunidad de Canarias: "Sin duda alguna el poeta nace. Trae desde ese más allá que desconocemos unas dotes personales y propias que no podrá transferir, pero a su paso por la vida nos dejará una cosecha de palabras que nos compensen como ninguna otra cosa, y nos ayuden como tal vez nadie más pueda ayudarnos. Saruca Miranda pertenece a esta extirpe extraordinaria".

Y en el Palacio del Marqués de Dos Aguas, en donde la poeta dio un extenso recital con motivo de la clausura en valencia del Año Internacional del Niño, U.N.I.C.E.F. "...acompañada de un selecto y numeroso público sonaba la voz, con cadencias canarias y alma de poeta de Saruca Miranda de Navarro".

Saruca es canaria, su verbo acaricia el lenguaje español y lo adormece con el fuerte tornavoz de las ondas del Atlántico. No puede sustraerse al sensible influjo de la tierra. Pero, como cuenta su biografía, es en valencia donde fragua, bajo el hálito de nuestro sol y la tenue brisa de este mar cautivo pero que al mismo tiempo retiene y domina una ancestral cultura, esa poesía a veces íntima, a veces extravertida, dando rienda suelta a su delicada sutileza.

 

 Autora: Saruca Miranda de Navarro
Título: Como el mar

Prólogo: Francisco Larrea Peñalva
Editorial Adelapos

Agrupación Literaria "Amigos de la Poesía"
Nº de Páginas: 131


Lanzarote. Islas Canarias.


Saruca Miranda de Navarro  nació en Las Palmas de Gran Canaria, muy cerca de la imprenta Miranda, fundada por su bisabuelo Isidoro Miranda y León, y creo que fue la primera de Canarias, donde se editaban los periódicos "Omnibús" y "La Verdad".

Por asuntos de su padre, se trasladó a la vecina isla de Tenerife, donde pasó parte de su juventud. Afincada en la capital, Santa Cruz. Más tarde, por su matrimonio con Eduardo Navarro Marco, entonces Secretario de Gobierno de la Audiencia Territorial de Canarias vuelve a su isla natal. Ya escribía algo, y fue dado a conocer por la emisora Radio Club Tenerife un escrito poético cuyo título "El sueño de Saruca", con fondo musical de Strauss.

Saruca Miranda de Navarro es una poeta autodidacta y su fuerza, si así puede llamarse a su estilo, es el sentimiento y la naturalidad. Facetas líricas, delicadas y a veces ásperas y combativas.

De aquella época conserva algunos poemas. Más tarde, en Canarias -Las Palmas-, escribe poesía que ha dado ha conocer en sus recitales. Pero verdaderamente cuando empieza a escribir es en Valencia.Aquí vino a vivir por haber solicitado su esposo el destino de Secretario de Gobierno de la Audiencia Territorial de Valencia y lo ejerce durante siete años. Durante este tiempo vivió en el Palacio de Justicia -en este antiguo edificio que fundara Carlos III, y hoy monumento nacional-, al cual ha hecho un poema lleno de amor y nostalgias. Es aquí donde ella ha escrito la mayoría, por no decir el contenido, de los poemas de este libro.
 

Gran Canaria. Islas Canarias.


Costas canarias

Salieron del mar sirenas mimosas,
nacidas del fondo de aguas marinas
-espumas del mar, las bellas ondinas-,
van con sus aguas bañando gozosas

las lindas flores que dejan las olas
-revuelos leves, blancas golondrinas-,
sus nidos vierten aguas cristalinas,
que van rizando sus canarias costas.

Soy el lejano guardián que se talla,
sobre la ola que saltando no estalla,
queda como imagen...¡allí presente!

¡Qué lejos los tiempos...! Yo que soñaba
en lo alto de un risco que tanto amaba...
Hoy es imposible..., ¡me encuentro ausente!

                                                               Saruca Miranda de Navarro 


 

2 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Su poesía es un honor para Las Palmas de Gran Canaria especialmente. Sus letras permanecerán siempre vivas,cómo el océano que nos protege.

      Eliminar