jueves, 11 de septiembre de 2014

Garito de hospicianos. C. José Cela (1916-202)


Calle de cuchilleros, 13. Madrid
"La Fontanilla"

La calle Cuchilleros está situada entre la Plaza de Puerta Cerrada y la Cava de San Miguel. Esta calle junto con la travesía de Bringas y la Cava de San Miguel forman la llamada Cava de Puerta Cerrada, pues aquí pasaba la muralla que venía desde la Puerta Cerrada hasta la de Guadalajara. En este espacio tenía unas torres fuertes de pedernal que fueron derribadas durante el reinado de los Reyes Católicos. Posteriormente la Cava se dividió en las tres calles citadas anteriormente. La calle de Cuchilleros recibió este nombre porque aquí se estableció el gremio de cuchilleros, dedicado a la fabricación y venta de cuchillos. La elección de esta calle por los cuchilleros tiene su lógica, pues se hallaban cerca del mercado de carnicería, situados en la Plaza Mayor.
                                                                                                                                 "Los nombres de las calles de Madrid"
                                                                                                                                                  Mª. Isabel Gea Ortigas


 Camilo José Cela

Garito de hospicianos


Arte en estos azulejos que decoran tabernas y restaurantes de ambiente muy castizo.


Estas magnificas fuentes  de los jardines de Aranjuez.
C. M. Espantaleón. Aranjuez 1997


(...) La literatura, pese a todas las gratuitas idealizaciones, es un garito de hospicianos en el que todos los reclusos son pardos aunque griten como demonios y sin licencia de Dios ni de las autoridades. Los más conspicuos héroes literarios -Hamlet, Don Quijote, Werther- enseñan al menor descuido, la oreja de la mala baba, y su conducta -a pesar de los talentos arrimados- no deja de ser preocupante y antisocial. La sociedad del porvenir -la blanda sociedad del porvenir a punto de ser comida por los mirlos igual que un higo maduro- volverá los ojos a Platón y desterrará a los mirlos y a sus zanguangas de su seno. Entonces se lo engullirán los hozadores puercos de la derecha y los inconstantes hurones de la izquierda, hermanados en su turbio propósito, y los mirlos volarán a la luna y a lo mejor, durante el viaje, se convierten en querubines, o lágrimas y suspiros, o nubes, o libélulas macho (que son más ligeras).
Los higos maduros y con el vientre roto y de almíbar, no son la imagen del harakiri sino que debieran ser, todavía no muertos, el espejo de la paz más dulce y fecunda: ese bien sin par posible, ni mejor apetencia, ni más provechosa posesión (San Agustín). (...)(Pág. 10).


 
Esta obra representa el invierno, diciembre.
Y un signo del zodiaco capricornio.


 
En la otra fachada: Julio y Octubre
Y dos signos del zodiaco: Leo y Escorpio


 
El mes de mayo y el signo géminis completan la decoración de la fachada.




 










Cerveza, tostas y patatas chips.


Preparando Halloween









Autor: Camilo José Cela
Título: Garito de hospicianos

Editorial Noguer, S.A.
Nº de Páginas: 297






 

No hay comentarios:

Publicar un comentario