viernes, 11 de julio de 2014

Museo Cerralbo. Madrid.



Museo Cerralbo
Ventura Rodríguez, 17. Madrid


 

Enrique de Aguilera y Gamboa (1845 - 1922), XVII marqués de Cerralbo, aristócrata, miembro activo del partido carlista, coleccionista y arqueólogo, a su muerte legó al Estado Español su Palacio y colecciones, hoy Museo Cerralbo.
 
El Palacio fue concebido desde el principio con una doble función, como vivienda y como museo sede de las obras de arte reunidas por los marqueses de Cerralbo y sus hijos, los marqueses de Villa-Huerta, durante los numerosos viajes que realizaron por España y Europa.

El marques de Cerralbo donó a España este patrimonio instituyendo el Museo Cerralbo, con el fin de que sus colecciones perdurasen "siempre reunidas y sirvan para el estudio de los aficionados a la ciencia y al arte". El estado acepto el legado testamentario por Reales Ordenes de 10 de abril y 24 de septiembre de 1924.
 
 


El Museo Cerralbo presenta la singularidad de ser uno de los escasos ejemplos en Madrid de palacete decimonónico que conserva su decoración original.
 
El Palacio se sitúa en el moderno barrio de Argüelles, en un solar de 1709 metros cuadrados, con fachada a las calles Ferraz, Ventura Rodríguez y Juan Álvarez de Mendizábal. Sus arquitectos Alejandro Sureda, Luis Cabello Lapiedra y Luis Cabello y Asó, trabajaron sucesivamente desde 1883 siguiendo las directrices del marqués de Cerralbo hasta el final de los trabajos en 1893.


 

El estilo arquitectónico de la fachada responde a las corrientes clasicista, eclectista historicista y movimientos "neo" de la época alternando piedra y ladrillo. Cada una de las fachadas está dividida en tres cuerpos articulados por pilastras que ennoblecen los cuatro torreones del edificio. Siguiendo las pautas de los hoteles franceses contemporáneos, la distribución interior se desarrolla entorno a un patio central. 
 
Las estancias se distribuyen según el criterio decimonónico, por un lado las habitaciones privadas en la planta entresuelo; y por otro, salas y salones de recepción en la planta principal, acogiendo la última planta los archivos y áreas de servicio, mientras que los espacios destinados a servicio doméstico como cocinas, despensas, cochera, guadarnés, etec.,

Al zaguán del Palacio se accede por dos enormes puertas de roble que, en vida de los marqueses, permitían el paso de carruajes, la pequeña escalera de la derecha conduce a una de las Salas de exposición temporales y al Salón de Actos, que ocupan el espacio donde antiguamente se situaban el guadarnés, las caballerizas y la cocina grande.
 

Carmen haciendo fotografías, 





El Palacio Museo Cerralbo, es un referente obligado para conocer la forma de vida de la aristocracia madrileña del siglo XIX y comienzo del siglo XX. Sorprende  al visitante la diversidad de objetos, pintura europea de los siglos XVI al XIX, esculturas, dibujos, estampas, monedas, medallas, objetos arqueológicos, armas y armaduras, fondos bibliográficos, ademas de una amplia representación de las artes decorativas de toda época y estilo (relojes, lámparas, joyas, cerámicas, muebles, alfombras, tapices).

 

Gran portal y escalera de honor
La escalera de honor nos conduce con una doble rampa y balaustrada de mármol a sendos accesos de la planta entre suelo, mientras que una barandilla de hierro forjado procedente del Palacio de Bárbara de Braganza, actual Palacio de justicia de Madrid, nos invita a subir a la planta noble.
  


 



Tapices
El tapiz es un tipo de revestimiento mural que en la edad media, momento en que surge con fuerza este arte en occidente, se utiliza para compartimentar, resguardar del frío y proteger de la humedad las frías estancias. elemento decorativo indiscutible, el tapiz ha sido considerado un símbolo de riqueza y prestigio.

También el Marqués de Cerralbo pensó en los tapices para vestir su palacio. cuenta con ejemplares de fines del siglo XVI y del XVII. Un lugar destacado ocupan los tapices de tema heráldico, donde el deseo de la nobleza por mostrar la antigüedad de su linaje a través de sus armas encuentra un soporte idóneo. El Marqués de Cerralbo eligió la Escalera de Honor de su palacio para ubicar dos de estos tapices heráldicos del siglo XVII, uno de Bruselas y otro de Pastrana.



Planta Principal
El piso noble o principal era el destinado al protocolo y se decora de forma más suntuosa y artística. La colección de dibujos consta de doscientos setenta y un ejemplares, y destaca por su calidad y la variedad de artistas europeos reunidos, especialmente de la Escuela Española, Francesa, Italiana, Holandesa y Flamenca. De todo el conjunto destacan grandes artistas como Andrea Boscoli, Lucas Cambiaso, Sebastiano Folli, Veronese, Pablo Decker (el Viejo), Francisco de Goya, Mariano Salvador Maella, etc...



Armería
Tras la invención de la pólvora , las armaduras que se remontaban a los tiempos feudales, perdieron su valor defensivo, lo que hizo que en las grandes familias nobles surgieran armerías en las que se mostraban diversos arneses de guerra vinculados a hechos gloriosos de la familia.

Las armas ofensivas y defensivas reflejan la evolución de la guerra a través de los siglos XV al XIX. La armería del Museo Cerralbo contiene aproximadamente 700 piezas de diversa procedencia (Europa, América, Asia y Oceanía) adquiridas tanto en España como en el extranjero.

Los arneses más importantes de la colección están en íntima relación con los hechos históricos y heroicos de la Casa Cerralbo, representados  en la Escalera de Honor.
 

Silla de manos
Francia, mediados del siglo XVIII
Roble, pino, lino o yute, cuero, seda y bronce






Armaduras japonesas de samurái de la Sala Árabe



Las piezas más singulares son las armaduras de guerra procedentes del Japón del siglo XVIII, compuestas de cobre, cuero lacado y cintas de colores. Se trata de armaduras de distinción que pertenecieron a samuráis que tenían el privilegio de llevar dos sables, llamados wakizashi.





Ánfora. Cerámica común romana
Siglos I - II d.C

Arqueología
La colección arqueológica del museo, que comprende poco más de doscientas piezas, representa todas las etapas prehistóricas e históricas hasta el Medioevo, con especial atención a las culturas mediterráneas 

 






Salón Chaflán

Pintura
La temática religiosa predomina en las galerías del palacio, bodegones y floreros visten los Comedores de Gala y de Diario, mientras que los retratos se concentran en la Sala de Billar y el Despacho y los temas mitológicos y costumbristas son los protagonistas de los lienzos murales del Salón de Confianza y el Salón de Baile, obra de Máximo Juderías Caballero.

Entre las pinturas destacan San Francisco en éxtasis, obra del Greco, La Inmaculada de Zurbarán, La Piedad de Alonso Cano y un retrato de Vicente López.







Cuarto de baño (Planta principal)









El despacho es una sala donde el Marqués de Cerralbo recibió a grandes personajes de la política o la literatura rodeado de una serie de objetos que, como símbolos parlantes, nos dan noticia de su noble origen, su pasado político como miembro del partido tradicionalista y de su pasión coleccionista.















Alegorías de los cuatro elementos de la Naturaleza decoran los jarrones de Meissen.

 






Salon de baile




El jardín del Museo Cerralbo
Este jardín es una recreación hecha en el año 1995. Según el proyecto inicial, la idea era que el espacio estuviera dividido en dos triángulos y que un eje uniera el palacio con el templete, que antes era una pequeña gruta.


En el centro, habría una zona irregular rodeada de caminos. Sin embargo, en los años cuarenta, del pasado siglo XX, se llevó a cabo una gran reforma que incluyó, entre otras cosas, la construcción de un pabellón que simula ser un pequeño palacio para uso del Museo. Con su construcción se rompió el espacio que había proyectado el Marqués de Cerralbo.



Esculturas
Numerosas esculturas de bronce, alabastro, mármol y granito adornan interiores o marcan los senderos del jardín.

Encontramos retratos, representaciones mitológicas y exóticas entendidas como meros elementos decorativos o como soportes de brazos de luz; participando todas ellas del gusto ecléctico que se percibe en los distintos ambientes del Museo cerralbo, mientras que una serie de tallas religiosas flanquean la Galería Religiosa. 











Exterior del Palacio de Cerralbo








Paseando de regreso a casa

  
















Una extraña mascota junto a nuestra mesa.


 Pilar quiere ver sus fotografías 


 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario