jueves, 3 de julio de 2014

Canciones. Federico García Lorca (1898 - 1936)




Remansos

Cipreses
(Agua estancada)

Chopo
(Agua cristalina)

Mimbre
((Agua profunda)

Corazón
(Agua de pupila)

                           F.G.Lorca




Remansillo

Me miré en tus ojos
pensando en tu alma.

Adelfa blanca.

Me miré en tus ojos
pensando en tu boca.

Adelfa roja.

Me miré en tus ojos.
¡Pero estabas muerta!

Adelfa negra.

                                      F.G.Lorca 

 
  

Variación

El remanso del aire
bajo la rama del eco.

El remanso del agua
bajo fronda de luceros.

El remanso de tu boca
bajo espesura de besos.

                                 F.G.Lorca   




Media luna

La luna va por el agua.
¡Cómo está el cielo tranquilo!
Va segando lentamente
el temblor viejo del río
mientras que una rama joven
la toma por espejito.

                                                F.G.Lorca 


Claro de reloj

Me senté
en un claro del tiempo.
Era un remanso
de silencio,
de un blanco silencio,
anillo formidable
donde los luceros
chocaban con los doce flotantes
números negros.

                                           F.G.Lorca

 
Viktor Schramm, (1865 - 1929)

            

 
Nocturno esquemático 

Hinojo, serpiente y junco.
Aroma, rastro y penumbra.
Aire, tierra y soledad.

(La escala llega a la luna)

                                              F.G. Lorca  

   


El canto quiere ser luz

El canto quiere ser luz.
En lo oscuro el canto tiene,
hilos de fósforo y luna.
La luz no sabe qué quiere.
En sus límites de ópalo,
se encuentra ella misma,
y vuelve. 

                                                           F.G.Lorca 





Arlequín


Teta roja de sol.
Teta azul de la luna.

Torso mitad coral,
mitad plata y penumbra.

                                                 F.G.Lorca


 

La soltera en misa


Bajo el Moisés de incienso,
adormecida.

Ojos de toro te miraban.
Tu rosario llovía.

Con ese traje de profunda seda,
no te muevas, Virginia.

Dá los negros melones de tus pechos
al rumor de la misa.

                                                        F.G.Lorca

 
 

Madrigal á cibdá de Santiago

Chove en Santiago
meu doce amor.
Camelia branca do ar
brila entebrecida ó sol.

Chove en Santiago
na noite escura.
Herbas de prata e de sono
cobren a valeira lúa.

Olla a choiva pol-a rúa,
laio de pedra e cristal.
Olla no vento esvaído
soma e cinza do teu mar.

Soma e cinza do teu mar
Santiago, lonxe do sol;
Ágoa da mañán anterga
trema no meu corazón.

                                                     F.G.Lorca




Autor: Federico García Lorca
Título: Canciones

Editorial Losada, S.A.
Nº Páginas: 130

  
    

No hay comentarios:

Publicar un comentario