miércoles, 30 de julio de 2014

Berthe Morisot (1841 - 1895). El color de una vida intensa


Berthe Morisot
Eugéne Manet en la Isla de Wight, 1875
Musée Marmottan. París


El color de una vida intensa
   
Berthe Morisot

 
Berthe Morisot 


Berthe Morisot esta artista francesa, nacida en 1841, fue la primera mujer impresionista.
Su pintura es un reflejo de lo que fue su vida y las personas que la rodeaban, mostrando una visión llena de naturalidad y sensibilidad.
 

Berthe Morisot

Siempre pintó a mujeres excepto un contado número de piezas en las que retrató a su marido Eugéne Manet, hermano del pintor. Sus constantes modelos fueron su hija Julia y su hermana Edma, sobre todo a partir del matrimonio de ésta con Adolphe Pontillón y su posterior traslado a Chebourg. Berthe que sintió mucho su ausencia, encontró a través de sus pinturas la manera de tenerla siempre presente.


Berthe Morisot


Con las influencias de Manet para sus retratos o del que fue su maestro, Corot, para sus paisajes, Berthe Morisot convirtió retratos en verdaderos espejos del alma, la representación impresionista de jardines con rincones íntimos, escenas rurales e interiores domésticos, permiten conocer los aspectos más destacados de su obra. con una pintura introspectiva, incluso melancólica, de trazos rápidos, que a veces adquieren la ligereza de la acuarela. Morisot nos introduce en su propia intimidad, en la delicada exploración de la femineidad. La representación del mundo íntimo femenino fue un asunto tan permanente en su obra que el escritor Paul Valéry afirmaba que su pintura podría considerarse "el diario de una mujer expresado a través del color y el dibujo."  
 

Berthe Morisot
El espejo de vestir, 1876
Museo Thyssen-Bornemisza. Madrid


El espejo de vestir, presentada en la exposición de los impresionistas de 1877, es un excelente ejemplo. Una mujer entalla su holgado camisón blanco con sus manos, imaginando quizá el efecto del uso de un corsé. La luz de las dos ventanas entre las que se encuentra el espejo en el que se observa y los reflejos sobre éste permiten establecer una rica gama de blancos. La figura de cuerpo entero se muestra en una actitud coqueta, con el hombro izquierdo al descubierto y girado hacia el espectador. Psyché, nombre con el que se conoce a este tipo de espejo abatible, ha servido como título de la obra en algunas ocasiones.


Berthe Morisot

Rodeada de artistas, poetas o personajes de la cultura francesa, nos muestra la visión más femenina de la melancolía. Berthe Morisot conoció a Fantin-Latour en el Louvre que le presentó a Éduard Manet, con quien desde entonces compartió una profunda amistad y a la que Manet retrató en muchas de sus pinturas, entre ellas El balcón.


Berthe Morisot

Morisot estuvo muy vinculada al impresionismo francés y participó activamente en casi todas las exposiciones de este grupo. Mantuvo una estrecha y fructífera relación con Manet, Renoir o Degas, con los que compartió su interés por los temas cotidianos y por la captación de los efectos de luz.


 Berthe Morisot

Su amistad con artistas e intelectuales la convirtió en el centro y en la anfitriona de los debates sobre cuestiones de arte y la actualidad de la época, organizando veladas a las que asistían, entre otros, Manet, Paul Valéry, Félix Bracquemont o Baudelaire.


Berthe Morisot

Al morir su marido Eugéne en 1892, Berthe educó sola a su hija Julia. En 1895 Berthe Morisot murió en París dejando a su hija a cargo de sus dos buenos amigos Edagar Degás y Stephane Mallarmé.
 
 Berthe Morisot
Pastora tumbada, 1891


Berthe Morisot
Pastora desnuda tumbada, 1891
Colección Carmen Thyssen-Bornemisza


Morisot procedió según el estilo académico consagrado para desarrollar la composición definitiva. Pintó el paisaje del fondo (Valle de sean en Mézy, 1891; pintó la cabra (La cabra Colette, 1891); hizo un boceto de la composición, de rápida ejecución, con la pastora tumbada, la cabra y la vista del Sena como fondo. Y sobre todo, para definir la pose de la pastora tumbada, hizo posar a la modelo desnuda, permitiéndole, sin embargo, que se dejara puesto el pañuelo de la cabeza. Los contornos y el modelado del cuerpo de la muchacha están ejecutados con el estilo más contenido y compacto que el que se suele dar en las obras impresionistas de Morisot de finales de la década de 1870 y principios de la de 1880. Ya en 1891 había podido admirar el tratamiento que Renoir daba al desnudo femenino. 
Renoir la visitó en Mézy-sur-Seine durante sus estancias en esta localidad en 1890 y 1891. Al igual que Renoir en esa misma época, Morisot hizo dibujos preparatorios, algunos de ellos en un pequeño cuaderno de apuntes.
Sin embargo, este estudio de desnudo pone de manifiesto que Morisot ejecuta una pose personal que no tiene paralelismo en la obra de Renoir, ni en la de Degas, cuyos desnudos también admiraba profundamente.

   


Hasta bien entrado el siglo XX ser mujer y artista era considerado una contradicción. Las conveniencias sociales que no permitían que la mujer saliera de su ámbito doméstico impidieron que muchas mujeres fueran reconocidas por su talento.


Berthe Morisot

Berthe Morisot, fue la sobrina nieta del artista francés Jean-Honoré Fragonard, provenía de una familia francesa aburguesa. Su madre, al proporcionar a sus hijas, Bertha y Edma, clases de dibujo, sin saberlo, le dio al mundo una pintora, uno de los líderes del movimiento impresionista -eso a pesar del hecho de que las mujeres aún no eran admitidas como alumnas en la Escuela de bellas Artes.


Berthe Morisot
Malvarrosas (detalle) 1884
París. Musée Marmottan


Berthe Morisot
En la orilla del lago, (detalle)
París. Musée Marmottan



Berthe Morisot
Le Berceau (La cuna), 1872
París. Musée Marmottan



La cuna, sin duda alguna, el cuadro más famoso de Berthe Morisot, fue pintado en 1872, en parís. La artista representa en él a una de sus hermanas, Edma, velando el sueño de su hija, Blanche. Es la primera aparición de una imagen de maternidad en la obra de Morisot, tema que se convertirá en uno de sus argumentos predilectos.
la mirada de la madre, la línea de su brazo izquierdo doblado, al que hace frente el brazo también plegado del niño, los ojos cerrados del bebé, dibujan una diagonal resalta todavía más el movimiento de la cortina en el fondo. Esta diagonal relaciona la madre con su hijo. El gesto de Edma, que corre el visillo de la cuna entre el espectador y el bebé, intensifica todavía más el sentimiento de intimidad y amor protector expresado en el cuadro.
Berthe Morisot expone La cuna con motivo de la exposición expresionista de 1874 y fue, por tanto, la primera mujer en exponer con el grupo. El cuadro a penas tuvo repercusión, pero importantes críticos subrayan, sin embargo, su gracia y elegancia. Tras haber intentado venderlo, sin éxito, Berthe Morisot no lo mostrará más y permanecerá en la familia del modelo hasta su adquisición por el Museo del Louvre en 1930.
 
 
Berthe Morisot

En la primavera y el verano de 1890 -y de nuevo en 1891- Berthe Morisot, junto con su esposo Eugéne Manet y la hija de ambos, Julie, alquiló una casa llamada "La maison Blotiére" en Mézy-sur-Seine, cerca de Meulan, a unos cincuenta kilómetros al oeste de París. La casa tenía un huerto y una terraza que daba sobre el Sena.
Morisot pintó varios paisajes en los que plasmó su visita. La cualidad rústica y virgen del lugar le indujeron a tratar temas nuevos. En particular trabajó intensamente en lo que sería su composición más ambiciosa y de mayores dimensiones, dos niñas (una de ellas Julie) cogiendo cerezas.


Berthe Morisot
Cerezo (Cerisier), 1891


Berthe Morisot nació en 1841 en Bourges, Francia, y empezó a dibujar en 1857. El artista Jean-Baptiste-Camille Corot la enseñó apintar al aire libre, y una de las primeras pinturas en la exposición "Le Vue de Tivoli" (1863), es la copia de Morisot de una pintura de Corot. Sólo seis años más tarde, hizo su debut en el salón. En 1868, ella era el modelo favorito de Edouard Manet, y por 1871 su trabajo fue reconocido por Monet y Degas.

 
 
Berthe Morisot


En 1874, Morisot se quedó con la familia Manet en Normandía, durante la cual el hermano menor de Manet, Eugéne, cortejó a Morisot. Era mientras que la pintura "Bateau en construction" que ese verano Eugéne le dijo lo que sentía por ella. Se casaron ese mismo año. Para Morisot, fue un matrimonio de conveniencia; estaba satisfecha con los pretendientes anteriores, y su matrimonio con Eugéne le permitía dedicarse a su carrera.
 

Berthe Morisot

En 1872, Morisot expuso en el Salón, de la exposición de arte de la Académie des Beaux-Art de París, en ese momento considerado el mayor evento del arte e el mundo occidental.

En 1874, Morisot , fue la única mujer en participar en la primera exposición impresionista, que tuvo lugar en la Galería de París, y en 1875 las obras de Morisot, Renoir, Monet y Sisley se vendieron a una casa de subastas de París. Las obras de Morisot lograron el precio más alto -480 francos. 


Berthe Morisot
Jour d'été, 1879
The National Gallery. Londres


Durante 1888-1891, Morisot expuso en París y Nueva York y en 1894 su obra entró en la colección del Museo de Luxemburgo. Las pinturas de este período incluyen tres obras íntimas: "Nu de dos" (1885), "Devant la psique" (1890), y "Sortant du lit" (1888).
En contraste con estas pinturas, íntimas son las tres versiones de "Le cerister" (1891) -una versión más pequeña y dos versiones mucho más grandes- consideradas como obras de las más ambiciosas de Morisot. Las pinturas representan dos chicas que recogen cerezas y se piensa que las pintó dado su interés por la pintura decorativa. 
 
 
Berthe Morisot


Berthe Morisot murió en 1895, a los 54 años, después de contraer una infección pulmonar, y fue enterrada en el panteón familiar en el Cimetiére de Passy en París.


Berthe Morisot
The Cage (La jaula) 1885




Manet
Berthe Morisot






No hay comentarios:

Publicar un comentario