domingo, 1 de junio de 2014

Obras Cómicas. Fiodor Dostoievski (1821 / 1881)


 Vasily Perov Grigorevich (1834 - 1882)
Fiodor Dostoievski

 

Un artista pintó un retrato mío, enfatizando mis particularidades: "Como suelen decir, tú eres un hombre literario", me dijo. Le dejé hacerlo, y más tarde exhibió la pintura. Y ahora leo: "Ve y observa ese rostro, tan enfermo, tan cercano a la locura".Bobok
                                                 
Fiodor Mijáilovich Dostoievski (1821-81) nació en Moscú y estudió en el Colegio de Ingenieros de su ciudad antes de iniciar una precaria carrera como escritor profesional y editor, que se vio interrumpida cuando fue acusado de pertenecer al grupo socialista de M.V. Butashávich -Petrashevski., el 22 de abril de 1849.Dostoievski fue arrestado y encarcelado durante ocho meses.
Eventualmente sería sometido a una falsa ejecución y a una larga condena en Siberia. Estos hechos marcarían su vida y su literatura, fraguando el estilo y las ansiedades inherentes a su obra.
Su vida personal se caracterizó por continuas estrecheces económicas, debido en parte a su situación familiar y en parte a los problemas del escritor con el juego.
Un segundo matrimonio con Anna Grigórievna Snilkina le aporta cierta estabilidad personal y financiera.
Sus cuatro grandes novelas -Crimen y castigo (1866), El idiota (1868), Los demonios (1872), y Los hermanos Karamázov (1880)- datan de esa época. 
Más desconocido es el hecho de que su obra se encuentre enriquecida por una abundante cantidad y variedad  de géneros prosísticos, desde el episodio periodístico hasta la novela corta cómica.
El presente volumen , que incluye tres de estos trabajos menores, ofrece una panorámica de la otra cara de los logros literarios del escritor.

 

"Quién nos rescatará de la seriedad para llegar por fin a ser serios de veras en el plano de un Shakespeare, de un Robert Burns, de un Julio Verne, de un Charles Chaplin. ¿Y Buster Keaton?. Ese debería ser nuestro ejemplo, mucho más que los Flaubert, los Dostoievski y los Faulkner en los que sólo reverenciamos la carga de profundidad mientras olvidamos a Bouvard y Pécuchet", dice Julio Cortázar en La vuelta al día en ochenta mundos. El cronopio se ensaña más todavía con Dostoievski en el mismo texto (...)

Las obras de Dostoievski encarnan una subjetividad centrada en la conciencia que todavía nos representa, y en esa medida ha llegado hasta nosotros como ejemplares de lo que habitualmente como la "condición humana"(...) 

Sin ser obras que puedan ser calificadas de humorísticas, Crimen y castigo, Los demonios o El idiota no estarían hoy en el Olimpo si no nos hicieran reír. Las conversaciones que el estudiante Razumijin mantiene con Puljeria Alexándrovna y Avdotia Románovna y el hilarante circo entorno al extrañísimo estado de Raskolnikov, así como los encuentros de éste y el juez de Crimen y castigo; la relación entre Stepan Trofímovich y Várvara Petrovna, el inefable Kirílov, la ridícula Yulia Miháilovna y su pobre marido el gobernador en Los demonios (...)  Elvira Navarro
                                                         


Cocodrilo

Es más, se saco un guante y comenzó a hacer cosquillas en la nariz del cocodrilo con el absurdo propósito, como nos confesaría más tarde, de hacerle estornudar de nuevo (...) 
Fue en aquel preciso instante terrible cuando un sobrenatural alarido resonó en la habitación (...)

La silueta del cocodrilo evidenciaba que el orondo cuerpo de Iván Matvéch se movía dentro de la bestia. Abrí la boca para emitir otro grito cuando, de pronto (...)

De nuevo le pregunto.¿Qué fue le llevó a meterse dentro de un cocodrilo? Un hombre respetable, un hombre de rango, un hombre felizmente casado...¡Y dar un paso así! ¿Tiene acaso algún sentido?

 

 Bobok

Hoy en día, el humor y el buen estilo se encuentran en vías de extinción y los insultos han sustituido al ingenio...

El más inteligente en mi opinión es el hombre que se llama tonto así mismo una vez al mes, ¡una habilidad extremadamente rara hoy en día! Lo normal por término medio solía consistir en que un tonto se reconociera su estupidez al menos una vez al año, pero ahora eso ya no ocurre. Y las cosas se han complicado tanto que no resulta sencillo establecer la diferencia entre un tonto y un sabio. Ellos hicieron eso a propósito...

 
La mujer de otro
hombre y su
marido debajo
de la cama

Sin embargo, deberían al menos coincidir con nosotros en que  los celos son una pasión que no perdona. Más que eso, son una auténtica desgracia para quienes los padecen.
 

Andrey Remnev



Autor: Fiodor Dostoievski
Título: Obras Cómicas (Cocodrilo, Bobok, La mujer de otro hombre
                      y su marido debajo de la cama)

Prólogo: Elvira Navarro
Traducción: James y Mirian Womack

Editorial: Nevsky Prospects
Nº Páginas: 189 







No hay comentarios:

Publicar un comentario