lunes, 30 de junio de 2014

Konrad Witz (1400-1410 a 1445-1446). Octavio Müller

 

Konrad Witz, un artista alemán
en la encrucijada del Gótico y el Renacimiento

 
Konrad Witz.
Santa María Magdalena y Santa Catalina en una iglesia, ca.1440
Pintura sobre madera de pícea, 162 X 130,4 cm.
Estrasburgo, Musée de L'oeuvre Notre Dame


Nacido entre 1400 y 1410 en la región alemana de Suabia, Konrad Witz fue un pintor de gran originalidad en el contexto de la pintura gótica centroeuropea de la primera mitad del siglo XV. de su producción se conocen apenas  unas treinta obras, todas creadas en su período de trabajo en Suiza, a donde llegó atraido por la celebración del Concilio de Basilea, que acogió esa ciudad desde 1431 y que sería disuelto finalmente en 1449 tras trasladarse a Lausana. Presidido por el cardenal Cesarini como legado del Papa Martín V, el Concilio de Basilea fue el decimoséptimo y el más largo de los concilios ecuménicos, y marcó el definitivo fin del Gran Cisma de Occidente.
Basilea fue seleccionada en 1424 como sede del Concilio, dada su condición de villa imperial ubicada en el corazón de Europa. Desde aquel momento la ciudad suiza se lanzó a los preparativos necesarios para la celebración del evento: se mejoraron los caminos, se pavimentaron las calles, se construyó el puente de Birsfelden, se fundó una Casa de la Moneda (1429), se ampliaron las fortificaciones y se aisló a las prostitutas en dos casas construidas para tal fin, entre otras medidas.
La presencia de los padres conciliares supuso el florecimiento espectacular de la ciudad entre los años 1433 y 1434. la industria del papel fue el área que conoció mayor prosperidad, aunque el sector de la construcción, el comercio de paños y la mercería, los curtidores y los fabricantes de vidrio se beneficiaron también notablemente durante aquel período. La banca experimentó igualmente un gran auge y entre 1433 y 1444 los Medici establecieron, a petición del cardenal Cesarini, una agencia bancaria en la ciudad.
  
 
 Konrad Witz
El emperador Augusto y la sibila de Tibur,
Hoja del Retablo del Espejo de Salvación, ca. 1435
Pintura sobre madera de roble, 117,5 X 96,5 cm.
Dijon, Musée des Beaux Arts.

(Detalle)



(Detalle)


El sínodo atrajo numerosos artistas , cuyo rastro se aprecia en distintas sedes religiosas, como la casa de los Caballeros Teutónicos, la iglesia de los hermanos Predicadores o la iglesia de san Leonardo, para la que Konrad Witz creó el magnífico Heilsspiegel-Altar (Retablo del Espejo de la Salvación, ca. 1435). Para el año de 1439, la peste y la escasez habían acabado de forma abrupta con aquel período de prosperidad en Basilea. Un documento datado en 1447 señala que la esposa de Witz era ya viuda. El artista murió probablemente un par de años antes de esa fecha.

 
 Konrad Witz
La Sinagoga, hoja del Retablo del Espejo de Salvación, ca. 1435
Pintura sobre madera de roble, 86 X 81 cm.
Basilea, Kunstmuseum Basel


En la representación de La Sinagoga, que, sujetando con el brazo derecho las Tablas de la Ley y llevando en la mano izquierda una lanza rota, luce un ligero velo sobre los ojos, que remite a la fe ciega en la Ley antigua, una iconografía que deriva del enfrentamiento doctrinal entre cristianos y judíos.
Muchos ven en el esquematismo de los pliegues de los ropajes y en la rotundidad de las figuras de Witz un espíritu escultórico, reminiscente de las tallas en madera tardogóticas, aunque su colorido y su trabajo de la luz son plenamente pictóricos. 
 


 Poco se conoce de su vida. Se estableció en Basilea hacia 1434 -fecha en la que pasa a formar parte del gremio de pintores de la ciudad- , atraído por las oportunidades de trabajo derivadas de la dinamización producida por el Concilio. En 1444 pasó un tiempo en Ginebra, realizando un retablo destinado a la catedral de san Pedro, uno de cuyos fragmentos, conocido como La pesca milagrosa, se conserva hoy en el Musée d'Art et d'Histoire de esa ciudad. En esta obra puede observarse  una de las primeras representaciones realistas de un paisaje identificable a la pintura occidental.
El magnífico Retablo del Espejo de Salvación, que conocemos por los fragmentos que han sobrevivido, en ellos se despliegan personajes extraídos del Speculum humanae salvationis, un popular devocionario que engloba escenas del Antiguo Testamento como prefiguraciones de otros descritos en el Nuevo.

Konrad Witz
Abraham ante Melquisedec
Hoja del retablo de la Salvación, ca. 1435
pintura sobre madera de roble, 78 X 68,5 cm.
Basilea, Kunstmuseum Basel


(Detalle)


(Detalle)



Quizá lo más llamativo en Witz es la sorprendente expresividad de los rostros y la excelencia en la representación de las manos, dos elementos que explican la potencia de una pintura como El emperador Augusto y la sibila de Tibur.
Una mezcla de fuerza e ingenuidad caracteriza los cuadros de Konrad Witz, y esa extraña mixtura es la que quizá haya hecho que se le relegara al olvido durante más de cuatrocientos años, hasta que el historiador Daniel Burckhardt-Werthemann revisara su obra en 1901. Octavio Müller
 
                                                                                                                           


No hay comentarios:

Publicar un comentario