viernes, 6 de junio de 2014

Hiperión. La caída de Hiperión. John Keats (1795 / 1821)




Keats comenzó a escribir su Hiperión a finales de septiembre de 1818 (el poeta tenía 22 años), lo interrumpió al morir su hermano Tom el 1º  de diciembre del mismo año, recién cumplidos los diecinueve, y lo abandonó definitivamente en abril del año siguiente. Se publicó por primera vez en 1820 en Lamia, Isabella, The Eve of St Agnes, and Other Poems.
El poema describe cómo fueron marginados los dioses pre-helénicos, los Titanes, con la llegada de los nuevos dioses olímpicos, encabezados por Júpiter. Al comienzo del mismo se ve a Saturno y a los demás Titanes derrotados, todos menos Hiperión, el Dios del Sol (...)
La caída de Hiperión no se conoció hasta 1856, cuando lo publicó Richard Monckton Milnes en las Biographical and Historical Miscellanies of the Philobiblion Society, aunque dadas las libertades que se tomó en su transcripción, las ediciones actuales siguen más fielmente el manuscrito de Richard Woodhouse...Fue empezado a escribir a mediados de julio de 1819 en Shanlin, en la Isla de Wight, y abandonado hacia el 21 de septiembre, al parecer por el tono excesivamente miltoniano, que iba adquiriendo. Además de Milton, influye en el  de manera particular el Purgatorio de la Comedia dantesca. 
Al rehacer su anterior versión del mito, Keats adopta una estructura de visión en sueños, en la que Moneta cuenta la caída de los Titanes, pero pronto se centra en la naturaleza de la poesía y el poeta, la distinción entre el poeta y el soñador, y el problema del sufrimiento humano. G.F.
                                                                                                                    

Sir Lawrence Alma-Tadema (1826 - 1912)
En mi estudio,1893 


Hiperión
( fragmento)

Libro I
 
 Lo mismo que en el éxtasis de una noche de estío
los verdes senadores de los inmensos bosques,
los robles, encantados por fervorosos astros,
sueñan, toda la noche sueñan, y no los mueve
nada excepto una brisa gradual y solitaria
que se impone al silencio, y que más tarde muere,
como un flujo del aire de una única ola,
así tales palabras llegaron y se fueron;
dobló ella su amplia frente, llorosa, hasta la tierra,
allí donde su pelo, al caer, se extendiera
como un cojín de seda a los pies de Saturno.
La luna, en suave cambio, irradiara sus cuatro
estaciones de plata en lo alto de la noche...
                    

Sir Lawrence Alma-Tadema


Libro II

En el mismo latir de las alas del Tiempo
Hiperión se arrojó al aire susurrante
y Saturno con Teia llegó al triste lugar
en donde los Titanes y Cibeles penaban.
Era un antro en el cual ni la luz insultante
alumbraba sus lágrimas, ni sus propios lamentos,
que sentían, oían, por el fuerte rugido
de tonantes cascadas y de broncos torrentes...
  
 
Acrópolis  de Atenas, Grecia.


Libro III


¡Oh isla principal de las galanas Cíclades,
Delos, alégrate, con tus olivos verdes,
y álamos, palmeras que sombrean los campos,
y playas en el que el Céfiro entona su canción,
y oscuros avellanos que crecen en la sombra!:
¡Una vez más Apolo es el tema dorado!
¿Y dónde estaba cuando el gigante del Sol
siguió brillando en medio del dolor de sus pares?
Dejó a su hermosa madre y a su hermana gemela...
 

 Partenón de Atenas


La caída de Hiperión
Un sueño


Canto I
 
Los fanáticos tienen sueños con los que tejen
cielos para su secta, lo mismo que el salvaje
desde la más sublime figura de su sueño
supone un paraíso; lástima que no tracen
en vitela ni en hoja rústica de la India
algunas sombras de su  melódico discurso,
sino que sin laurel vivan, sueñen y mueran...
      

Autor: John Keats

Título: Hiperión (Un fragmento)
                      La caída de Hiperión (Un sueño)

Traducción: Gustavo Felaquera
Nota preliminar: Gustavo Felaquera

Edición bilingüe
Poesía Hiperión 428

Ediciones Hiperión, S.L.
Ilustración cubierta: Fragmento de la Gigantomaquia de la Acrópolis de Pérgamo
(Museo de Berlín) 




Roma, cementerio católico.
Tumba de John Keats (1795-1821)
(Fotografía: Giovanni Dall'Orto)






No hay comentarios:

Publicar un comentario