domingo, 22 de junio de 2014

Ceremonia del Té. El buen invitado




La sala de Té (Sukiya) significa literalmente "Casa de la Fantasía" también significa "Casa del Vacío o Casa de la Asimetría". La construcción de la primera Sala de Té independiente se debe al gran maestro Senno Soeki, más conocido como Rikyu, en el siglo XVI, con el patrocinio de Taiko Hideyoshi.




El Sukiya está compuesto en primer lugar por la sala de té propiamente dicha, para reunir sólo a cinco personas, número que recuerda la alegoría clásica de los invitados: "mas que las Gracias y menos que las Musas". A continuación habrá una antecámara, Misuya, donde se lavan y preparan los utensilios necesarios para el servicio de té. Los invitados se reunirán en el pabellón de espera, Machiai, y atravesarán juntos el jardín por un sendero, Roji, hacia la sala de té.





Al entrar en la habitación

* Siéntese frente a la puerta deslizante y ábrala.

* Ponga sus manos suavemente sobre el tatami. 

* Mire hacia el interior de la habitación.

* Inclinese y entre en la sala ( de uno en uno, en silencio, por una puerta que no tendrá más de noventa centímetros de alto, obligación impuesta a todos los invitados, como ejercicio de humildad)


*  *  *

Admire los utensilios

* Acérquese a la mesita

* Reverencia al ornamento floral o pictórico del Tokonoma, cada cual ocupa su puesto.

*  *  *

Pruebe los dulces

* A su llegada, el anfitrión le pedirá que pruebe los dulces.

* Tome la bandeja con ambas manos y levántela en honor y agradecimiento al anfitrión, y vuelva a colocarla sobre la mesa.

* utilizando su mano derecha, tome el trozo de dulce seco que esté más alejado de usted. 

*  *  *

Bebiendo té

* Siéntese y  tome el cuenco de té entre sus manos.

* Haga una reverencia y de las gracias al anfitrión.

* Siéntese y tome la taza con su mano derecha y sitúela sobre su palma izquierda.

* Haga una inclinación de cabeza para expresar agradecimiento.

* Vuelva la taza dos veces -en sentido a las agujas del reloj- para que el lado decorado mire al anfitrión.

* Beba todo el té. 

* Limpie el cuenco con los dedos indice y pulgar y con una servilleta cuidadosamente doblada.

* Vuelva la taza para que el lado decorado esté de nuevo hacia usted y ponga la taza en la parte exterior del primer borde del tatami que haya frente a usted.

*  *  *

Admire y devuelva la taza

* ponga las palmas de sus manos sobre el tatami.

* Mire la taza de cerca para admirarla y recréese en ella. Levántela con ambas manos.

* Apoye los codos sobre las rodillas para no elevarla.

* Mirela de cerca.

* Vuelva el frente o lado decorado para que mire al anfitrión, quien vendrá a recogerla.

* Ambos hacen una reverencia en señal de respeto, disfrutando de un gratificante momento de paz y tranquilidad. 














No hay comentarios:

Publicar un comentario