domingo, 4 de mayo de 2014

Pixar 25 Años de Animación.



CaixaForum Madrid
                                                              





Creada en los años ochenta, la factoría Pixar ha revolucionado el cine de animación mediante el uso de las tecnologías más avanzadas.
Aun así, detrás de cada cortometraje y de cada película producida por Pixar, hay decenas de artistas, que utilizan el dibujo, la pintura,  la escultura o el pastel, técnicas tradicionales que conviven con medios digitales.

La manera de concebir las historias también responde a una forma clásica de concebir el relato, basado en tres conceptos clave (personaje, historia y mundo) que John Lasseter, director creativo de Pixar, considerada fundamentales en las grandes películas de animación. Los increibles. Brad Bird (2004), 115 min.
                                                             
                           

Esta exposición muestra cómo son por dentro las películas que nos han fascinado: cómo se construyen, de dónde surge la trama y cómo se desarrolla hasta llegar a las pantallas de todo el mundo, con personajes y situaciones inolvidables y una fuerza visual arrolladora.

 

Muestra una gran cantidad de bocetos y dibujos que son necesarios para crear las escenas, que revelan la imaginación y el talento de sus creadores y que ponen de relieve la importancia del trabajo en equipo y la colaboración entre artistas de distintos ámbitos.

 
Buscando a Nemo. Andrew Stanton y Lee Unkrich (2003)






"Siempre había pensado que para crear una buena película de animación hacían falta tres cosas: contar una historia emocionante, poblarla de personajes atrayentes y memorables y situar esa historia emocionante y a esos personajes memorables en un mundo increíble. Si logras hacer bien esas tres cosas, el público se dejará llevar y se divertirá de lo lindo." John Lasseter, director creativo de Walt Disney y Pixar Animation Studios

                     







El personaje

Un personaje de una película es un vehículo: hace avanzar la historia y ofrece al espectador algo a lo que aferrarse. Un buen personaje está cargado de deseos, ideas, anhelos y pasiones. En un gran personaje nos vemos reflejados y en ese preciso instante, abandonamos la butaca y nos metemos en la película. Los artistas de Pixar creen que un personaje debe tener entidad suficiente para vivir más allá del marco de la película.







El mundo

Las películas de Pixar ofrecen a sus artistas la oportunidad de crear universos imaginarios y darles vida en la pantalla. Si quisieran mostrarnos el mundo real, bastaría una cámara de cine convencional, pero los lugares a donde quieren llevarnos no existen, así que deben construirse expresamente con gran esfuerzo.



Aunque los mundos de Pixar son imaginarios, no dejan de regirse por determinadas reglas que ofrecen un marco narrativo a las películas. Por ejemplo, aunque los juguetes de Toy Story están vivos, siempre procuran parecer juguetes de verdad delante de los seres humanos. No poseen poderes sobrenaturales y están limitados por su tamaño real. Como nosotros, tienen responsabilidades diarias y deben cuidar las relaciones que los unen.





La historia

El cine de animación no es sólo imágenes en movimiento sino también vidas y conflictos. Pixar dedica unas tres cuartas partes de la creación de una película a la historia, empezando con un concepto original, escribiendo el guión y representando la cinta visualmente mediante storyboards y storycreels. Los segundos son montajes completos preliminares en los que se emplean las ilustraciones del storyboards o guión gráfico acompañadas de diálogos, música y efectos sonoros provisionales.





La construcción de la trama es un largo proceso de colaboración en el que se cuentan distintas versiones de la historia se mejoran, se pulen, se cuidan y se destilan hasta obtener su esencia que es lo que acaba apareciendo en la pantalla.

  





No hay comentarios:

Publicar un comentario