viernes, 23 de mayo de 2014

Cancionero (Antología). Miguel de Unamuno (1864 - 1963)


Frédéric Bazille. Reunión de familia, 1867
                                                                                                                                                                                      

Federico Zandomeneghi
Place d'Anvers, París
                                                                        

I

Mira, Josué, no te engañes,
no pares el sol, la lucha;
deja correr a las horas,
que es cada hora la última.
También la lucha de noche;
también durmiendo de duda;
también muriendo se vive,
no hay respuesta sin pregunta.
                          "No podéis ir donde vaya",                       
 dijo Jesús a la turba,
y los judíos dijeron:
"es que suicidarse busca".
Ni el Hacedor se suicida,
ni el Sol se apaga; sepulta
su lumbre bajo la tierra
cuyas entrañas alumbra.
Deja, Josué, que la noche
traiga la paz de la cuna;
mañana será otro día;
tanto da siempre que nunca.
                                                                        
                                     

Odilon Redon


199

¡Qué silencio bajo tierra
al pie del negro ciprés!
El gemido de las olas
daba al silencio mudez.
Y tiritaba la yerba,
¡Qué verdura en desnudez!
y con rocío marino
se empañaba en azulez.
La paz con sus alas muertas
cubría al mundo otra vez,
sombras, íbanse recuerdos
derritiéndose...
                                                             
                                         
 
Claude Simard





233

Viejecitas encorvadas
montañuelas de mi tierra,
¡qué centenares de siglos
os han llovido su esencia!
Hizo polvo a la arrogancia 
de vuestras rocas de cresta
y el polvo se hizo verdura
y la verdura terneza.
Y hoy blandas boronas verdes
contra el suelo, tan risueñas,
con niñez de nieto os veo
viejecitas de mi tierra!
       
   
Claude Simard


319

Verde puro, sin azul,
sin amarillo,
sin cielo ni tierra, sólo
verde nativo,
verde de yerba que sueña,
verde sencillo,
verde de conciencia humana,
sobre camino,
sin suelo, orilla ni término,
verde vacío,
verde de verdor que pasa,
de roble altivo,
para mis ojos sedientos
abismos místicos.

                                        



                               
Claude Simard
El vendedor de helados


594

              
Hoy es la eterna anécdota de cada día,
la cotidiana;
de noche se me hará categoría,
me anudará el mañana
al que lo fue: el ayer;
flores que fueron sueñan bajo el verde,
nada se pierde;
el padecer es la flor del hacer.
En padecer el corazón se salva,
retorna al revivir;
la luz del alba
devora la sombra del porvenir.
                                             

                                                                                    
Claude Simard


807

Es revolver la canción,
poeta, tu sacrificio;
deja al coplero de oficio
cantar la revolución.
                         
                                                                          
 
Claude Simard

                  
                                       
Miguel de Unamuno


Cancionero de Unamuno, canción ininterrumpida a lo largo de toda una vida entregada a la poesía en los huecos del quehacer diario de profesor, ensayista, de novelista, de hombre de su tiempo.
Casi dos mil poemas reunidos en él permiten esta meditada y significativa antología, donde quizá se encuentra lo mejor de la poesía de Unamuno y lo más espontáneo de su pensamiento.

"Acabo de arrojar a la indiferencia del público un tomo de poesías propias", escribe dolido Unamuno poco después de la publicación de su primer libro de versos, allá por el año 1907.
Hubo quién señaló -Rubén Darío- que Unamuno era , ante todo, poeta , y de una gran calidad. Sus versos junto a los de Machado, son el exponente máximo de la generación del 98.
Al morir repentinamente, el 31 de diciembre de 1936, en Salamanca, dejó una sola obra inédita, el Cancionero, que fue publicado en su totalidad en 1953, y cuya edición fue preparada celosamente por el Instituto Hispánico de los Estados Unidos bajo la intervención y dirección de Federico de Onís.



Titulo: Cancionero (Antología)
Autor: Miguel de Unamuno

Selección e introducción: Antonio Ramos Gascón
Taurus Ediciones, S.A.
Nº Páginas: 118








No hay comentarios:

Publicar un comentario