sábado, 8 de marzo de 2014

Obra Selecta. Azorín (1873 - 1967)


Ignacio Zuloaga (Éibar 1870 / Madrid 1945)
Azorín, 1941


Mediada la mañana o al atardecer  de los plácidos días otoñales y de los días invernizos gratos, discurre por las calles madrileñas un caballero alto, delgado, rasurada la faz, gris el cabello, pulcro y sencillo en el vestir, en la diestra un ligero bastón, aprehendiendo con la mirada la multitud que se apresura, en contraste con el paso sosegado de este hombre señero, solo, melancólico, ante quien algunos transeúntes se descubren y otros dicen a sus amigos o a sus esposas: "Ese señor es Azorín". 

José Augusto Trinidad Martinez Ruiz "Azorín" nace un domingo 8 de junio de 1873, en Monóvar, hijo de María Luisa Ruiz Maestre y de Isidro Martínez Soriano.


 


"¡Hay, muchas veces con la fantasía he querido suplir la realidad!"

Azorín: El espejo irónico        


Hace dos días que estoy en este convento de santa Ana. Está rodeado de extensos pinares; los frailes son buenos, se respira un dulce sosiego. Yo no hago nada; apenas escribo de cuando en cuando seis u ocho cuartillas...

Las confesiones
de un 
pequeño Filósofo

A Don Antonio Maura, a quien debe el autor de este libro el haberse sentado en el Congreso: deseo de la mocedad.- Azorín

Quiero escribir algunas líneas para esta nueva edición de mi libro. Lo mejor será que yo cuente dónde lo he escrito. Lo he escrito en una casa del campo alicantino castizo. El verdadero Alicante, el castizo, no es el de la parte que linda con Murcia, ni el que está cabe los aledaños de Valencia: es la parte alta, la montañosa, la que abarca los términos y jurisdicciones de Villena, Biar, Petrel, Monóvar, Pinoso. En uno de estos términos está la casa en que yo...
 



Un Hidalgo
 
Es en 1518, en 1519, en 1520, en 1521 o en 1522. Este hidalgo vive en Toledo; el autor desconocido de El lazarillo de Tormes ha contado su vida. La casa es grande, ancha; tiene un zaguán un poco obscuro, empedrado de guijarros menuditos; sobre la puerta de la calle hay un enorme escudo de piedra, el balcón es espacioso, con barrotes trabajados en forja; y allá dentro del edificio, a mano izquierda, después de pasar por una vasta sala que tiene una puertecilla en el fondo...


Federico Zandomeneghi


Una criada
(1590)

Las criadas forman en nuestra vida una de las más queridas ilusiones, ¿Quién no recuerda a María, a Isabel o a Remedios, aquella linda muchacha de ojos azules, traviesa, ligera, que cuando éramos niños traveseaba con nosotros? ¿No vemos al surgir su figura en nosotros un jardín, una glorieta de pueblo, con evónimus llenos de polvo, con unos faroles puestos en postes de madera, un poco inclinados por los furiosos vendavales del invierno?... 


 * * *

He vuelto a leer el Quijote. Lo he leído en una flamante edición. Se compone esta edición de cuatro tomitos manuales, editados por Calpe. El papel es alisado y la estampación clara. Y mientras leía, yo imaginaba la historia que va contada. He querido creer que esos fueron los primeros frutos de la santa predicación de Don Quijote. ¡Y cuántos más se habrán producido a lo largo del tiempo! ¡En cuántos corazones habrá puesto la lectura del maravilloso libro un poco de idealidad, un poco de abnegación, un poco de heroísmo! 1924
    

 (...) Y hemos bebido. Por los cristales del balcón ha entrado un vívido rayo de sol de España. Hemos visto a lo lejos un pedazo de llanura -la Mancha- en que se levantaba un grupo de álamos tembladores. Se escuchaba una copla que melancólicamente decía:

Hasta los suspiros míos
son más dichosos que yo.
Ellos se van y yo quedo,
ellos se van y yo no.



Autor: Azorín
Título: Obras selectas de "Azorín"
Editorial: Gráficas Ultra, S.A.



Ilustraciones: José González de Ubieta
Nº Páginas: 1510








No hay comentarios:

Publicar un comentario