sábado, 1 de febrero de 2014

Sebastiáo Salgado.


El fotógrafo brasileño Sebastiáo Ribeiro Salgado nace en Aimorés, en el estado de Minas Gerais (Brasil) el 8 de febrero de 1944. Después de haber estudiado economía Salgado comenzó su carrera como fotógrafo profesional en 1973 en París. En colaboración con las agencias de fotos Sigma, Gamma y Magnum Photos hasta 1994, cuando él y Léila Wanick Salgado formaron Amazonas Images, una agencia creada exclusivamente para su trabajo.

"Genesis"  se propone ir en busca de paisajes, fauna, vegetación y pueblos ajenos al mundo moderno. El atractivo de la aventura es inmenso y, al estilo de las antiguas expediciones las fotografías pretenden revivir la conquista de los territorios donde lo ignoto y los rincones vírgenes parecen reflejar el planeta intacto. Siendo esa naturaleza imaginada clave como experiencia estética, no obstante, nos arrastra ineludiblemente a la reflexión ética. Nos lleva a plantear dónde situar la realidad de esa naturaleza, oscilante siempre entre la nostalgia de un pasado perfecto y la realidad de unos paisajes que entran de lleno en la preocupación de la sostenibilidad responsable.



Caixaforum. Paseo del Prado, 36         


Sebastiáo Salgado

Génesis


Sebastiáo Salgado ha viajado a más de 100 países para sus proyectos fotográficos. La mayoría de ellos, además de aparecer en numerosas publicaciones de prensa, también se han presentado en libros. Exposiciones itinerantes de este trabajo han sido, y siguen siendo, presentados a lo largo del mundo.
Sebastiáo Salgado ha sido galardonado con numerosos premios fotográficos en reconocimiento de sus logros. Es Embajador de Buena Voluntad de Unicef y miembro honorario de la Academia de las Artes y las Ciencias de los Estados Unidos.





Génesis se estructura en cinco apartados; cada uno de ellos representa una extensa región con varios ecosistemas y colectivos humanos.

La Antártida y los confines del sur: Georgia del sur, las Malvinas, el archipiélago de Diego Ramírez y las islas Sándwich.

Los santuarios: las islas Galápagos, Indonesia, Papuasia y la isla de Siberut, en Sumatra, y los ecosistemas de Madagascar.

África: del delta del Okavango en Botswana y el parque de Virunga en la triple frontera entre Congo, Ruanda y Uganda, al desierto del Kalahari, las áreas meridionales de Etiopía o los desiertos de Argelia y Libia.

Las tierras del norte: paisajes de Alaska y de la meseta del Colorado en Estados Unidos, el parque nacional de Kluane en la isla de Baffin (Canadá) y las regiones septentrionales de Rusia, el norte se Siberia y la península de Kamchatka.

La Amazonia y el pantanal: vistos desde el espacio, recuerdan a un gigantesco árbol de la vida que extiende sus brazos y manos desde el corazón del Brasil hacia los países vecinos.




Sebastiáo Salgado

Génesis

A finales de 1990, tras varias décadas de trabajo en todo el mundo fotografiando las grandes transformaciones demográficas y culturales de nuestro tiempo, Sebastiáo Salgado regresó a su lugar natal, una finca ganadera en el Vale do Rio Doce, en el estado de Minas Gerais, en Brasil. Las tierras antes fértiles, rodeadas de vegetación tropical, con una exuberante diversidad de especies vegetales y animales, habían sido victimas  de un proceso de deforestación y erosión.
La naturaleza parecía agotada. Su esposa Lélia Wanick, tuvo idea de replantar un bosque con las mismas especies autóctonas y recrear el ecosistema que Salgado había conocido de niño.
Poco a poco, los animales fueron regresando hasta conseguir un completo renacer, y actualmente, la finca (de 700 metros cuadrados) es un espacio protegido. 

Esta extraordinaria  experiencia se encuentra en la base del nuevo proyecto fotográfico de Sebastiáo  Salgado: Génesis. En un principio fue concebido como una denuncia de la desaparición de espacios únicos del planeta, pero las vivencias cotidianas de la finca del Valle do Río Doce llevaron a Salgado a cambiar el signo de su investigación. A lo largo de ocho años, en treinta y dos viajes terrestres y marítimos, ecosistemas y comunidades humanas que se han mantenido intactas.



Léila Wanick y Sebastiáo Salgado


El resultado es un canto a la majestuosidad y la fragilidad de la tierra, y una advertencia de lo que se puede perder. Salgado ha fotografiado espacios intactos distribuidos por casi la mitad de la superficie del planeta: gigantescos desiertos y tierra heladas de la Antártida, bosques tropicales y templados, cordilleras de imponente presencia...
"Mis proyectos anteriores, Trabajadores, Éxodos y muchos otros, fueron periplos a través de las tribulaciones de la humanidad -recuerda-. Este, sin embargo fue mi homenaje al esplendor de la naturaleza. Al viajar a pie, en embarcaciones, avionetas o globos, mientras fotografiaba volcanes, icebergs y junglas, contemplé un mundo que no ha cambiado en milenios".
 








Mursi y mujeres Surma. Pueblo Mursi de Dargui en el Parque Nacional Mag. cerca de Jinka. Etiopia, 2007.



Mujer Himba en Oruanda, un grupo compuesto por mujeres, los hombres habían ido muy lejos con la manada de ganado en busca de agua y pastos.. Kaokoland, Namibia 2005.




 Confluencia de los ríos Colorado y Pequeño Colorado del territorio Navajo. Arizona EE.UU. 2010



Pingüinos de cara blanca (Picoscelis Antártica) en un iceberg situado entre Zavodovski e Islas Visokoi. Islas meridionales  del archipiélago Sándwich, 2009.




Ballena franca austral, Patagonia. Argentina 2004.







Se paran, y son capaces de soportar ese frío, los Nenets nómadas al norte del río Ob, dentro del Círculo Polar Ártico, península de Yamal. Siberia 2011.




Anavihanas, es el nombre dado alrededor de 350 islas boscosas en la brasileña Río Negro, forman el archipiélago más grande del mundo interior. Cubriéndo 1000 kilómetros cuadrados de la Amazonia empiezan a 80 kilómetros al norte-oeste de Manaos y se extienden a unos 400 kilómetros por el Río Negro. Brasil, 2009.



 Las mujeres de la aldea Zó é de Towari Ypy son de las muchas que utilizan el fruto rojo del achiote (bixa orellana) para pintarse el cuerpo. También se emplea en la cocina. Pará (Brasil) 2009.



Baobab de Moramba, Madagascar 2010.




Más de doscientas  fotografías en blanco y negro que son el testimonio de una larga coexistencia del hombre con la naturaleza, y una oda visual a un mundo que debemos proteger.







CaixaForum Madrid se suma a la oferta cultural que la ciudad de Madrid posee en el Barrio de las Letras, junto al Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, el Museo Thyssen-Bornemisza y el Museo Nacional del Prado. La Obra Social "la Caixa" ha rehabilitado la antigua Central Eléctrica del Mediodía para alojar en ella CaixaForum Madrid.

El diseño ha sido realizado por el prestigioso equipo profesional de Jacques Herzog y Pierre Meuron, de suiza, ganadores del premio Pritzker de arquitectura.

Tras su intervención, el edificio conserva la fachada original, uno de los pocos escasos edificios, industriales modernistas que existen aún en la ciudad. En el interior del edificio, destaca su escalera principal, el hueco se ensancha progresivamente de forma ascendente, en un virtuosismo de ingenieria para el que se han utilizado moldes de goma.











No hay comentarios:

Publicar un comentario