viernes, 14 de febrero de 2014

La maestría de Giuseppe Arcimboldo (1527 - 1593)


Giuseppe Arcimboldo
 Autorretrato.



Giuseppe Arcimboldo
Boceto para un trineo formado como una cesta de flores, 1587
Gallería Uffizzi, Firenze (Italy)




Fundación Juan March
Castelló, 77. Madrid
 

 
Giuseppe Arcimboldo (Milán 1527 - Milán, 11 de julio de 1593) fue un pintor italiano, conocido sobre todo por sus representaciones manieristas del rostro humano a partir de flores, frutas, plantas, animales u objetos.

La maestría de Arcimboldo aflora en la Fundación Juan March, la institución madrileña exhibe dos obras del artista italiano, hasta ahora inéditas para el público.




Una exposición de pequeño formato, con pocas pero exquisitas obras y un montaje sumamente cuidado. Se exponen Flora y Flora Meretrix, dos magnificos óleos sobre tabla realizados por Giuseppe Arcimboldo en 1589 y alrededor de 1590 respectivamente pertenecientes a colecciones privadas.




Se trata de dos de sus características teste composte, "cabezas compuestas" realizadas con un virtuosismo de miniaturista excepcional a base de flores, pequeños animales y otros elementos del mundo natural relacionados con el asunto a representar pero únicamente reconocibles al contemplar de cerca las obras.




La fantasía e ingenio de la obra de Arcimboldo fascinó a sus contemporáneos, pero tras su muerte su obra cayó en el olvido del que no saldría hasta los años treinta del siglo pasado, cuando Alfred H. Barr Jr., el fundador y primer director del MoMa de Nueva York, lo reivindica como precursor de surrealistas y dadaistas y lo empareja con estos en la célebre exposición Fantastic Art, Dada, Surrealism (1936-37).



La Fundación Juan March cuenta en esta ocasión con la colaboración especial de Miguel Falomir, Jefe del Departamento de Pintura Italiana y Francesa (hasta1700) del Museo Nacional del Prado.




Enmarcar a Arcimboldo

Giuseppe Arcimboldo es uno de los pintores que mejor encarnan el espíritu manierista.Su arte análogo a la arquitectura practicada por Miguel Ángel, uno de los primeros exponentes del manierismo: una reinterpretación juguetona y anárquica de lo clásico, que deforma y exagera diversos elementos rehaciéndolos con imaginación e inventiva.
Este conjunto de obras de diversa índole -arquitectónicas, talladas de orfebrería y gráficas- creadas en las décadas 1550 y 1560 ilustra el nexo estilístico en el que Arcimboldo desarrolla su labor, y nos indica como pudieron ser los marcos originales de sus retratos. Aún hay otra técnica significativa en esa época que muy bien pudo servir como influencia para esta cuestión: las pietre dure o taracea en piedra dura.
Esta técnica se descubrió durante el Renacimiento; en un primer momento se copiaron las piezas de piedra incrustada y los mosaicos de la Roma clásica y luego se reinterpretaron al gusto de la época.
Los materiales también diferían delos mármoles jaspeados en tonos terrosos que empleaban las taraceas en piedra de la Roma clásica y el Renacimiento. A lo largo de la segunda mitad del siglo XVI y principios del XVII, los artistas que trabajaban con pietre dure imitaron el uso manierista de los pigmentos, armonizando los vivos colores de piedras semipreciosas como ágata, amatista, lapislázuli, malaquita o cristal de roca, e incluso llegaron a superponer láminas de alabastro transparente sobre los óleos y dibujos para enriquecerlos todavía más. La variedad de los materiales empleados amplió enormemente la paleta de tonos y matices, lo que alejó aún más esta técnica artesanal de los originales diseños abstractos de las Pietre dure




Estas obras de arte intrincadas y coloristas generaron un nuevo estilo de enmarcado cuya inspiración provenía de diversas fuentes: por un lado, de los festones decorativos en pietre dure de muebles y paneles; por otro, de los retablos arquitectónicos elaborados con mármoles multicolores, y, por último, de los bargueños que combinaban paneles pintados y enmarcados con franjas de taracea y columnas de piedras semipreciosas. Este conjunto de influencias dio lugar a dos tipos de marco: los marcos de edículo o tabernáculo con taracea de madera o falso mármol policromado, y los marcos cassetta de friso ornamentado con engastes planos y cartuchos de piedra. Ambos estuvieron de moda desde mediados del siglo XVI hasta bien entrado el XVII, período durante el cual fueron cobrando una complejidad casi de orfebrería.
No parece probable que los surrealista retratos de Arcimboldo estuvieron enmarcados de este modo; sin embargo, es posible que los rodeara la versión cassetta la de estos marcos con incrustaciones de gemas verdaderas o pintadas. Lynn Roberts y Paul Mitchell
 
           
Giuseppe Arcimboldo
Caballo del arnés
Gallería Uffizzi (Firenze)





¿Yo soy Flora, o flores?
Si flor, ¿cómo de Flora
Tengo la sonrisa en el semblante? Y si soy Flora
¿Cómo Flora es sólo flores?
¡Ah! flores no soy, y no soy Flora
Más bien soy Flora y flores
Flor viva, viva Flora
Mil flores, una Flora
Que las flores hacen a Flora, y Flora a las flores
¿Sabes como? Las flores en Flora
Trocó el sabio pintor, y a Flora en Flores

                                                         Gregorio Comanin     


  


No hay comentarios:

Publicar un comentario