domingo, 19 de enero de 2014

La pasión de la lluvia. Kikí Dimulá




Erebo


Asomada 
a la oscuridad de mi alma
 mostraré pobres versos
aislados por el imprevisto temporal
que hirió de muerte
aquella tenue aurora mía.

Mucho dirán estos versos,
lo veréis, lo leeréis.
Sólo el último verso
callará.
Mirando con tristeza los anteriores
llorará.






Melancolía


Sobre el cielo se cierne una gran oscuridad.
Y apenas me toma en su regazo la ventana,
con una mano         
a la habitación arrastro
de la calle su increíble soledad,
con la otra cojo     
un puñado de nubes
que en mi alma siembro.



 

Eclipse
 
¿Habéis observado mi apariencia?
¿mi eclipse, al fin, total?

Poseedora de un discreto firmamento
de uso personal
escribía mis versos
mientras deambulaba por él:
en pocas palabras, cumplía dignamente mi destino.

Pero ayer,
a eso de media noche,
sin ningún motivo aparente,
yo, pequeño planeta lírico,
sufrí un eclipse casi total.





Anuncios

Se dispone de una desolación
en excelente estado
y un amplio atolladero.
A precio de saldo.

Se vende terreno
fértil y sin explotar
por falta de suerte y ánimo.

Y tiempo
listo para estrenar.

Información: atolladero.
Hora: cualquiera.





Incompatible

Todos mis poemas sobre la primavera
quedan sin acabar.

Culpa de la primavera que siempre se apresura.
Culpa de mi ánimo que siempre se rezaga.

Por eso me obligo
a completar
casi cada uno de mis poemas sobre la primavera
con un tiempo otoñal.





Ars Gratiae  Artis

No sé dónde buscarte.

¿En los preparativos de mis versos o
en la ruidosa asamblea de mis instintos?

¿En las incitaciones de la tarde,
en las sugerencias de marzo,
en nuestro encuentro de ayer,
-en mis gritos de ayer-
o en alguna amargura mía del mañana
que guardas en secreto?





¿Por qué La pasión de la lluvia?

La elección de uno de los poemas de Kikí Dimulá, "La pasión de la lluvia", como titulo general de la antología que hemos traducido no ha sido gratuita. Este poema, además de destacar por su calidad excepcional, refleja de manera magistral las preocupaciones de su autora y los aspectos formales de su poesía.
Forma parte del libro Lo poco del mundo, publicado en 1971. Memoria y ausencia son los dos ejes entorno a los cuales gira todo el poema y, podríamos añadir, toda la obra de Kikí Dimulá. Motivos que se acentúan y adquieren total protagonismo en los libros Saludos nunca (1988) y La adolescencia del olvido (1994) dedicados a su marido.
La lluvia, otro motivo recurrente en la poesía de Dimulá, se erige aquí en protagonista y elemento catalizador del desenlace del poema. Una lluvia que podría erigirse en metáfora de toda su obra que, de forma discreta, sin grandes aspavientos, gota a gota, te empapa por completo y cala hasta lo hondo (...)



La pasión de la lluvia

Entre lo lógico y lo ilógico
empezó la lluvia a deshacer la medianoche
con ese sonido siempre derrotado
tuu, tuu, tuu,.
Sonido sostenido, evocador, solitario,
sonido corriente de lluvia corriente.

Pero lo ilógico
contra escritura y otra lectura
me enseñó de los sonidos.
Y toda la noche escucho y leo la lluvia,
te con u , u junto a te,
cristalinas letras que chocan
y susurran un tú, tú, tú,

Cada gota un tú,
toda la noche
el mismo inexplicable sonido,
interminable sonido,
interminable y necesario tú,
balbuceante lluvia
como un intento náufrago
de contar algo extenso
y dice sólo tú, tú, tú,
nostalgia monosílaba,
intensidad lacónica,
en tú como recuerdo,
otro como reproche
y como fatalidad,
canta lluvia por una ausencia,
canta vigilia por una palabra,
mucho me aturdió anoche la lluvia
con esa parcialidad suya
todo tú, tú, tú,
como si todo lo demás no contara
sólo tú, tú, tú.
 
     

Colección Romiosyne
(Director. Juan José Tejero)

Editorial Point de Lunettes,








Vasilikí Radú (Kikí Dimulá) nació el 6 de junio de 1931 en el nº 42 de la calle Pitia de Atenas, una calle en la que la poetisa pasará la mayor parte de su vida. Dimulá es sin duda la más grande poeta en activo de las letras griegas y una de las voces líricas más originales de la literatura universal. Su compatriota, el poeta y escritor Nicos Dimu va incluso más allá al calificarla "como la más grande poeta griega desde Safo". Y este puesto de honor lo ha logrado gracias a la frescura y originalidad de su obra, la creación de un lenguaje provocativo y audaz, al uso de una sintaxis que parece romper con cualquier regla académica y la configuración de un universo temático propio, en el que rescata y trasciende la cotidianidad por medio de un imaginario de gran riqueza (...)

La colección Romiosyne dedica su 2º volumen a la gran poeta griega. En él, se presenta por primera vez en edición bilingüe griego-español, una amplia selección de diez de los doce libros de poemas que Kikí Dimulá ha publicado hasta la fecha: Érebo (1956), En ausencia (1958), Sobre las huellas (1963), Lo poco del mundo (1971), Mi último cuerpo (1981), Saludos nunca (1988), La adolescencia del olvido (1994), De un minuto juntos (1998), Sonido de alejamientos (2001), El césped del invernadero (2005), Nos hemos trasladado al lado (2007) y Hallazgos (2010).

Todos los poemas recogidos  en la antología La pasión de la lluvia -que lleva el título de uno de ellos-, se publican por primera vez en español y muchos de ellos -especialmente la selección recogida de su último libro Hallazgos- no han sido traducidos aún a ninguna otra lengua.


2º Premio Nacional de Poesía (1972)
Premio Nacional de poesía (1989)
Premio de la Fundación Uranis de la Academia de Atenas
Premio Aristión de las Letras ( a toda su obra)
Miembro de la Academia de Atenas (2002)
premio Europeo de Literatura (2009)

 

1 comentario: