sábado, 28 de diciembre de 2013

Epitafio. Dieciocho cantares de la patria amarga. Yannis Ritsos (1909 - 1990)



Epitafio

"A los heroicos trabajadores de Salónica"

(Salónica. Mayo de 1936. Una madre, en mitad de la calle, llora a su hijo asesinado. A su alrededor y sobre ella, zumban y se rompen oleadas de manifestantes -obreros del tabaco en huelga-. Ella continúa su treno):



2. Charla con una flor


-Flor que sales escondida
de la grieta de la roca
¿de dónde son tus colores?
¿Y el tallo en el que te posas?

-Del interior de la piedra
mamé sangre gota a gota.
Tejí un pañuelo rosado
y trenzo el sol que me dora.



 3. Emboscada


Así, al acecho, furtivas,
fueron creciendo las noches
y la canción arraigó,
árbol sin fin, como un roble.

Entre alambradas los unos,
los otros en el innoble
destierro sacan un "ay"
de hoja de chopo salobre.





12. Niñas flacas


Niñas flacas, niñas pobres 
recogen sal en la orilla
y, amargas, en vez del mar,
ven una pena infinita.

Una blanca vela alegre
las saluda desde arriba
y como no la han mirado
se vuelve negra y marchita.



"Creo en la poesía, en el amor, en la muerte, por eso exactamente creo en la inmortalidad. Escribo un verso, escribo el mundo. Existo; existe el mundo. De la yema de mi dedo meñique fluye un río. El cielo es siete veces azul. Esta claridad es al mismo tiempo la primera verdad, mi última voluntad." 
                                                    Versos del poeta inscritos sobre su lápida.


18. No llores por la Romiosyne

No llores por la romiosyne, ahí donde la ves a punto de doblegarse
con el puñal en el vientre, con la soga al cuello,

mírala, de nuevo se levanta, llena de furia y vigor
y atraviesa a la bestia con el arpón del sol.





Autor: Yannis Ritsos
Título: Epitafio. Dieciocho cantares de la patria amarga

Edición original en griego con la caligrafía del autor
Traducción, prólogo y notas: Juan José Tejero

Versión en romances y cantares castellanos: Manuel García
Cuidado del texto y la edición: Manuel García y Juan José Tejero
Diseño, maquetación y cubiertas: María Jesús Casermeiro Castro

Colección: Romiosyne
Director de la colección: Juan José Tejero

Asesores literarios: A. Martínez y M. García
Editorial: Point de Lunettes
Nº Páginas: 166 



Yannis Ritsos es uno de los más grandes poetas griegos y uno de los más prolíficos. Su biografía abarca más de cien títulos entre los que también se incluyen obras de teatro y novelas. La riqueza de sus imágenes, su alcance universal y una exquisita sensibilidad para la lírica han encumbrado su poesía a lo más alto de la literatura del siglo XX, a la vez que su carismática personalidad y su integridad moral, que le mantuvo siempre al lado de los mas débiles en los momentos más difíciles de la historia reciente de su país (la dictadura militar, la invasión nazi, la guerra civil, la dictadura de los coroneles), hicieron de él uno de los personajes más queridos de su tiempo.



Epitafio y Dieciocho cantares de la patria amarga son dos de sus obras más emblemáticas, entre las que también destacan Sonata del claro de luna, Testimonios, Romiosyne o La señora de las viñas.
Epitafio, basado en un acontecimiento real, es un treno desconsolado de veinte estrofas en el que una madre llora a su hijo muerto en medio de la calle.
Dieciocho cantares de la patria amarga son dieciocho poemas breves de contenido político y popular en donde Ritsos anima al pueblo griego a liberarse de sus opresores. Ambas obras comparten la intensidad con la que fueron escritas.


Tumba de Yannis Ritsos en Monemvasiá


Dimitri Papagueorguiu


Una joya de la literatura universal, un libro de cabecera.





No hay comentarios:

Publicar un comentario