lunes, 23 de diciembre de 2013

Miguel Delibes (1920-2010) El camino



Daniel el Mochuelo intuye a los once años que su camino está en la aldea, junto a sus amigos, sus gentes y sus pájaros. Pero su padre quiere que vaya a la ciudad a estudiar el Bachillerato.
A lo largo de la noche que precede a la partida, Daniel, insomne, con un nudo en la garganta, evocará sus correrías con sus amigos -Roque el Moñigo y Germán el Tiñoso- a través de los campos, descubriendo el cielo y la tierra, y revivirá las andanzas de la gente sencilla de la aldea.



La simpatía humana con esta mirada infantil nos introduce en el pueblo, haciéndonos conocer toda una impresionante galería de tipos y la fuerza con que a través de rasgos frecuentemente caricaturizados se nos presentan siempre netos y vivos es uno de los grandes aciertos de esta novela.

Feliz evocación de un tiempo cuyo encanto y fascinación advertimos cuando ya se nos ha escapado entre los dedos. El camino es, por su amalgama de nitidez realista, humor sutil, nostalgia contenida e irisación poética no sólo una de las mejores novelas de Miguel Delibes, sino también,una de las obras maestras de la narrativa contemporánea.



(...) Y se retiro de la ventana violentamente, porque sabía que iba a llorar y no quería que la Ucauca le viese. Y cuando empezó a vestirse le invadió una sensación muy vívida y clara de que tomaba un camino distinto del que el Señor le había marcado. Y lloró por fin.



Miguel Delibes nació en Valladolid en 1920. Se dio a conocer como novelista con La sombra del ciprés es alargada, Premio Nadal 1947. Su extensa obra literaria le ha valido numerosos galardones, entre ellos el Nacional de Literatura (1955), el Premio Nacional de las Letras (1991) y el Premio Cervantes (1993). En 1973 fue elegido miembro de la Real Academia, ocupando el sillón "e". Falleció en 2010.


Miguel Delibes







Mandalas
 
En oriente encontramos el mandala quintaesencia del laberinto, que muestra en su centro la flor de loto, símbolo de la luz de las tinieblas, o al mismo Buda, acceso final del ser humano al radiante esplendor de la eternidad.

 "Mandala" significa "círculo", las tradiciones tibetanas lo representan tanto por "centro" como por "lo que rodea". En realidad, un mandala representa una serie de círculos, concéntricos o no, inscritos en un cuadrado, en este diagrama trazado con hilos de color o con polvo de arroz coloreado por los monjes tibetanos, vienen a ocupar su puesto las divinidades del panteón tántrico.

 El mandala representa, pues, una imagen del mundo y, al mismo tiempo, un panteón simbólico.Entre otras cosas, la iniciación consiste, para el neófito, en penetrar en las diferentes zonas y acceder a los diferentes niveles del mandala. Este rito de penetración puede considerarse equivalente al ritual tan conocido de caminar alrededor de un templo. Por otra parte, puede establecerse un paralelismo entre el debutante que empieza a concentrarse en un mandala y la inicicación por penetración en un laberinto. Además, algunos mandalas tienen un carácter netamente laberintico.

 La función del mandala puede considerarse, al menos doble, lo mismo que la del laberinto. Por una parte, la inserción de un mandala dibujado en el suelo equivale a un ritual de iniciación. Por otra, el mandala "defiende" al neófito de toda fuerza exterior nociva, y le ayuda a concentrarse, a encontrar su propio "Centro".

 Cualquier templo indio, visto desde arriba o en proyección sobre un plano, es un mandala; es decir, a la vez es un microcosmo y un paneón. 
    


¿Por qué se necesita todo esto? 

Sencillamente, porque para algunos, necesitados de una experiencia mística o religiosa más profunda, no serían suficientes según qué ritos y era necesario algún tipo de "experiencia personal" para reanimar en la conciencia de cada uno ciertos símbolos primordiales.
 De ahí que ciertas escuelas tántricas renuncien al mandala exterior y recurran a mandalas interiores, como soporte de la meditación, para concentrar y evitar la dispersión, pero también para identificar el mandala con el propio cuerpo.
 

 





No hay comentarios:

Publicar un comentario