jueves, 14 de noviembre de 2013

Blas de Lezo (1689 - 1741)



"Mi amor al real servicio y bien del estado no necesita ningún
estimulo para procurar todo lo que es conveniente a su mayor gloria"

                                                                              Blas de Lezo


Las colecciones del Museo Naval se formaron a partir de las aportaciones de instituciones y organismos como la Casa Real, la antigua Secretaría de Marina, las extintas Compañías de Guardamarinas, los Departamentos Navales Peninsulares y los Apostaderos de Cuba y Filipinas, el Depósito Hidrográfico, el Real Observatorio de la Marina de San Fernando y el Instituto Hidrográfico de Cádiz.

En su conjunto el Museo Naval custodia unos 10.700 fondos museográficos caracterizados por su riqueza y heterogeneidad. Instrumentos astronómicos, científicos y de navegación, modelos de buques y maquetas de arsenales, mapas y planos, artes plásticas y decorativas, armas, banderas, uniformes y condecoraciones, patrimonio etnográfico y objetos personales de marinos ilustres, una diversidad de materiales que configuran el perfil de la institución.






 

El Museo Naval recupera la memoria de Blas de Lezo,uno de los marinos más importantes de la historia naval, considerado una leyenda viva por sus coetáneos y hoy todavía un gran desconocido en España.
La escasez de fondos vinculados directamente a Blas de Lezo ha supuesto un desafío para la organización de la muestra, que ha logrado reunir 80 piezas procedentes del Patrimonio de la Armada, de diez museos, archivos e instituciones españolas, un museo colombiano y dos colecciones particulares.
  


El discurso científico se ha basado en fuentes documentales originales, algunas inéditas, consultadas en cuatro de los principales archivos españoles -Archivo general de Indias, Archivo Histórico Nacional, Archivo General de Simancas y Archivo del Museo Naval-, así como en el Archivo General de Colombia.

Entre los documentos , deben destacase dos nunca exhibidos hasta ahora: un manuscrito fechado en 1733, de gran importancia para conocer la construcción naval de la época de Blas de Lezo, y el Diario autógrafo del teniente general en el que relata la defensa de Cartagena de Indias.



Blas de Lezo nació el 3 de febrero de 1689 en Pasajes de San Pedro (Guipuzcoa). Ingresa en la Marina con 15 años y destaca pronto por su coraje y valor en la Guerra de Sucesión, donde se forjará como militar. Participa en los principales episodios del conflicto: la batalla de Vélez-Málaga (1704), el socorro a las ciudades de Palermo y Peñíscola y los sitios de Barcelona (1706 y 1714) y de Tolón (1707). Con sólo 23 años asciende a capitán de navío y a los 25 era cojo, tuerto y manco por las heridas recibidas en combate, lo que le valdrá el apodo de Mediohombre.



Destinado en la Escuela del Mar del Sur lucha contra la piratería en las costas de Chile y Perú y en la defensa de los territorios ultramarinos. Posteriormente, al mando de la Escuadra del Mediterráneo, participa en las expediciones a Génova (1731) y Orán (1732), y en 1734, al frente del Departamento de Cádiz, alcanza el empleo de Teniente General, la más alta graduación de la Armada.




Hombre de máxima confianza del secretario de Estado José Patiño, en 1736 asume la defensa de Cartagena de Indias, considerada la llave de Indias y la plaza clave para mantener el dominio Español en América.

Será allí donde demuestre sus dotes de estratega y protagonice su mayor hazaña militar. En 1741, con sólo seis navíos de guerra y no más de 3.200 hombres, defiende Cartagena frente a la flota del almirante Vernon, más de ocho veces superior en barcos de guerra y casi diez veces mayor en combatientes.
Ante la sorpresa de Vernon, quien al comienzo de la batalla había anticipado a Londres una victoria segura, Lezo infligió a Inglaterra la mayor derrota naval de su historia.

Pese a la crucial intervención de Blas de Lezo para el triunfo, su enfrentamiento con el virrey Sebastian de Eslava le lleva a ser apartado injustamente de su puesto al frente de la escuadra de Cartagena de Indias.
Muere poco después, en septiembre de 1741, invicto en toda su carrera militar, y es enterrado en una tumba de emplazamiento desconocido, sin el reconocimiento merecido.
Colombia le recuerda como un héroe y la Armada honra su memoria con el nombre de un buque:en la actualidad la fragata F- 103.



"Sea difícil remediar hoy lo que
antes con facilidad se pudo conseguir"

                                                          Blas de Lezo



"Con todos estos esfuerzos concurrí a la defensa de esta plaza y
puerto sosteniendo por espacio de diez y siete días el castillo de
Bocachica y baterías que se hallaban en la misma infelicidad,
trabajando en el y en ellas no como corresponde a General sino
como el último grumete de mis navíos para que el honor de las
armas del Rey, no padeciese el desdoro que le amenazaba"

                                                                               Blas de Lezo

 

Además de su coraje en combate, sus convicciones inquebrantables y su calidad como estratega, las hazañas navales de Blas de Lezo y su participación en batallas decisivas,trazan una biografía que por sí sola retrata medio siglo de la historia de España.

Estructurada en siete módulos, la exposición no se centra solo en la personalidad del marino, sino que enmarca su trayectoria vital en el contexto de la primera mitad del siglo XVIII, el de la llegada de la monarquía borbónica, el siglo de oro de la construcción naval española y el de su poderío en el mar.

Finalmente, el auge del intercambio comercial con las Indias y los intentos de las grandes potencias europeas por ahogar el tráfico español hacia América desembocarán en la guerra del asiento donde la batalla de Cartagena de Indias, hizo célebre a Blas de Lezo.





Blas de Lezo






No hay comentarios:

Publicar un comentario