domingo, 20 de octubre de 2013

Il Trovatore de Giuseppe Verdi (1813 - 1901)





Giuseppe Verdi
Giovanni Boldini, 1886 


 La combinación teatral de textos, acciones dramáticas, danzas y cantos resulta inmemorial. Difícil será hallar un pueblo que no haya tenido, en mayor o menor complejidad, realizaciones de esta índole. En la Grecia clásica, tanto la tragedia como la comedia acudieron a esta mezcla de disciplinas.
 
 En la Edad Media, los atrios de las catedrales a medias construidas, sirvieron como tablado para alegorías religiosas o farsas moralizantes, las llamadas por los franceses soties y fabliaux. Si admitimos que la ópera es un mundo basado en la relación de las artes y, en especial, de la música, la memoria no rebasa los comienzos del siglo XVII europeo , en particular italiano.
 
 Il Trovatore conforma, junto con Rigoletto y La Traviata, la llamada "trilogía popular" de Giuseppe Verdi. Muchas de las claves para entender la poética verdiana giran precisamente alrededor de esta palabra: popular. Término despectivo para algunos, limitado para otros, para Verdi constituye en cambio una especie de ideario estético y ético que el músico siempre reivindicará con orgullo.




 La belleza de la música de Verdi hace que en el siglo y medio de existencia de esta obra, la misma siga gozando de una gran popularidad. Se trata de una de las óperas de mayor belleza y complejidad musical, pieza clave en la historia de la ópera y uno de los títulos más representados en el mundo.

 Ópera en cuatro actos con música de Giuseppe Verdi y libreto en italiano de Salvatore Cammarano, basada en la obra de teatro "El trovador" de Antonio García Gutiérrez, cuya trama, apasionada y novelesca, transcurre en España (entre Vizcaya y Aragón) a inicios del siglo XV.


 Enrico Caruso


 La primera representación fue el 19 de enero de 1853, en el Teatro Apolo de Roma. Enrico Carusso dijo una vez que todo lo que se necesita para una representación exitosa de El trovador es los cuatro mejores cantantes del mundo.

 Los grandes momentos musicales son muchos. el aria de Leonora "Tacea la notte placida", seguida por el terceto en que se suman Manrico y el conde (acto I), la narración de Azucena y la romanza del conde "Il balen del suo sorriso" (actoII), "Ah, si ben mio" y "Di quella pira", en la voz de Manrico (acto III), o los bellísimos, melancólicos y patéticos acentos que trasmite Leonora en "D'amor sull'ali rosee" y el "Miserere" (acto IV).

 Desde su estreno ha disfrutado de un gran éxito siendo una de las óperas más representadas. Y ello se debe a la belleza de sus melodías, que contraresta la dificultad de exigir cinco voces de gran calidad.



Sinopsis

 Corre el año 1413 en la sala de guardia del castillo de Aliferia, en Aragón, los guardias hablan de los asuntos de su comandante, el Conde Luna. Comentan que este pasa las noches bajo el balcón de su enamorada que parece preferir  las serenatas de cierto trovador...Los soldados hacen que el oficial Ferrando les cuente la terrible historia del hermano menor del Conde Luna... Una gitana quemada en la hoguera es el comienzo de una terrible venganza. Acusada de embrujar al hijo menor del viejo Conde de Luna es devorada por las llamas a pesar de su inocencia. En su agonía pide venganza a su hija Azucena que rapta al segundo hijo del conde para quemarlo vivo. A causa de su enajenación, en lugar de lanzar a ese niño, por equivocación, es el suyo propio el que acaba en la hoguera.




 Años más tarde el Conde de Luna, hermano del niño raptado, ama obsesivamente a Leonora, dama de honor de la princesa de Aragón, con poca fortuna pues ella está enamorada de Manrico. Entre los dos se entabla una rivalidad fatal que habrá de resolverse con la muerte. Solo así cumplirá la gitana su venganza.

Amor, honra y rivalidad se unen en esta obra maestra del gran compositor italiano.




Personajes

Conde Luna - Noble enamorado de Leonor (baritono)

Manrique - Militar prometido de Leonor (tenor)

Leonor - Prometida de Manrique (soprano)

Azucena - Gitana, supuesta madre de Manrique (mezzo soprano)

Fernando - Jefe de la guardia del Conde luna (bajo)

Ruiz - Lugarteniente de Manrique (tenor)

Inés - Doncella de Leonor (soprano)






 Giuseppe Fortunino Francesco Verdi nació el 10 de octubre de 1813 en el pueblo de Le Roncole (actualmente, Roncole Verdi), cercano a Busseto, en lo que entonces era el departamento francés de Taro y posteriormente formó parte del ducado de Parma, gobernado por María Luisa de Austria. Se crió en una familia muy humilde y pudo prosperar con ayuda de Antonio Barezzi, un próspero comerciante de Busseto, músico aficionado y mecenas de la Sociedad Filarmónica de esa ciudad.
El matrimonio Barezzi apadrinó a Verdi y le inculcó el amor por la música y su estudio, para lo que el joven demostró tener dotes especiales. Así, el niño Giuseppe comenzó a familiarizarse con el órgano de la mano del maestro Pietro Baistrocchi, titular de este instrumento musical en la iglesia parroquial de San Michele Arcangelo, donde Verdi ejerció de monaguillo. Al cumplir ocho años, sus padres le regalaron su primer instrumento musical: una espineta. 
Vedi fallece el 27 de enero de 1901 en Milán y, conforme a sus deseos, recibe sepultura sin pompa junto a Giuseppina Strepponi.






No hay comentarios:

Publicar un comentario