sábado, 12 de octubre de 2013

La leyenda de una casa solariega. Selma Lagerlöf (1858 - 1940)




Selma Otilia Lovisa Lagerlöf nace el 20 de noviembre de 1858 en Marbacka, la casa solariega, sita en la provincia sueca de Värmland, que dominará toda su vida y su obra. Cuarta hija del teniente Erik Gustaf Lagerlöf y de Louise Wallroth.

 Con veintitrés años marcha a Estocolmo para, en contra de la voluntad paterna, formarse como profesora. Diez años más tarde, mientras se encuentra ejerciendo la enseñanza en Landskrona, publica su primera obra, La saga de Gösta Berling, que tiene una excelente acogida entre el público.

Por entonces la familia se ha visto obligada ya, dada su mala situación financiera, a vender Marbacka. Sin embargo, Selma Lagerlöf a partir de entonces no deja de cosechar éxitos con su fructífera carrera literaria.

Entre otras obras El maravilloso viaje de Nils Holgersson a través de Suecia, que escribe en 1906 como libro de geografía para escolares por encargo del Gobierno sueco, la consagra definitivamente como la autora sueca más leida dentro y fuera de su país.

Ello le permite retornar a Värmland y recomprar su adorada casa natal, que ampliará y reformará cuando en 1909 reciba el Premio Nobel de Literatura, siendo a la vez la primera mujer y el primer autor sueco en recibir el galardón. 

Durante el resto de su vida, compaginará su faceta de escritora con la de terrateniente, empresaria y activista política.
 
Muere en  Marbacka el 16 de marzo de 1940, a los 81 años de edad, dejando un abundante legado literario que -integrado por obras que han sido traducidas a múltiples idiomas y llevadas al cine- sigue encumbrándola como uno de los grandes nombres de la literatura universal.





El La leyenda de una casa solariega, Selma Lagerlöf cuenta la historia del estudiante Gunnar Hede, quien, hechizado por la música de su violín y a punto de perder su mansión campestre en Dalecarlia, cae en la locura. La joven Ingrid Berg, rescatada por él de la tumba, aceptará la difícil tarea de curar a Gunnar con su amor inquebrantable y sacrificado.

La novela -a la manera de cuento de hadas psicológico- plantea con extraordinaria intensidad el tema de la lucha entre el bien y el mal, sin dejar de ser un estudio de las relaciones personales y de la aceptación de la alteridad y de la diferencia, al tiempo que es una variante de "La Bella y la Bestia", en la que la atmósfera de fábula se fusiona perfectamente con elementos terrenales y con el retrato humano de los personajes.
 
Selma Lagerlöf, muestra un gran conocimiento de la psicología humana en esta novela en la que tanta importancia revisten los temas de la música y el amor, junto con notables pinturas del paisaje y motivos sobrenaturales que el genio de Lagerlöf consigue integrar orgánicamente en la narración.

Munkhyttan, la finca de Gunnar Hede, estaba situada en un pobre y remoto municipio boscoso, en Delecarlia occidental. Era un vasto paraje desierto, de naturaleza árida y montaraz: la zona se hallaba ocupada en su mayor parte por arboladas colinas pedregosas y por pequeños estanques. Los lugareños no habrían sido capaces de procurarse el sustento si no se les hubiera concedido la libertad de practicar la venta ambulante en todo el país...

Así  que allí se hallaba sentado al borde del sepulcro, tocando, y nada mal por cierto. Del instrumento no emanaba ni una sola falsa nota, y su ejecución era tan lenta y suave, que no se le habría oído en la tumba de al lado.
Lo maravilloso del asunto es que en realidad no era el joven de Dalecarlia el que tocaba, sino su violín, que recordaba un par de cortas melodías, las cuales fluían del mismo tan pronto como el arco lo rozaba. Eso quizá no habría significado mucho para otro, pero para él, que por sí mismo no era capaz de recordar ni una sola nota, el regalo más precioso del mundo era poseer ese instrumento que se interpretaba así mismo...








No hay comentarios:

Publicar un comentario