sábado, 26 de octubre de 2013

"La filosofía en el tocador". Marqués de Sade (1740 - 1814)



Filosofía en el tocador fue escrita en 1795, cuando el marqués de Sade se encontraba encarcelado en la Bastilla. En esta obra puede decirse que su autor prefirió la ironía, el diálogo y las relaciones humanas para ofrecer una crítica de la sociedad y, al mismo tiempo, un juego de pasiones muy característico.
Un trabajo que nos recuerda a Aretino y a Boccaccio, los grandes escritores italianos que supieron plasmar las debilidades y los vicios de la sociedad en la que vivían. Lo mismo consigue Sade, sin olvidarse de lo original.

En uno de los episodios de Justine, cuando el marqués de Sade arrastra a su joven y hermosa protagonista por casa de su pariente el conde de Germande, de la familia Verneuil, de los jesuitas, etc., terminara siendo encerrada en una cárcel de Grenoble.
Un joven abogado le devolverá la libertad para caer en manos de una alcahueta que la lleva a la casa de campo del arzobispo de esta localidad francesa: Justine pasa a un gabinete de espejos que puede transformarse en una cámara de tormentos donde el arzobispo ultraja primero a las mujeres para hacerlas decapitar después. " Cuando las mujeres entraron con el prelado, encontraron en el lugar a un abad gordo de cuarenta y cinco años, de rostro repugnante y de corpulencia gigantesca; en un canapé, leía La filosofía en el tocador".
  


Autor: Marqués de Sade 
Título: La philosophie dans le boudoir

Traducción: Beatriz Vitar
Editorial: Ediciones y Distribuciones Mateo

Nª Páginas: 213



Es curiosa esta cita de Sade hacia una novela que ha publicado anónima, desde luego, en 1795, al año siguiente de una de sus múltiples salidas de la cárcel; en diciembre de 1793, poco después del asesinato de Marat, había sido encerrado bajo la acusación de  "moderantismo". Le sirvió el año largo de su nueva estancia para poner a punto, entre otros títulos, esta Filosofía en el tocador que pasa por ser la opus sadicum por excelencia.

Una de las formas más sofisticadas de la censura ha pretendido expulsar al marqués de Sade del campo de la literatura y de la filosofía, y relegarlo a la cárcel de los manuales de psicoanálisis o patología. La idea que se ha difundido, tanto del personaje como de su obra, coincide con la de un libertino desenfrenado capaz, de los mayores excesos, que habría escrito sus libros con el único fin de incitar al resto de los mortales a demasías semejantes.

Sade no puede explicarse sin topar con una dimensión religiosa: Sade, mi prójimo, Klossowski analiza la forma en que el ateísmo del autor se convierte en su contrario; no sin razón, escritores como Gustave Flaubert o los Goncourt vieron en la obra  sadiana "la última palabra del catolicismo".




                                                                                    


Autor: Donatien Alphonse François Marqués de Sade 
Título: La Philosophie dans le boudoir

Traducción, Prólogo y Notas: Mauro Armiño
Editorial: Club Diógenes. Valdemar. (Serie Azul)

Nº Páginas: 287








No hay comentarios:

Publicar un comentario