domingo, 20 de octubre de 2013

Ballet Clásico de Moscú, "La bella Durmiente", Chaikovski



Teatro Gran Vía, 66. Madrid

Ballet en II Actos con Prólogo y Apoteosis

Dirección Artística: Natalia Kasatkina y Vladimir Vasilov

 

Los coreógrafos han conservado lo mejor de la coreografía original de Marius Petipa, añadiendo su visión propia. El argumento se vuelve así más dinámico y contiene mayor intriga: los coreógrafos han hecho que el Príncipe, para salvar a la Princesa Aurora, tenga que superar todos los obstáculos, convertirse en viejo, estar en el umbral de la vida y la muerte. Pero el amor verdadero lo merece...

El papel de la Bruja Carabosse según la tradición se interpreta por un hombre, en esta versión de maldad es atractiva y graciosa por eso es más peligrosa.




SINOPSIS

I Parte
En el cielo brillan las constelaciones del Zodiaco.
El jardín del Rey Florestán, el reino se prepara para la celebración del 17 cumpleaños de la Princesa Aurora. La Princesa todavía está durmiendo, por eso las felicitaciones del Hada de las Lilas y de su séquito las está recibiendo la Reina.

La alegría de todos se interrumpe con la llegada de la Bruja Carabosse: no la han invitado y por eso predice a la princesa la muerte al pincharse con una aguja. El rey y la reina se quedan desorientados. El Hada de las Lilas les tranquiliza: la princesa solamente dormirá durante varios siglos, hasta que la despierte con un beso un príncipe.

El rey prohíbe en su reino el uso de las agujas. Empieza la fiesta. Al palacio entran cuatro príncipes, uno de ellos es Desiré. Aparece la Princesa Aurora. El Príncipe Desiré al verla se sorprende con su belleza y la Princesa Aurora se queda inmóvil al ver a un joven tan guapo. Los estrictos padres la exigen ser atenta con todos los príncipes, pero se ve claramente que ha pasado algo mágico: el amor a primera vista. Los príncipes le regalan flores y llega un ramo más de otro príncipe que acaba de presentarse. Aurora mira las flores extrañas. De repente las tira al suelo.
En su mano se queda una aguja con la que se acaba de pinchar. Se ríe la Bruja Carabosse, que se había disfrazado de hombre para engañarla. Desiré desempuña su espada y corre tras Carabosse. Los reyes están desesperados. El Hada de las Lilas les recuerda que la princesa no ha muerto, solo se ha dormido. El hada hace que duerman todos los presentes, para que cuando se despierte la princesa, esté rodeada de sus seres queridos. El bosque cubre el palacio delante del Príncipe Desiré, que ha encontrado y perdido a su amor.



II Parte
En el bosque, el escudero intenta distraer al príncipe con la caza, las danzas y las cortesanas.

El príncipe desea estar solo. Se duerme. Sueña con el Hada Lila y que su amada Aurora está entre las habitantes del bosque. Al despertarse, pide al Hada Lila le indique el camino hacia Aurora. El hada le explica que el camino va a través del tiempo, pero si el príncipe consigue pasar, su beso despertará a Aurora. La Bruja Carabosse añade que Desiré envejecerá: Aurora se despertará, pero él morirá. El príncipe está dispuesto a sacrificarse por su amada. 

Cielo. En el camino por el río del Tiempo le ayudan a pasar los signos del Zodiaco. Desiré ya está al lado de su objetivo. Casi sin fuerzas se acerca a Aurora para besarla...pero le incomoda el espejo que aparece de repente. ¡Se ha convertido en un anciano!. ¡No!, ¡Así no puede acercarse a Aurora!.




 III Parte
Ruinas del palacio del Rey Florestán.
A través de lo que era antes un precioso palacio se ve dormidos a Aurora y a todos sus seres queridos. Desiré con tristeza mira a la princesa. Por encima de Aurora aparece la Bruja Carabosse intentando pincharla con la aguja. Con su último esfuerzo el príncipe protege a su amada y Carabosse se rinde. El príncipe se inclina ante la princesa y le besa la mano. Aurora y todos se despiertań. El príncipe quiere marcharse. Aurora quiere pararle, pero sus padres y los cortesanos se ponen entre ella y él: nadie quiere que le vea tan viejo. Aurora va corriendo hacia su amor, no le importa su aspecto, le abraza y llora sobre él. El Hada de las Lilas con su varita mágica hace que al lado de Aurora de nuevo esté el joven y guapo Príncipe Desiré.

Palacio de Hielo, la boda de los príncipes se celebra en el brillante palacio blanco. Les felicitan los cortesanos disfrazados en los personajes de los cuentos: Caperucita Roja y el lobo, El gato con botas, Pulgarcito, El pájaro azul...

Cielo. Los enamorados se quedan a solas, únicamente les rodean las constelaciones del Zodiaco y el silencio cósmico.
 



Ballet Mariinsky

La bella durmiente, seguramente es el menos conocido de los tres ballet de Piotr Ilich Chaikovski, pues ni posee la pasión desbordada de El lago de los cisnes ni la magia sonora y la ingenuidad de El cascanueces, aunque por ello mismo quizá sea la más compacta y lograda de estas partituras.
Basado en un popular cuento de Charles Perrault, fue compuesto entre 1888 y 1889, y estrenado en el teatro Mariinski de San Petersburgo el 16 de enero de 1890, con coreografía de Marius Petipa.




 La bella durmiente obtuvo una acogida que no acabó de ser entusiasta, a pesar del convencimiento del propio compositor de que se trataba de uno de los mejores trabajos surgidos de su pluma. Por ello, quiso escoger algunos números para presentarlos como suite de concierto. No obstante, esta tarea sólo sería llevada a cabo a su muerte por el pianista y director de orquesta Alexander Siloti, quien en 1899 dio a la imprenta una suite, catalogada como Op.66a e integrada por cinco movimientos.











No hay comentarios:

Publicar un comentario