miércoles, 25 de septiembre de 2013

Museo Nacional de Artes Decorativas



Museo de Artes Decorativas
Calle Montalván, 12
 


Un maravilloso jarrón de Sévres y bronce cincelado, en la primera planta, Louis-Pierre Schilt, 1852. Pieza única regalo a Isabel II de Napoleón III y Eugenia de Montijo en 1865. 
 
 


 La colección de cerámica, loza y porcelana cuenta con cuatro mil piezas. Hay porcelanas de casi todas las grandes manufacturas europeas: Meissen (siglos XVIII y XIX), Sévres, París; Limoges, Caughley, Longport, Capodimonti.
 





Hay una excelente representación de todos los alfares españoles, entre los que destacan Manises, Teruel, Talavera, Puente del Arzobispo y Alcora. La loza estampillada está representada por las producciones de Sargadelos, Pasajes, Pickman-La Cartuja, San Juan de Aznalfarache, etc...
 
La cocina evoca una casa del siglo XVII. Procedente de una casa-palacio valenciana y trasladada al museo en 1941.
  



Esta cocina pertenece al siglo XVIII momento en el que comienzan a cubrirse en el Levante español frontales y paramentos enteros con azulejos que representan temas populares. La escena desarrollada aquí -la preparación del chocolate y los dulces por criados para la señora de la casa- está presidida por la imagen de la Virgen del Carmen.
 



Constituye un documento gráfico de su tiempo, en el que quedan reflejados tanto los diversos estratos sociales, como los manjares y utensilios de cocina de uso común en la época.
 






El edificio fue construido en 1878 como palacio de la duquesa de Santoña, en terrenos que habían sido del Real Sitio del Buen Retiro. Dispone de 60 salas repartidas en 5 plantas.


Alfombras de Cuenca y Alcaraz de los siglos XV-XVII


Tablero de ajedrez de piedras duras


El mobiliario español a partir del siglo XIV, época en la que los muebles eran muy escasos. El fondo reunido entre el gótico y el barroco es el mayor existente en un museo público español, ya que las colecciones de Patrimonio Nacional son en su mayor parte del siglo XVIII y posteriores.
 

Destacan los escritorios o bargueños, camas y muebles de asiento

 
Salterio castellano de contras 1773-97

Esta cítara de cuerdas metálicas, tocada con dediles concentra en si misma todas las contradicciones musicales del Siglo de las Luces. A principios del siglo XVIII adopta su forma definitiva, heredada del dulcimer, siendo ahora más adecuado para la ejecución de repertorios de música reservata propios del Barroco Tardío y del primer Clasicismo, que cultivan la flexibilidad, el virtuosismo y el uso del adorno recargado.
Considerado propio de las clases altas, acompañaba el canto en la Corte, en fiestas privadas o en la Ópera. Aparecía como solista o en grupos de Cámara, junto a violines, flautas o guitarras, fue frecuente su presencia en Convento e Iglesias, acompañando el Canto Litúrgico en sustitución del órgano. 
 

Figuras articuladas, procedentes de la Ciudad Prohibida
 

Desde el siglo XVI China mantuvo un intenso intercambio con Europa a través de España y Portugal, pero el liderazgo comercial pasó a manos de las Compañías de Indias holandesa e inglesa a partir del siglo XVII. En el año 1690 un junco chino procedente de Cantón que se dirigía hacia el puerto comercial de Batavia (Java) naufragaba frente a las costas de Vietnam junto al preciado cargamento que transportaba. Desde aquel momento, tanto el navío chino como su cargamento, permanecieron bajo el agua hasta 1990. Fueron recuperados, tras una intensa excavación arqueológica, más de 48.000 de los cuales 28.000 eran recipientes de porcelana de diversa tipologías y tamaños. Una pequeña parte del hallazgo fue adquirido en subasta pública por el Estado Español.
 





















No hay comentarios:

Publicar un comentario