viernes, 9 de agosto de 2013

Mengs & Azara.


Museo del Prado y San Jerónimo el Real



El retrato de una amistad

Angelo Campanella, según Antón Rafael  Meng
Pintura mural de Villa Negroni con el Adonis moribundo
Estampa, 1778 Colección particular


Con motivo de la reciente adquisición por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte del Retrato de José Nicolás de Azara, pintado en 1774 por Antón Rafael Meng, y su adscripción al Prado, el Museo ha organizado una exposición "de gabinete" de veinticuatro obras procedentes en su mayoría de sus colecciones, que se centra en la amistad del artista con su modelo, la afinidad de sus ideas estéticas y su estrecha colaboración artística.

Medalla conmemorativa. Paz de Amiens


Antón Rafael Mengs (Aussig, 1728 - Roma, 1779), formado con su padre, Ismael Mengs,  en Dresde, y después en Italia, ante las obras sobre todo de Rafael, Miguel Ángel, Correggio y Tiziano, fue nombrado en 1751 primer pintor de cámara de la corte de Sajonia.
 
A partir de 1752 residió en roma, donde conoció al historiador alemán del arte clásico J.J.Winckelmann y desarrolló sus escritos sobre la belleza ideal.
 
En 1761 fue llamado a Madrid por Carlos III para dirigir la decoración del Palacio Real. Fue nombrado primer pintor de cámara en 1766 e introdujo en España las nuevas corrientes del Neoclasicismo, al tiempo que promovió a una joven generación de pintores españoles, entre ellos Goya.


Antón Rafael Mengs. José Nicolás de Azara, 1774

José Nicolás de Azara (Barbuñales, 1730 - París, 1804), diplomático español en Roma y, al final de su carrera, también en París, fue hombre de letras y un apasionado de la arqueología. Conoció a Mengs en Madrid antes de ser destinado a Roma, donde residió entre 1766 y 1774 y a partir de 1777, cuando éste trabajó nuevamente en Italia.
Partidario incondicional del novedoso estilo de Mengs, de sus ideas estéticas y sus nuevos conceptos pedagógicos, se convirtió en uno de sus protectores más fieles y, a su muerte, en albacea y difusor de su herencia artística.

Nicolás de Azara. Christopher Hewetson, 1778-79

El retrato recientemente adquirido es uno de los más impresionantes creados por Mengs en los últimos años de su vida. Es un ejemplo magistral del clasicismo del artista, en el que se une la noble dignidad de la postura con la representación de la serenidad del ánimo y una mirada que transmite la amistad y la admiración del modelo hacia el pintor.


Christopher Hewetson, 1778 - 1779
Antón Rafael Mengs
Museo Nacional de Artes Decorativas


Un ejemplo más de su amistad representan los bustos de bronce de ambos creados por Christopher Hewetson en 1779 en Roma.

 

Ana María Mengs, según A.R. Mengs, Antón Rafael Mengs, h. 1780-92
Madrid Museo Nacional del Prado








No hay comentarios:

Publicar un comentario