domingo, 11 de agosto de 2013

La Gioconda o Mona Lisa.


Francisco de Goya


La primera ubicación de la obra en su presentación oficial

La Gioconda o Mona Lisa      Cronología 1503 - 1516      Técnica  Oleo
Soporte Tabla                       Materia  Madera de Nogal       
Medidas 76,3 cm X 57 cm     Escuela  Italiana                Tema  Retrato


La Gioconda (copia) antes de la restauración.







Hasta fechas recientes esta pintura era considerada como una más de las muchas versiones existentes del célebre cuadro homónimo de Leonardo da Vinci conservado en el Museo del Louvre de París, del que se diferenciaba ante todo por el fondo negro, la menor calidad del dibujo y la ausencia del característico sfumato leonardesco. Procede de la colección real, donde probablemente se registra ya en 1666 en la Galería del Alcázar como una "mujer de mano" de Leonardo Abince.

El estudio técnico y restauración realizados entre 2011 y 2012 han revelado, sin embargo, que se trata de la copia de la Gioconda más temprana conocida hasta el momento y uno de los testimonios más significativos de los procedimientos del taller de Leonardo.
La existencia del paisaje bajo el fondo oscuro se detectó a través de una reflectografía infrarroja y una radiografía. Análisis posteriores permitieron detectar que el repinte era posterior a 1750 y que debajo se conservaba el paisaje original en buen estado, aunque inacabado en algunas zonas, lo que pudo ser la causa de su enmascaramiento. 

Los materiales utilizados son de gran calidad y su factura es muy cuidada, a pesar de la inferior calidad respecto al original.
Pero su mayor interés reside en que, desde el dibujo preparatorio y hasta casi los últimos estudios se repite el proceso creativo del original. Las dimensiones de ambas figuras son idénticas y fueron quizá calcadas partiendo del mismo cartón.  

La prueba más evidente de que las dos obras fueron realizadas al mismo tiempo es que cada una de las correcciones del dibujo subyacente en el original se repite en la versión del Prado, lo que demuestra que su autor tuvo en cuenta elementos que Leonardo dibujó en las capas subyacentes pero no incluyó en la superficie.
Todos estos elementos apuntan a un miembro del taller de Leonardo, próximo a Salai o a Francesco Melzi, los alumnos más cercanos al maestro y que tenían acceso directo a sus dibujos de paisaje. Museo Nacional del Prado
 


 
                                                                                                       
                                                       

No hay comentarios:

Publicar un comentario