jueves, 15 de agosto de 2013

Transformación y otros cuentos. Mary Shelley (1797 - 1851)



Mary Shelley es universalmente conocida por ser la autora de Frankenstein o el Moderno Prometeo (1818).
Casada con el poeta Percy B, Shelley e hija de los filósofos William Godwin y mary Wollktonecraft, su producción no se limitó a la mítica novela.
Junto a sus poemas, diarios y narraciones breves se deben destacar, entre otras, las novelas El último hombre (1826), Lodore (1835) o Mathílda (1819), la colección de biografías Vida de los científicos y hombres literaríos más eminentes de Italia, España y Portugal (1835 - 1839).



Transformación

He oído decir que cuando algún suceso extraño o de naturaleza sobrenatural acontece a algún ser humano, dicho ser, no importa lo deseoso que se sienta de ocultarlo, se siente en ciertos momentos sobrecogido por una hecatombe de índole racional que lo obliga a desvelar los secretos más hondos de su espíritu a otra criatura. Yo mismo soy testigo de la verdad que esto implica.Me he jurado con toda solemnidad no revelar nunca a oídos humanos los horrores a los que me entregué por entero...



A ratos reducido a lágrimas, a ratos enloquecido por el tormento, continuaba vagando por la orilla rocosa, que a cada paso se volvía más salvaje y desolada. Rocas colgantes y precipicios cenicientos se apostaban sobre el océano en calma; las oscuras cavernas bostezaban; y para siempre, entre los nichos, las aguas infructuosas susurraban sus idas y venidas...



Mi camino se encontró de repente prácticamente bloqueado por un abrupto promontorio, para luego volverse impracticable por los fragmentos caídos desde el acantilado. Se aproximaba el anochecer...



 Así es como ocurre. depositamos nuestras cortezas sobre la corriente,y ahí se van empujadas por la corriente; entrega tu raciocinio al torrente salvaje de la pasión, y allá vamos, sin saber a dónde nos dirigimos...



EL INMORTAL MORAL

16 de julio de 1833. Se trata de un memorable aniversario para mí; ¡en este día concluye mi año trescientos veintitrés!
¿El judío errante?. Desde luego que no.Sobre su testamento han transcurrido más de dieciocho siglos. En comparación, soy un inmortal muy joven...



Hoy mismo he concebido un plan mediante el cual es posible que lo termine todo, sin necesidad de darme muerte por mi propia mano, sin convertir a otro hombre en Caín: una expedición, del tipo que el armazón humano nunca pueda sobrevivir, incluso...



El mal de ojo

El moreota Katusthios Ziani viajaba cansinamente, y atemorizado por los habitantes dados al hurto, a través de las tierras del pachá conocidas como Ioáina, aunque no contara con razones concretas para su temor. ¿Y qué si alcanzó, cansado y hambriento una aldea solitaria, y qué si se encontró en mitad de aquellas zonas inhabitadas y salvajes...



El albanés, Dmitri, había nacido en la aldea de Corvo, entre las montañas salvajes de aquel distrito que se encuentra entre Ioáina y Tepelenë fluye la corriente profunda y ancha del Argirócastro: se encuentra...

 

Era un hogar hermoso. Las colinas abruptamente rotas, recubiertas de aceitunas, o las más resplandecientes plantaciones de naranjos, miraban hacía las olas azules del golfo de Egina. Los arrayanes extendían su dulce aroma por todas partes, y mojaban sus oscuras y brillantes hojas en el propio mar. La casa de techo bajo se encontraba a la sombra de dos enormes membrillos, mientras que viñedos y maizales se extendían por la suave pendiente hacia el norte. Cuando Zella vio a su esposo...



Esto era demasiado para cualquier hombre. Cyril  abandonó a capilla y se echó sobre un almendro. Su primera exclamación fue una tradicional griega, "¡Da la bienvenida a esta desgracia, para que venga sola!"... Aún no se mostraba ante él; pero el espíritu de la maldad era más fatídico cuando no se ve a primera vista...










No hay comentarios:

Publicar un comentario