martes, 16 de julio de 2013

La mujer rota. Simone de Beauvoir (1908 - 1986)


Brigitte Bardot

"¿Porqué contentarnos con vivir a rastras, cuando sentimos dentro de nosotros, el anhelo y las ansias de volar?". Hellen A. Keller
                                                                
 

Antes no me imaginaba que me inquietaría alguna vez por mi peso. ¡Y aquí estoy! Cuanto menos me reconozco en mi cuerpo, más obligada me siento a ocuparme de él. Está a mi cargo y lo cuido con una dedicación aburrida, como a un viejo amigo poco favorecido, algo disminuido que tuviera necesidad de mí. 

 

Al cabo de cinco minutos regresé a la biblioteca, me senté y he llorado sola. "Mi pequeño..."¿Qué es un adulto?" Un niño inflado de edad. Lo despojaba de su edad, volvía a encontrar sus doce años, imposible guardarle rencor. Y sin embargo no, era un hombre. 



He tomado tantos somníferos que ya no hacen efecto y ese médico es un sádico me los da en supositorios no puedo cargarme como un cañón. Tengo que descansar es preciso mañana quiero tener mi oportunidad con Tristan; nada de lágrimas ni gritos. "Esta situación es anormal. ¡Incluso desde el punto de vista de la pasta hasta que fracasó! Un hijo tiene necesidad de su madre...



Simone de Beauvoir tenía sesenta años, y era ya inmensamente popular, cuando en enero de 1968 se publicó en Francia La femme rompue, un conjunto de tres narraciones que había escrito el año anterior durante un viaje con Sartre por Oriente Medio.

Para dar una idea de la amplitud de su público, baste condecir que la primera edición de 50.000 ejemplares, se agotó en una semana. Desde entonces, y a pesar de ser una obra menor dentro de su narrativa, La mujer rota no ha cesado de reeditarse y traducirse.

Hay pocas mujeres cuya vida u obra haya marcado tanto a las generaciones posteriores como Simone de Beauvoir. Entre las novelistas -ciñéndonos al siglo XX-, podemos citar a Virginia Woolf, Doris Lessing y Silvia Plath- ésta es un caso especial por ser poeta antes que narradora, y porque la fascinación por ella procede tanto de su vida y del suicidio con que culminó, como de sus escritos-; podrían mencionarse otras, como Erica Jong o Marilyn French, si bien más por su impacto que por una calidad literaria muy dudosa. Entre las ensayistas, Clara Zetkin, Rosa Luxemburgo y Alejandra Kolontai son recordadas tanto por su biografía anticonvencional, casi heroica, como por sus libros; habría que añadir dos autoras más recientes, ambas americanas, cuyos enasyos marcaron una época del feminismo: Betty Friedan y Kate Millett. Por último entre las memorialistas destaca sin lugar a dudas Anaïs Nin.


Simone de Beauvoir

 

Autora: Simone de Beauvoir
Título: L'age de la discretion. Monologue. La femme rompue
Traducción del francés: Dolores Sierra y N. Sánchez
Epílogo: Laura Freixas
Editorial: Edhasa
Nº Páginas: 248





No hay comentarios:

Publicar un comentario