miércoles, 3 de julio de 2013

Claudine Colette (1873 - 1959) La Gata.




La gata (1933), desde el punto de vista de la intriga, su novela más redonda. En la gata no sólo se trata de una pareja, sino de un trío, cuyo tercer miembro, como nos señala el titulo es el auténtico protagonista; Saha, la gata, tanto por ella misma como por los sentimientos que albergan Alain y Camille hacía ella.

Colette nos presenta a grandes rasgos el triángulo protagonista y esboza sutilmente la progresión de las tensiones hasta el momento clave, el instinto asesino.
 
La gata reúne lo ficticio , lo íntimo,, lo real y lo pasional del amor, lo imaginario y lo autobiográfico, en un lenguaje directo y un tanto mordaz que nos introduce en el rico mundo sensitivo de Colette. 


Ernst Ludwig Kirchner


Colette 1907

Sidonie-Gabrielle Claudine Colette (Saint-Sauveur-en-Puisaye, 1873- París, 1954) escribió más de setenta libros, vivió rodeada de gatos, se dedicó al music-hall, dirigió un salón de belleza, fue corresponsal en la primera Guerra Mundial y redactó numerosos artículos y cuentos para la prensa.
Popular por sus novelas sobre el personaje de Claudine y escritora de honor de las letras francesas, en 1945 fue la primera mujer elegida miembro de la Academia Goncourt.






"Los espíritus del bosque, los Totoro, son bonachones y juguetones"



En los paisajes rurales de Japón están presentes objetos religiosos tanto del Budismo como del Sintoísmo, como estatuas de piedra en forma de niños, capillas dedicadas al zorro -Kitsune-, o un gran árbol sagrado. Imágenes y objetos a los que la gente habla de manera franca y reza bajando la cabeza. Muestra, de esta manera, la característica basica de la sociedad japonesa respecto a la religión no se distinguen en exceso de las dos creencias. Para los japoneses la definición de Dios es algo ambiguo, porque en el sintoísmo, basado en el animismo antiguo y el elogío a la naturaleza, Dios puede ser un río, una roca, una estatua budista o, por su puesto, Totoro.









 

No hay comentarios:

Publicar un comentario