domingo, 28 de julio de 2013

Poesías. Ibn Al-Zaqqáq. El Retiro


                                                                                         


La bella pudorosa

Con sigilo de sierpe, con burbujas
por sonrisa, llegó la cervatilla,
tan ebria de su cándida hermosura
como yo de su amor, de mi martelo.
Mas, al verme llorar, sintió sonrojo,
y tras del velo recató su cara.
El sol así, cuando la nube llora,
se esconde vergonzoso entre el celaje.

                                                   Ibn Al-Zaqqáq
                                                                                   
                                                                                                            
                         
                                                                             


La noche breve

En las sombras nocturnas vino a verme,
púdica y fiel, la deliciosa virgen.
Las copas que me dió fueron luceros
que el poniente encontraron de mis labios.
Mas la noche corrió vertiginosa,
como un negro caballo gigantesco,
y me dijo, al partir, cuando en lo oscuro
ya reían los dientes de la aurora:
"- Pues veo que bebes las estrellas,
con miedo escapo, por salvar las mías".

                                                        Ibn Al-Zaqqáq
             

                                                                                        
                                                                      

       
La margarita

Allá al babor, nuestro copero grácil
llenaba y avivaba nuestros vasos.
Nos mostraba el jardín sus amapolas,
nos daba el arrayán su aroma de ámbar.
"- pero ¿y la margarita?" "- Del copero
-dijo el vergel- yo la celé en la boca".
El mozo lo negaba, y a la postre
delató su sonrisa el escondite.

                                                    Ibn Al-Zaqqáq
                               
                             




                         
                               


Día de tormenta

Loran los tristes ojos de la nube.
Zurea la paloma en su alto ramo.
¡Coge el placer en el jardín! La aurora
entre arrayán y vino celebramos,
mientras los cielos la mejilla mustia
de la tierra con lágrimas recorren,
y brillan los relámpagos que envía
como nafta inflamada el arco iris.

                                             Ibn Al-Zaqqáq
                                                   


                                                                  
 
 


Epitafio para sí mismo

De vuestro lado me robó la muerte,
inexorable ley de los humanos.
En ella os precedí; pero, ala postre,
no tardaremos en hallarnos juntos.
Decid, por vida vuestra y por mi sueño:
¿No fue nuestro vivir una delicia?
Ore por mí quien por mi tumba pase,
y pague a la amistad la fe jurada.

                                     Ibn Al Zaqqáq

 










No hay comentarios:

Publicar un comentario