martes, 16 de julio de 2013

Cuento de cuentos. Néstor Luján (1922 - 1995)



Origen y aventura de ciertas
palabras frases y proverbiales


Es éste, un libro sobre palabras, refranes y modismos. El titulo del libro se debe a uno de los máximos ingenios que han sostenido la pluma en España. Don francisco de Quevedo, cuyo Cuento de cuentos, donde se leen juntas las vulgaridades rústicas que aún duran en nuestra habla, barridas de la conversación, fue escrito con parecida intención.

Como dijo su primer comentarista, "inicia una obra que escribió más para probar la gala de su ingenio y el supremo dominio que tenía del habla castellana que para zaherir al vulgo, castigarle, robar la invención".

El autor ha utilizado los viejos refraneros comentados de los siglos XV y XVI, la gran floración de comentarios y escritores del XVII, los eruditos, algunos a la violenta, del XVIII y sobre todo los grandes paremiólogos del XIX, comenzando por los Juan Varela y Fernán Caballero, y acabando por los Montoto y los Sbarbi, los cuatro son andaluces, al igual que lo es Rodríguez Marín, cuyas anotaciones al Don Quijote y a tantas obras del Siglo de Oro son preciosas para ilustrar antiguas expresiones de la lengua castellana,y, finalmente, en el siglo XX, han sido preciosos los auxilios de los eruditos comentaristas de las obras clásicas y libros como El porqué de los dichos de José María Iribarren, o el Diccionario  ilustrado de frases célebres de Vicente Vega, que son de obligada consulta.



A enemigo
que huye,
puente de plata.

Esta máxima militar, tan repetida, se atribuye a Gonzalo Frenández de Córdoba, llamado también El Gran Capitán (1453-1515). El autor de esta atribución es el toledano Melchor de Santa Cruz de Dueñas quien, en su libro Floresta española de apotegmas y sentencias (Toledo, 1584), traza un anecdotario del gran caudillo conquistador de Nápoles. La tal Floresta es una de las colecciones más importantes de cuentos y anécdotas del siglo XVI y mezcla frases anecdóticas, sentencias, cuentecillos, chistes, misceláneas y datos biográficos de muchos personajes.
Mucho de lo que explica Melchor de Santa Cruz en su libro ha sido repetido infinidad de veces sin explicar su procedencia.
En lo que se refiere a esta frase "A enemigo que huye, puente de plata", Melchor de Santa Cruz, en la segunda parte, capítulo III, escribe:"El Gran Capitán decía que los capitanes o soldados cuando no había guerra eran como chimeneas en verano", más abajo: "...Él mismo decía: al enemigo que huye hacedle la puente de plata".
Esta expresión ha sido recogida por muchos autores del Siglo de Oro y luego ha sido usada abundantemente hasta nuestros días. Cervantes, por ejemplo, en la parte II, capítulo LVIII de su Don Quijote, cuando éste es arrollado por el tropel de toros bravos y éstos siguen su camino, exclama, provocándolos:: Deteneos y esperad, canalla malandrina; que un solo caballero os espera, el cual no tiene condición ni es de parecer de los que dicen que al enemigo que huye, hacedle la puente de plata". Igualmente, Lope de vega en su obra La estrella de Sevilla (acto 1º, escena IV) expresa: Que al enemigo se ha de hacer puente de plata....



Apaga y vámonos.

Según el Diccionario de la real Academia Española, esta expresión "Apaga y vámonos" es empleada al conocer que una cosa toca a su término o al oír o ver algo muy absurdo, disparatado o escandaloso.
El origen de esta expresión procede de un cuento andaluz que explica Luis Montoto en su libro Un paquete de cartas (1888); dice: "Y va de cuento. Optaban dos sacerdotes a una plaza de capellán castrense y para conseguirla era preciso decir la misa en muy pocos minutos. Apostáronse y comenzaron a rezar el propio. Y como el uno oyera que el otro en lugar de "Introibo ad altarem Dei" empezó diciendo "Ite Misa est", él, ansioso de ganar la apuesta dijo al monagillo: "Apaga y vamonos".



Autor: Néstor Luján
Título: Cuento de cuentos

Prólogo: Néstor Luján
Editorial: Ediciones Folio S.A
.
Nº Páginas: 299
 

"Vive tu vida cotidianade manera que nunca te pierdas a ti mismo. cuando cargas con tus preocupaciones, temores, caprichos, ira y deseos, te escapas de ti mismo y te pierdes. La práctica es siempre volver a uno mismo." Inspiraciones de Thich Nhat Hanh



No hay comentarios:

Publicar un comentario