jueves, 11 de julio de 2013

Perito en lunas grises y cielos azules. Miguel Hernández (1910 - 1942)



PERITO EN LUNAS

Ésta es la primera edición facsímil de
la original publicada por Ediciones
Sudeste, dependiente del diario La
Verdad de Murcia, el 20 de enero de
1933. Nos ha servido de referencia
un ejemplar conservado en el 
Archivo Municipal de Elche. Con
este libro queremos brindar un home-
naje y agradecimiento al gran poeta
Miguel Hernández, muerto a los 31
años de edad (1942) en la cárcel
de Alicante acabada la Guerra Civil.


Joaquín Sorolla

A lo caña silbada de artificio
rastro, sino evasión, de su suceso,
bajaré contra el peso de mi peso:
simulación de náutico ejercicio.
Bien cercén del azar, bien precipicio,
me desamparará de azul ileso:
no la pita, que tal vez a cercenes
me impida reflejar sierra en mis sienes.
 


                  
Luz comba, y no, creada por el mozo,
talludo espulgador de los racimos:
no a fuerza. y sí, de broces en rebozo,
sí a fuerza, y no, de esparto y tiempo opimos.
Por el domingo más brillante fuimos
con la luz, enarcada de alborozo,
en ristre, bajo un claustro de mañanas,
hasta el eterno abril de las persianas.



¡A la gloria, a la gloria toreadores!
La hora es de mi luna menos cuarto.
Emulos imprudentes del lagarto,
magnificáos el lomo de colores.
Por el arco, contra los picadores,
del cuerno, flecha, a dispararme parto.
¡A la gloria, si yo antes no os ancoro,
-golfo de arena,- en mis bigotes de oro!




Anda, columna; ten un desenlace
de surtidor. Principia por espuela.
Pon a la luna un tirabuzón. Hace
el camello más alto de canela.
Resuelta en claustro viento esbelto pace
oasis de beldad a toda vela
con gargantillas de oro en la garganta:
fundada en tí se iza la sierpe, y canta.



¡Al polo norte del limón amargo
desde tu arena azul, cociente higuera!
Al polo norte del limón subiera,
que no a tu sur, y subo sin embargo.
Colateral a su almidón, más largo,
aquél amaga de otra y una esfera.
A dedo en río, falta anillo en puente:
¡cómo he de vadearte netamente!



 Sobre el patrón de vuestra risa media,
reales alcancías de collares,
se recorta, velada, una trajedia
de aglomerados rojos, rojas zares.
Recomendable sangre, enciclopedia
del rubor, corazones, si mollares,
con un tic-tac en plenilunio, abiertos,
como revoluciones de los huertos.
















No hay comentarios:

Publicar un comentario