lunes, 29 de julio de 2013

Robinson Crusoe. Daniel Defoe (1660 -1731)



La vida y las extrañas
y sorprendentes aventuras de
Robinsón Crusoe
de York,Marino

 
 
Prefacio del autor
 
Si alguna vez el relato de las aventuras de un hombre ha sido digno de publicarse y de ser bien acogido por el público, el editor cree que éste es el caso de esta historia.
Lo portentoso de la vida de este hombre supera (eso cree) a todo lo dicho, siendo difícil hallar en otra vida mayor variedad.
La historia está contada con modestia, con seriedad, y haciendo que los hechos sirvan de ejemplarización religiosa, que es como los hombres cuerdos los utilizan siempre; es decir, que sus fines son instruir a los demás con este ejemplo, y justificar y honrar la sabiduría de la Providencia, en todo género de circunstancias, dejando que éstas se produzcan como quieran producirse.
El editor cree que ésta es una historia completamente real, y que no hay en ella ni sombra de invención; habrá, porque siempre tales cosas suscitan opiniones diversas, quien piense en lo aleccionador del relato, quién en lo ameno, quién en lo instructivo, pero todo conduce a lo mismo, y así es como, sin más cortesías para con el mundo, el editor cree, al publicar esta obra, prestar un gran servicio a quien la lea.




Primeras aventuras

Yo nací en el año 1632 en la ciudad de York, de buena familia, pero no del país, ya que mi padre era un extranjero natural de Bremen que primero se instaló en Hull; se hizo una buena posición gracias al comercio, y luego, abandonando sus negocios se trasladó a York, en donde casó con mi madre, cuya familia se apellidaba Robinsón,una familia muy bien reputada en la comarca, y por lo cual yo me llamaba Robinsón Kreutznaer; sin embargo, por una corrupción del nombre, cosa muy común en Inglaterra, ahora nos llaman, quiero decir nos llamamos y así solemos firmar, Crusoe, y así es como mis compañeros me llaman siempre...



Pero todas estas cosas, con la relación de cómo trescientos caribes arribaron a la isla y la invadieron y arrasaron las plantaciones, y de cómo los colonos lucharon con ellos, que los doblaban en número, y al principio fueron derrotados y tres de ellos murieron; pero por último una tormenta destruyó las canoas de sus enemigos, y ellos hicieron perecer de hambre o aniquilaron a casi todo el resto...
 


Daniel Defoe nacido en Londres hacia 1660, en el seno de una familia de la pequeña burguesía presbiteriana, Defoe tuvo la intención de seguir la carrera eclesiástica, pero su falta de vocación le inclino hacia el comercio, actividad que le llevaría a recorrer media Europa. Sin embargo, la profesión a la que finalmente acabó dedicando la mayor parte de su tiempo fue el periodismo.

Se casó en 1684 con Mary Tuffley, una rica heredera cuya cuantiosa dote le sirvió de gran ayuda para superar los numerosos imprevistos -bancarrotas, deudas- que surgirían en sus poco afortunados negocios.Presenció y participó activamente en los acontecimientos que marcaron el convulso período de la historia inglesa que le tocó vivir: las luchas religiosas-dinásticas entre católicos, anglicanos y presbiterianos, la restauración de los Estuardo, la revolución de 1688, o la unión con Escocia.

Su prolífica actividad periodística y partidista le supuso graves problemas -exilio y encarcelamiento, entre otros-, pero también le proporcionó el espacio ideal para ir depurando un estilo narrativo minucioso y detallista que , más tarde desarrollaría en sus obras de ficción. Porque, por sorprendente que parezca, Defoe no publicó su primera novela -precisamente Robinson Crusoe- hasta casi los sesenta años.

Basada en un hecho real del que ya se habían publicado algunas versiones previas -la increíble peripecia de un marinero escocés Alexander Selkirk, que pasó cuatro años abandonado en la isla de Juan Fernández-,la narración de Defoe obtuvo un éxito inmediato y se acabó convirtiendo en un clásico de la literatura de todos los tiempos.

En ella, por encima de su pretensión de tratado de edificación cristiana, se despliegan por primera vez muchos de los rasgos definitorios de la narrativa moderna:su estilo llano, claro y vitalista,su capacidad para producir "sensación de verdad" en el lector con la sucesión de hechos triviales narrados con minuciosidad y en el que Robinson sea, en última instancia, una justificación de la individualidad, pues ese náufrago que con su propio esfuerzo e ingenio reconstruye la civilización en una isla perdida es, en buena medida, el mismo hombre, contemporáneo luchando por salir adelante por sí mismo en un mundo hostil.



Autor: Daniel Defoe

Título: The Life and Strange Surprizing Adventures of Robinson Crusoe, of York, Mariner

Traducción del inglés y notas: Carlos Pujol

Ilustraciones: J.J.Grandville

Editorial: Editorial Planeta S.A. 







No hay comentarios:

Publicar un comentario