jueves, 27 de junio de 2013

El Greco. Palacio Arzobispal de Toledo.


El Greco. Toledo bajo la tormenta (h. 1600)

Exposición a Imagen y Semejanza


El Greco. Vista y mapa de Toledo (1608-14)

Y Dijo Dios:
"Hagamos al ser humano
a nuestra imagen,
como semejanza nuestra."
                                     (Gn. 1, 26)
                                         
El Greco. El Redentor (1600-14)

1.700 años de Santidad de la Archidiócesis de Toledo

Un día Cristo los miró
y no apartaron la vista,
se dejaron enamorar,
y fueron otros Cristos
en cada generación.

 
El Greco. El entierro del señor de Orgaz (1586-88)

Un recorrido  por la historia de una comunidad de creyentes, que entre sus sombras ha visto brillar numerosas luces: los santos.
Ellos son imagen y semejanza de Cristo. Esta exposición ofrece estos rostros, llenos de belleza, de espíritu, que se miran, que nos miran cara a cara, que nos muestran su semejanza con la imagen de Dios que está en el rostro de Cristo.

Más de cincuenta figuras entre santos, beatos, venerables y siervos de Dios, que han dejado su huella en las tierras toledanas. Una muestra con más de ochenta obras cuidadosamente seleccionadas entre las piezas más significativas del patrimonio diocesano.




El Greco, Tristán, Orrente, Bayeu, Carreño, Blas de Pedro, Sánchez Cotán, Pietro del Po... y otros muchos artistas se dan cita en este acontecimiento que celebra y clausura el Año jubilar.
Leocadia, Ildefonso, Teresa Enríquez, Beatriz de Silva, Teresa de Jesús, Alonso de Orozco, Juan de la Cruz, Juan de Ávila, Jerónima de la Fuente... son los bienaventurados, los pobres de espíritu, los que trabajan por la paz, los limpios de corazón, los misericordiosos, los que tienen hambre y sed de justicia, los perseguidos...

Catedral de Toledo

Toledo
En 1579, cuando Theotocopuli buscaba el mecenazgo del Rey de España, pinta un curioso cuadro que se conserva en El Escorial y que, teniendo hasta el siglo XIX por una "Gloria", es una alegoría de la Santa Liga de 1571
Cuando El Greco, en 1577, llega a Toledo, la ciudad padecía una fuerte escasez de víveres que duro dos años, consecuencia de una delas bancarrotas -tres en su reinado- del Estado que Felipe II administraba. sin embargo la Ciudad Imperial no estaba en quiebra; aunque los efectos de la crisis llegaban a dejar huella en documentos como el de 1579, relativo a la tasación del Expolio, que alude expresamente "a la miseria de los tiempos". 


Vista de la ciudad de Toledo

Los toledanos creían firmemente que su ciudad era por esencia corazón y capital natural de España (en 1554 Pedro de Alcocer, en su "Historia o descripción de la Imperial Ciudad de Toledo", formula definitivamente la idea). No es cierto, por el contrario, que la decisión de Felipe II en 1561 de trasladar la Corte a Madrid supusiera la ruina de la ciudad. Tampoco, que el carácter de Imperial y sede de la Monarquía desde los tiempos visigóticos constituyera su naturaleza.








Toledo, la "Segunda Roma", era la ciudad eclesiástica más importante de España, pero también albergaba una floreciente industria de sedas y armas blancas. Una burguesía mercantil y, en cierta manera industrial, coexistía con la gente de toga, eclesiásticos, docentes, profesionales liberales y artesanos o artistas. Por otra parte, pese al emblemático designio monárquico de la ciudad, no conviene olvidar que los toledanos participaron en la guerra de las Comunidades en contra de Carlos V.




No hay comentarios:

Publicar un comentario