jueves, 27 de junio de 2013

Imagenes del Quijote.



Don Quijote acosado por monstruos (1812-20) Goya

Desde la publicación de la primera parte en 1605 y de la segunda en 1615, el Quijote, se convirtió en el referente obligado de la novela moderna, circulando casi de inmediato traducciones por diversos países de Europa, y constituyendo desde entonces uno de los mayores éxitos de la industria editorial hasta nuestros días. 

A "leer y escuchar" se refería Cervantes en el título de un capítulo, ignorante todavía, ya que su primera edición sólo estaba materializada en caracteres tipográficos, que poco después el texto aparecería ilustrado con imágenes que iban a fijar la iconografía de dos de los referentes de nuestra cultura, don Quijote y Sancho, paradigmas de los seres humanos y de sus diferentes actitudes ante la vida.




Fue a través de estas estampas como se materializaron en el imaginario colectivo la figura de Don Quijote descrita en el primer capítulo de la novela "de complexión recia, seco de carnes, enjuto de rostro" y la de Sancho en el capítulo noveno, de "barriga grande, el talle corto y las zancas largas".

Las estampas han adornado las ediciones del Quijote mostrando las cambiantes interpretaciones propias de cada época y cada artista sobre sobre la novela de Cervantes. La elección de los capítulos y los momentos a ilustrar, la técnica empleada, el formato y los aspectos puramente estéticos, testimonian la transformación social, cultural y artística a lo largo de los siglos XVII a XIX.



Por ello, presentar una exposición de estampas del Quijote no es mostrar sólo la evolución de cómo se ha ilustrado la novela en el tiempo, sino hacer un recorrido por la historia del libro, el arte y la cultura occidental.

He incluso más allá. Premonitoriamente, Cervantes en la dedicatoria a la segunda parte comenta el interés del emperador de la China por recibir la continuación a las aventuras del hidalgo y fundar un colegio donde leer en lengua castellana la historia de don Quijote.

Lo que no pasa de ser una broma que le sirvió para criticar al falso Avellaneda, se convertiría un siglo después en realidad, y así esta exposición permite apreciar cómo las estampas de don Quijote llegaron a China y sirvieron de modelos para la industria de la porcelana.




Tal es la fama del Quijote, y tal la importancia y difusión de las imágenes que lo ilustraron, que sirvieron de referente a piezas de porcelana, tapices, bordados, naipes y, por su puesto, pinturas.




Don Quijote. Chris Riddell

Don Quijote. Chris Riddell





No hay comentarios:

Publicar un comentario