martes, 4 de junio de 2013

La soledad de las parejas. Una dama neoyorquina. Dorothy Parker (1893-1967)




Estos relatos -todos los que escribió Dorothy Parker- recogen lo esencial de su mirada vitriólica, pero también comprensiva, sobre la soledad neoyorquina de entre guerras.
Retratos femeninos construidos con ironía cruel, unas veces teñidos de cierta ternura -dos estenógrafas que se pasan las tardes soñando que harían si tuvieran un millón de dólares-; otras, de una mordacidad implacable- la damisela que se muere de ganas por conocer a un cantante negro; o la vieja dama de alta sociedad empeñada en hacer algo por su país.






Una neoyorquina que no era una dama

Quizá el mejor retrato que tenemos de Dorothy Parker es un autorretrato: el personaje de Hazel Morse, la protagonista de su cuento más famoso y más terrible, "Una rubia imponente". La comparación puede parecer extraña, porque Hazel Morse es "una rubia tonta, corpulenta y sonrosada de las clases bajas que se relaciona con viajantes de comercio en bares baratos", mientras que Dorothy Parker "era una mujer pequeñita, morena e inteligente que pertenecía a la clase alta y se relacionaba con hombres fascinantes en bares caros"; pero es mucho más lo que comparten.
 





Un instante que ilumina una vida

Dorothy Parker se definía como "una escritora de distancias cortas". Sus primeros escritos fueron lo que en inglés se conoce como light verse (verso ligero): breves frases rimadas, en lenguaje coloquial, sobre temas cotidianos.
En este género publicaría, en total, tres libros: Enough Rope ("Suficiente cuerda", 1926), Sunset Gun ("Pistola al atardecer", 1928) y Death and Taxes ("Muerte e impuestos", 1931). Como se puede ver todos los títulos aluden a la muerte. 

Al igual que Hemingway y Ring Lardner -junto con ella, los mejores cuentistas americanos de entreguerras-, dejando hablar a los personajes, para que se retraten o se delaten.




Dorothy Parker nació en Nueva Jersey, en 1893. De madre escocesa y padre judío, su madrastra católica le impuso una severa educación religiosa. A los veinte años publicó su primer poema en Vanity Fair. 

En 1917 se casó con Edwind Pond Parker, de quién adoptó el apellido que conservaría de por vida, y empezó a frecuentar el hotel Algonquin donde se celebraba una famosa tertulia de periodistas y escritores, un grupo al que se denominaría "Círculo Vicioso".

Se divorció pronto, y adquirió fama de mujer brillante, y tan apasionada como aficionada a la bebida. Sólo escribió tres libros de poemas y dos de relatos, pero también trabajó como crítica para The New Yorker o Esquire y como guionista.

A los 34 años, empezó a implicarse en la defensa de causas progresistas. En 1933 se casó con Allan Campbell, once años más joven que ella. Viajó a España en plena Guerra Civil para apoyar a la República.
Se divorció de Campbell y, en 1950, se volvió a casar con él. Murió sola, en junio de 1967.



Autora: Dorothy Parker
Título: Una dama neoyorquina / La soledad de las parejas
Traducciones: Celia Filippeto, Jordi Fibla y Carmen Francí
Prólogo: Laura Freixas
Editorial: Barcanova (Versal)
Nº Páginas: 418








No hay comentarios:

Publicar un comentario