sábado, 22 de junio de 2013

Arthur Rimbaud (1854 - 1891 ) Poesía Completa.




El castigo de Tartufo

Hurgando y atizando su amantísimo
corazón bajo su casta toga, feliz,
mano enguantada, un día
 que, horriblemente dulce, iba babeando
fe por su desdentada boca, "Oremus",
un Malvado cogióle rudamente
por sus beatas orejas
y le arrojó a la cara amarillenta
horrísonas palabras, arrancando
la casta toga negra de su piel llena de
sudor frío.

¡Oh, Castigo!...Sus hábitos estaban,
oh, desabotonados,
de los pecados perdonados
desgranándose en
su corazón -había palidecido San Tartufo...

Mientras se confesaba, oraba en la agonía,
se contentó aquel hombre con mangarle
la golilla...¡Uf! Tartufo allí estaba desnudo,
¡puaf!, de pies a cabeza.
                                                       
    
Gustave Caillebote. Calle de parís, día lluvioso, 1877

A la música


                                         Plaza de la Estación, en Charleville     

A la plaza tallada en céspedes mezquinos
donde todo es correcto, los árboles, las flores,
los burgueses asmáticos que el calor estrangula,
los jueves por la tarde, llevan sus cotilleos.

La banda militar, en medio del jardín,
balancea sus quepis en el Vals de los Pífanos:
por las primeras filas desfila el pisaverde
y está pendiente el notario de sus dijes

cifrados, los rentistas de anteojos subrayan
todos los gallos de la orquesta, los
burós, tan anchos ellos, arrastran a sus gruesas
señoras, a su lado, como guías de elefantes
aquellas con volantes que parecen reclamos;

hay en los bancos verdes tertulias de tenderos
jubilados tiznando con su bastón de puño
la arena, discutiendo, pero que muy en serio,
de política; luego, sacando la petaca
de plata, continúan: "en fin que...".

Otro burgués        
aplastando sus lomos en un banco, feliz,
saborea su cachimba donde el tabaco de hebra
("es contrabando, sabe usted...") desborda.

Los golfos se guasean por el césped;
y, enternecidos por el canto
de los trombones, los reclutas,
inocentones y fumando rosas,
a los críos acarician
para, así, camelar a las niñeras...

Yo, bajo los castaños de indias, desgalichado
como un estudiante, voy siguiendo a las chicas
alertas, que lo notan y miran hacia atrás,
y se ríen con los ojos llenos de indiscreciones.

Y yo sigo mirando, sin decir ni palabra,
la carne de sus cuellos bordados de mechones
rebeldes; yo, a lo mío, sigo con la mirada
la curva de los hombros y la espalda divina
bajo el corpiño y las endebles galas.

En seguida he guipado los tobillos, las medias...
Reconstruyo los cuerpos, de bella fiebre ardiendo.
Me encuentran muy chocante y se hablan al oído...
Y siento que los besos me vienen a los labios...

                                                            
Mary Cassatt. Beso maternal, 1897

Primera noche

Estaba casi desvestida
y los árboles indiscretos
pegaban su follaje a los cristales
perversamente, muy cerquita.

Sentada sobre mi sillón,
semidesnuda, ella juntaba
las manos. En el piso
se estremecían de gusto sus pequeños
pies tan finos, tan finos.

Yo, de color de cera, observaba
un rayo de luz vegetal
que mariposeaba en su sonrisa y
sobre sus pechos -mosca en el rosal.

Yo besé sus finos tobillos.
Ella soltó una dulce
carcajada brutal
que se desmigajaba en claros trinos
(oh, bella risa de cristal).

Los piececitos se escondieron
-"¡Estáte quieto!"- bajo el camisón.
Su risa fingía reprocharme
la primera osadía permitida.

La besé dulcemente en
sus pobrecitos ojos, palpitantes
bajo mis labios; ella echó hacia atrás
su frágil cabecita: "así, mucho mejor...".

"Señor, he de decirte dos palabras..."
Y me empleé a fondo sobre el pecho
en un beso que la hizo reír
con una risa de las buenas...

Estaba casi desvestida
y los árboles indiscretos
pegaban su follaje a los cristales
perversamente, muy cerquita.
                                              

Mujer en azul



Autor: Arthur Rimbaud
Título: Poesía Completa
Traducción: Miguel Casado, Anibal Núnez, Gabriel Celaya y Cintio Vintier
Prólogo: Miguel Casado
Ilustración: Paul Verlaine
Editado por: Círculo de Lectores
Nº Páginas: 463






No hay comentarios:

Publicar un comentario