miércoles, 8 de mayo de 2013

El Mundo de Sofía. Jostein Gaarder



Una novela sobre la historia de la filosofía
 
La apasionante aventura de una niña que se interna en la historia del pensamiento de la mano de un singular profesor de filosofía. Desde las antiguas escuelas de los pensadores atenienses hasta la corriente existencialista de Sartre en un emocionante recorrido por el mundo de la sabiduría propiamente dicha.




Con la ayuda de un profesor de filosofía muy peculiar y su perro Hermes, Sofía emprende un apasionante viaje por el misterioso territorio del conocimiento que habrá de llevarla a retroceder en el tiempo hasta el mismo origen de las cosas, para -desde allí- continuar avanzando, siglo tras siglo, de la Atenas de los presocráticos al París de Sartre.


Nada puede surgir de la nada

Los tres filósofos de Mileto pensaban que tenía que haber una -y quizás sólo una- materia primaria de la que estaba hecho todo lo demás. ¿Pero cómo era posible que una materia se alterara de repente para convertirse en algo completamente distinto? A este problema lo podemos llamar problema de cambio.(...)




 "Todo fluye", dijo Heráclito. Todo está en movimiento y nada dura eternamente. Por eso no podemos "descender dos veces al mismo río", pues cuando desciendo al río por segunda vez, ni yo ni el río somos los mismos.
Heráclito también señaló el hecho de que el mundo está caracterizado por constantes contradicciones. Si no estuviéramos nunca enfermos, no entenderíamos lo que significa estar sano. Si no tuviéramos nunca hambre, no sabríamos apreciar estar saciados. Si no hubiera nunca guerra, no sabríamos valorar la paz, y si no hubiera nunca invierno, no nos daríamos cuenta de la primavera.(...)



 
Demócrito puso temporalmente fin a la filosofía griega de la naturaleza. Estaba de acuerdo con Heráclito en que todo en la naturaleza "fluye". Las formas van y vienen. Pero detrás de todo lo que fluye, se encuentran algunas cosas eternas e inalterables que no fluyen. A esas cosas es a lo que Demócrito llamó átomos.


Los griegos pensaban que los seres humanos podían enterarse de su destino a través del famoso oráculo de Delfos.
 
El dios Apolo era el dios del oráculo.Hablaba a través de la sacerdotisa Pitia, que estaba sentada en una silla sobre una grieta de la Tierra. De esta grieta subían unos gases narcóticos que la embriagaban, circunstancia indispensable para que pudiera ser la voz de Apolo.
 



 
Precisamente en la época en que los filósofos griegos iniciaron una nueva manera de pensar, surgió una ciencia griega de la medicina que intentaba encontrar explicaciones naturales a las enfermedades y al estado de salud. Se dice que Hipócrates, que nació en Cos hacia el año 460 a. de C., fue el fundador de la ciencia griega de la medicina.
 
La protección  más importante contra la enfermedad era, según la tradición médica hipocrática, la moderación y una vida sana. Cuando surge una enfermedad, es porque la naturaleza ha "descarrilado" a causa de un desequilibrio físico o psíquico. La receta para estar sano era la moderación, la armonía y "una mente sana en un cuerpo sano".




"El hombre tiene mil planes para sí mismo. El azar, sólo uno para cada uno".

"La duda es el principio de la sabiduría"                                                                                                                         
"La riqueza consiste mucho más en el disfrute que en la posesión"                  
                   
"Los grandes conocimientos engendran las grandes dudas"                             
                                                       
                                               Aristóteles

                                         



Autor: Jostein Gaarder
Título: Sofies verden
 
Traducción del noruego: María Asunción Lorenzo Torres y Kirsti Baggethun
Ilustración: Quint Buchholz
 
Editorial: Ediciones Siruela S.A.
Nº Páginas: 661









No hay comentarios:

Publicar un comentario