martes, 7 de mayo de 2013

Cumbres Borrascosas. Emily Brontë (1818 - 1848)




 Cumbres borrascosas, obra maestra de la literatura romántica universal, fue publicada bajo pseudónimo masculino en 1847, año y medio antes de que su autora, Emily Brontë (que, como todos sus hermanos murió joven y sin descendencia), bajara a enterrarse con sus más secretas contradicciones a una tumba del cementerio rural de Haworth, aldea de la desolada comarca de Yorkshire.
 
Allí, donde había transcurrido casi toda su vida, sin que se tengan noticias de que conociera nunca el amor de un hombre, es donde se sitúa también la turbulenta trama de su única novela, inequívocamente condicionada por la fusión de los personajes con la bravía belleza de aquel paraje solitario, y donde el cementerio de la colina, como formando parte de la naturaleza, tiene -ya como referencia o como escenario- un papel preponderante.





 Cuantas veces hemos desafiado los dos juntos a los espectros: hacíamos apuestas a ver quién se atrevía a quedarse más rato entre las tumbas, invocándolos para que vinieran. Heathcliff, si te desafiara ahora, ¿te atreverías? Si te atreves, nos quedaremos allí los dos. Yo sola no quiero acostarme allí. Aunque me entierren a doce pies de profundidad, aunque me echen la iglesia entera encima, hasta que vengas tú conmigo no descansaré, ¡nunca descansaré!





 Me doy cuenta de que la gente de estas latitudes adquiere sobre la gente de las ciudades una superioridad semejante a la que tendría una araña dentro de un calabozo comparada con una araña en una casa de campo a los ojos de quienes ocupan la vivienda...Aquí se vive más en serio, con mayor ensimismamiento y menos en la espuma de los cambios. A pesar de mi arraigado escepticismo sobre cualquier amor que dure más de un año, aquí no me resulta inconcebible imaginar uno que sea para toda la vida.




Posiblemente Emily Brontë se refiriera así misma al aludir a la araña tejiendo su tela en el interior de su calabozo. En todo caso no cabe duda de que tejió una tela resistente.
 
Nacida bajo el signo de Leo, el 30 de julio de 1818, a los tres años de edad se quedó huérfana de madre. La orfandad es uno de los temas recurrentes en Cumbres borrascosas, hasta el punto de poder afirmar que todos los conflictos de la novela se derivan de una carencia de amor en la infancia. No parece que este amor maternal acertara a suplirlo la tía Elisabeth, una solterona llegada a Cornwal para atender a los niños Brontë, hermana de aquella dulce y borrosa María Branwel, que fue la primera de la familia en recorrer el camino hacia el cementerio de Haworth.




Dejaba cinco niñas y un niño, todos de corta edad. Las dos mayores, María y Elisabeth, no llegaron a mujeres. Los restantes, Charlotte, Branwel, Emily y Anne, heredaron la pasión por el arte y la literatura que alimentó los sueños juveniles del padre, Patrick Brunty, un irlandés de familia muy modesta, ambicioso, tenaz y retraído. Inicialmente aprendiz de tejedor y más tarde maestro de escuela, llegó en 1802 a la Universidad de Cambridge para estudiar Teología, y allí, influido por las lecturas clásicas, rectificó el apellido familiar y lo convirtió en Brontë, inspirándose el nombre de uno de los corceles de Helios, que en griego significa "trueno". Cabría reflexionar sobre el símbolismo de esta decisión del joven Patrick, a la vista del posterior destino de la familia que creó, marcada por el estigma de la tragedia y la destrucción.





Los niños, herederos de las aficiones poéticas del padre, crecieron en la comarca de Yorkshire, donde él se había afincado definitivamente como pastor de almas, entregados a la lectura, al dibujo y a una serie de fantasías y juegos cuyo código secreto los transportaba a países imaginarios.
 



Y así se nos permite asistir desde fuera (como ella, la autora misma, parece estarlo) al complicado proceso que va trasformando a través del tiempo la vida de los Earnshaw y los Linton, enfrentando a unos con otros y llevándolos fatalmente a la tragedia.







Título: Wuthering Heights
Autora: Emily Brontë
Prólogo: Carmen Martín Gaite
Traducción del inglés: Carmen Martín Gaite
Editorial: Ediciones B, S.A.
Ilustración: Ballestar
Nº Páginas: 396










1 comentario:

  1. Bellisima novela, mi preferida entre todas, vi la pelicula varias veces y ahora estoy leyendola ...amo Cumbres Borrascosas ¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar