sábado, 6 de abril de 2013

Salomé. Oscar Wilde (1854 - 1900)


Oscar Wilde
Dublín, 1854 - París, 1900
 

Poeta, novelista y dramaturgo, recordado sobre todo por su única novela El retrato de Dorian Gray (1891), las notables comedias El abanico de Lady Windermere (1892) y La importancia de llamarse Ernesto (1895), la agudeza de sus dichos y las escandalosas circunstancias que lo llevaron a prisión.
 
 Su padre era un importante cirujano y autor de libros sobre arqueología y folclore, y su madre una poeta y defensora de la causa nacionalista irlandesa.

Estudió en el Magdalen College de Oxford, donde se familiarizó con las teorías de Walter Peter y John Ruskin sobre la centralidad del arte en la vida. En la década de 1880 abrazó el Esteticismo. "La belleza es la única cosa que el tiempo no puede dañar. Las filosofías se derumban como arena; las creencias pasan una tras otra; pero lo que es bello es un goce para todas las estaciones, una posesión para toda la eternidad."

En 1891 escribió en francés la pieza teatral Salomé, drama bíblico en un acto que conoció el repudio y la censura. En 1895 inició juicio por difamación al marqués de Queensberry -padre de su amigo íntimo Lord Alfred Douglas-, que lo había acusado de sodomía. El marqués, absuelto, acusó a su vez a Wilde, que fue condenado a dos años de trabajos forzosos.

En prisión escribió De Profundis, extensa carta en la que reflexiona sobre el dolor. Al salir de la cárcel, arruinado espiritual y materialmente, se trasladó a París, donde vivió bajo el nombre de Sebastian Melmoth y escribió La balada de la cárcel de Reading (1898), en la que denunció las condiciones inhumanas en las prisiones.

Murió en la indigencia a los cuarenta y seis años por una menigitis. 
 

"Te besaré la boca, Jokanaan.
Te besaré la boca"
 

La cabeza de Juan el Bautista a cambio
de una danza erótica: la pieza teatral en un acto
de Oscar Wilde lo reunía todo para
escandalizar a la sociedad victoriana.
Escrita originalmente en francés, elogiada por
Mallarmé y Maeterlinck, se publicó en 
París en 1893, y un año después se tradujo
al inglés.Provocativa e incendiaria,
Salomé conoció la censura y el repudio, fue
interpretada por Sarah Bernhardt y 
prohibida en Inglaterra por representar
personajes bíblicos. La ópera de
Richard Strauss cosechó, en su estreno en
Estados Unidos, feroces críticas que llevaron
a la cancelación de todas las funciones.
Oscar Wilde, condenado a dos años
de trabajos forzosos por difamación pública
contra el pudor, no pudo presenciar su estreno
el 11 de febrero de 1896 en el Théâtre
de I'CEuvre de París.
 



 
Aubrey Beardsley
 Brighton, Sussex, 1872 - Menton, 1898


Pintor e ilustrador inglés, una de las más importantes figuras del Esteticismo después de Oscar Wilde y crítico implacable de la sociedad victoriana. Aubrey Vincent Beardsley solo tuvo unos meses de instrucción formal en la Westminster School of Art, a la que acudió animado por el pintor Edward Burne-Jones, uno de los mayores creadores del movimiento Arts and Crafts.
 


Sus dibujos, infuidos por los grabados japoneses, ponen énfasis en lo grotesco, lo decadente y lo erótico. "Tengo una sola meta: lo grotesco. Si no soy grotesco no
soy nada." A pesar de la brevedad de su carrera, contribuyó de manera decisiva al movimiento francés del arte del cartel y al desarrollo del Art Nouveau.

 
En 1893 fue contratado para ilustrar Le morte d'Arthur de Thomas Mallory. En 1894 obtuvo fama inmediata por sus ilustraciones de Salomé de Oscar Wilde, que con su morboso erotismo sobresaltaron al público y a los críticos. Ese año entró como jefe de arte en la publicación The Yellow Book, de la que fue despedido en 1895 tras el escandaloso juicio a Wilde, de quien no era amigo pero con quien compartía una mirada irreverente sobre la hipocresía de la época.
 
En 1896 trabajó en la revista The Savoy, dirigida por Leonard Smithers,, librero, libertino y pornógrafo, e ilustró varios libros, entre ellos La violación del candado de Alexander Pope y Lisístrada de Aristófanes. Delicado de salud desde que contrajo  tuberculosis a los seis años, volvió a sufrir la misma enfermedad a los diecisiete, y a los veinticuatro era un inválido. Antes de morir rogó a su editor que destruyera todos sus dibujos obscenos, deseo que el editor traiciono.
 

Autor: Oscar Wilde

Título: Salomé

Ilustraciones: Aubrey Beardsley

Traducción: Rafael Cansinos Assens

Editorial : Libros del zorro rojo

Nº de páginas: 83








No hay comentarios:

Publicar un comentario