viernes, 19 de abril de 2013

Flor de aforismos peregrinos. Miguel de Cervantes (1547 - 1616)




Miguel de Cervantes Saavedra nació el 29 de septiembre de 1547 en Alcalá de Henares. En 1569 llegó a Roma huyendo de una orden judicial de captua por participar en un duelo.
 
En Italia, Cervantes inició una carrera militar que le dejó manco de la mano izquierda y que acabó bruscamente en 1575, cuando fue apresado y llevado como esclavo a Argel.

 Cinco años después, una vez liberado por frailes trinitarios, regresó a España y trabajó como comisario de abastos y cobrador de impuestos a la vez que retomaba una producción literaria que daría lugar a clásicos imprescindibles de la literatura universal como La Galatea, las doce Novelas ejemplares o El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha.
Cervantes murió en Madrid el 23 de abril de 1616.
 
 

"Cuando la cólera se sale de madre, no tiene la lengua padre, ayo ni freno que la corrija."
  


 "No hay discreción que valga, ni amorosa fe que asegure al enamorado pecho, cuando por su desventura entran en él celosas sospechas."



"La poderosa fuerza del amor no sólo hace mudar el vestido a los que bien quieren, sino la voluntad y el alma de la manera que más es de su gusto."



"En el corazón sosegado, en el ánimo quieto tiene el amor deleitable su morada,que no en las lágrimas ni en los sobresaltos."
 

"Hacerse poeta, según dicen, es enfermedad incurable y pegadiza." 

 

"La música compone los ánimos descompuestos y alivia los trabajos que nacen del espíritu." 
 


"Letras sin virtud son perlas en el muladar."
   

"Los montes crían letrados, y las cabañas de los pastores, encierran filósofos." 
 
 

"Todos los poetas antiguos escribieron en la lengua que mamaron en la leche,  no fueron a buscar las extranjeras para declarar la alteza de sus conceptos."  


"El poeta nace : quieren decir que del vientre de su madre  el poeta natural sale poeta; y con aquella inclinación que le dio el cielo, sin más estudio ni artificio, compone cosas, que hace verdadero al que dijo: Est Deus in nobis.
 
    

"No siempre la fortuna con los trabajos da los remedios."

 

"En los apretados peligros, toda razón se atropella, no hay respeto que valga, ni buen término que se guarde."
 

En los orígenes, con la palabra "aforismo" ( o bien, aphorismo) se aludía a una breve sentencia apta para resumir ingeniosamente un saber un saber científico, sobre todo médico o jurídico.

En particular, la penetración de este término en el ámbito médico se debió a la obra de Hipocrátes (Los Aforismos), recogida en la Edad Media y refundida en hexámetros leoninos por la así llamada escuela médica salernitana; una labor cuyo éxito fue tan grande que desde entonces el término "aforismo" albergó el significado específico de estudio y práctica de la medicina.



Después, desde la segunda mitad del siglo XVI aproximadamente por lo que concierne a España, el abanico semántico del término se hizo más amplio hasta abarcar otros relacionados de modo genérico con la sabiduría humana en sus facetas didascálicas, doctrinales y morales; o sea que tomó sobre sí el significado de "pensamiento, reflexión, generalmente breve y de carácter doctrinal".

Este libro reúne en un conjunto armónico los aforismos que Cervantes dispersó a lo largo de sus obras narrativas. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario