sábado, 23 de marzo de 2013

¡1914! La Vanguardia y la Gran Guerra


Museo Thyssen-Bornemisza

Ernst Ludwig Kirchner

Pocos acontecimientos históricos tuvieron una capacidad de determinación tan fuerte sobre la trayectoria de las primeras vanguardias artísticas como la guerra de 1914.

El periodo inmediatamente anterior al estallido de la guerra coincidió con el de máxima vitalidad de los movimientos de vanguardia, en cuya voluntad de insurrección se anticipaba la militancia belicista por la que se pronunció una mayoría de los artífices del arte nuevo cuando se desató la contienda.

Por otro lado, la experiencia de la guerra incidió poderosamente sobre el trabajo de los artistas, no ya sólo como tema de sus obras, sino igualmente como realidad que ponía de relieve contradicciones internas en el ideario de la modernidad del que participaban sus obras.

La exposición contempla el desarrollo del arte nuevo internacional en el periodo que transcurre entre 1913 y 1919 aproximadamente y establece una lectura para su interpretación cuyas pautas vienen dadas por la guerra como circunstante de la cultura. 




Museo Thyssen-Bornemisza


1. El oscurecimiento del mundo
2. La segunda visión
3. Últimos días de la humanidad
4. La vanguardia a caballo
5. Canción de guerra
6. Vórtice destructor
7. Carga de profundidad
8. Guerra de las formas. Una estética de la desaparición


 
Fundación Caja Madrid
 

Ernst Ludwig Kirchner. la ducha de los soldados, 1915

9.  Apocalipsis de nuestro tiempo
10. Artista y soldado
11.  Cubismo en las trincheras
12. El estigma de la condenación
13. "C'est la guerre!"




Sesenta y ocho que se encuadran en las principales corrientes del arte nuevo, desde el expresionismo y las diversas vertientes del cubismo y la primera abstracción hasta el futurismo y el vorticismo, están representados en esta exposición. En cada uno de los trece capítulos que se suceden quedan reflejadas las conexiones entre diversas manifestaciones del panorama internacional de la época.

Uno de los desencadenantes innegables de la Gran Guerra fue el nacionalismo, pero la exposición evita en la mayor parte de los casos una caracterización de los asuntos tratados ceñida a valores que podrían tenerse por exclusivos de determinados círculos nacionales. Y en este sentido la muestra propone un orden de lectura que permita percibir la gran paradoja de aquella guerra de culturas: la comunidad de intereses culturales y lingüísticos primó, pese a todo, en ese conflictivo período de las vanguardias artísticas.









No hay comentarios:

Publicar un comentario