miércoles, 2 de enero de 2013

Rosalía de Castro (1837 - 1885)



Orillas del Sar

A través del follaje peremene
que oír deje rumores extraños,
y entre un mar de ondulante verdor,
amorosa mansión de los pájaros,
desde mis ventanas veo
el templo que quise tanto.
El templo que tanto quise...,
pues no sé decir ya si le quiero,
que en el rudo vaivén que sin tregua
se agitan mis pensamientos,
dudo si el rencor adusto
vive unido al amor en mi pecho...

                                                               Rosalía de Castro


Cuando recuerdo del ancho bosque
el mar dorado
de hojas marchitas que en el otoño
agita el viento con soplo blando,
tan honda angustia nubla mi alma,
turba mi pecho,
que me pregunta:
"¿ Por qué tan cerca,
tan fiel memoria me ha dado el cielo?".

                                                             Rosalía de Castro


Ya duermen en su tumba las pasiones
el sueño de la nada;
¿es, pues, locura del doliente espíritu,
o gusano que llevo en mis entrañas?

Yo sólo se que es un placer que duele
que es un dolor que atormentado halaga,
llama que de la vida se alimenta,
más sin la cual la vida se apagará.

                                                               Rosalía de Castro


No importa que los sueños sean mentira
ya que al cabo es verdad
que es venturoso el que soñando muere,
infeliz el que vive sin soñar.

                                                  Rosalía de Castro


En mí pequeño huerto
brilla la sonrosada margarita,
tan fecunda y humilde,
como agreste y sencilla.
Ella borda primores en el césped,
y finge maravillas
entre el fresco verdor de las praderas
do proyectan sus sombras las encinas,
 y a orillas de la fuente y del arroyo
se recorre en silencio las umbrías.

Y aun cuando el pie la huella, ella revive
y vuelve a levantarse siempre limpia,
a semejanza de las almas blancas
que en vano quieren ennegrecer la envidia.

                                                                   Rosalía de Castro





Rosalía de Castro nació en Santiago de Compostela el 24 de febrero de 1837 y falleció en padrón el 15 de julio de 1885. Poetisa y novelista es una de las grandes figuras de nuestra literatura.



KEN'ICHIRO TANIGUCHI
Las imperfecciones hechas arte

 
Lo que para los habitantes de las ciudades es sólo asfalto, cemento, hormigón para Ken'Ichiro Taniguchi es potencial fuente de inspiración. Presta atención a todas las fisuras, a las que llama hecomi, lejos de considerarlas imperfecciones encuentra en ellas el material básico de donde nace su obra.


 

"El encage del hecomi en la grieta debe ser absolutamente preciso, en caso de no serlo, se revisará las veces que sean necesarias para conseguir que corresponda exactamente."


 
Kenichiro Taniguchi


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario